Volver a estudiar después de la maternidad

Liz González Flies egresó recientemente de la carrera Fruticultura del Centro de Formación Técnica del Maule, la primera de ese centro de estudios superiores ubicado en Linares. No cursaba estudios profesionales desde 2004, cuando terminó de cursar la carrera de Psicología

publicado por

Avatar
4 de agosto de 2020
69
Liz González recibe el certificado de título de manos de la rectora de la institución, María Elena Villagrán.

Después de 14 años, Liz González Flies decidió que era el momento indicado para retomar una inquietud pendiente: volver a las salas de clases.

Hoy, dos años y medio después de aquella determinación, pasó a formar parte de la historia del Centro de Formación Técnica (CFT) Maule, como la primera titulada de esta casa de estudios estatal ubicada en Linares.

La semana pasada, Gonzáles Flies recibió el certificado de título, luego de completar con éxito la presentación del portafolio de la práctica laboral frente a la comisión evaluadora. Superada la experiencia, observa con satisfacción la experiencia.

Entre sus compañeros de formación académica era la mayor. Pero aun así, nunca se sintió incómoda ni distinta al resto. “Se dio que éramos un grupo chiquitito y todos nos hicimos súper buenos amigos. Era un grupo diverso, pero aun así me recibieron muy bien”, recuerda.

LOS MOTIVOS

González Flies -quien es oriunda de la Región de Valparaíso, pero linarense de sentimiento, como ella misma lo define- estudió Psicología en Viña del Mar.

Aunque eran profesiones sin similitudes entre sí, le llamaba la atención el trabajo del campo, a lo cual se sumó –después- la mudanza a Linares, junto con su familia.

Con el interés de lo que sería su próxima aspiración, finalmente, se le presentó la opción más ajustada a sus planes.

“Tenía inquietudes de estudiar algo relacionado con el campo y andaba en la búsqueda de algún tipo de estudio, diplomado o un curso relacionado con esa área y en el año 2018 me avisaron que se abrió un CFT en Linares e iban a impartir la carrera de Fruticultura. Eso justamente se adecuaba a lo que yo buscaba”, relata.

Volver a las aulas después de haber egresado en 2004, entonces, fue “un gran desafío”, reconoce.

Liz González Flies, junto a su hija, Valentina.

LA MATERNIDAD

La técnico superior en Fruticultura ejerció un tiempo como psicóloga en Viña del Mar y, después, conformó su familia y se dedicó a la crianza de su hija, por decisión propia, no como un sacrificio, según ella lo aclara.

“A mí me gustó mucho ser mamá. Cuando llegó mi hija, lo único que quería era ser mamá y me dediqué 100% a ella. No fue que hice algún tipo de sacrificio o dejé de lado lo profesional, sino que fue algo muy pensado junto con mi marido y me dediqué a criar a mi hija”, afirma.

La inquietud de aprender cosas nuevas que nunca expiró, fue un factor que se complementó con el ánimo de ayudar a sus padres en el trabajo del campo, para decidir cursar estudios y enfrentar una nueva etapa, bien capacitada y con su hija en edad escolar.

LA CLAVE

Estudiar, dice, implica una inversión de tiempo importante, pero que con apoyo de la familia y, sobre todo, entereza, puede superarse con éxito:

“Les diría, sobre todo pensando en mujeres con situaciones similares a la mía en términos de edad y sus inquietudes, que no lo duden y lo hagan porque es súper gratificante volver a estudiar, aunque se haya olvidado un poco lo que es la vida de estudiante, las exigencias, pero es muy gratificante la experiencia”, afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here