Uruguay es el primer país de Latinoamérica en volver a escena con música en vivo

El momento que marcará este retorno será el festival Suena Uruguay, que se realizará los días 14, 15, 21 y 22 de agosto con la suma de 12 artistas repartidos en dos escenarios de Montevideo

publicado por

Avatar
12 de agosto de 2020
46
Con menos gente y con la atmósfera extraña que provoca aplaudir y corear a los artistas sin saltar o bailar en masa, el próximo fin de semana regresan los festivales en vivo a Uruguay.

Con mascarillas para circular por las salas, público sentado, alcohol en gel en las mesas y prohibición de consumir en la barra, las salas de conciertos uruguayas han sido las primeras de Latinoamérica en reabrir tras la detención por el COVID-19.

Lo anterior gracias a una alianza entre productores, mánagers y artistas.

Aunque el primer concierto de esta “nueva normalidad” tuvo lugar el 9 de julio en La Trastienda, una de las principales salas de Montevideo, el momento estelar será el festival Suena Uruguay, que se celebrará los días 14, 15, 21 y 22 de agosto con la suma de doce artistas repartidos en dos escenarios de la capital.

Precisamente La Trastienda albergó el que sería su último concierto en cuatro meses el 13 de marzo, el día en que el gobierno de Uruguay decretó la emergencia sanitaria por la aparición de los cuatro primeros positivos por la COVID-19. Ese lapso, como expresa su director, Danilo Astori Sueiro, estuvo marcado por “mucha incertidumbre y angustia” en la escena musical.

Por eso, con la colaboración del Gobierno y el trabajo en comisiones, se llegó a un protocolo con reducción de aforo de músicos y espectadores que dio solución a la actividad cuando, se estima, de ella dependen unos 10.000 trabajadores del país.

ALIANZA
La suspensión también tuvo consecuencias para los músicos en un momento en que muchos de ellos estaban ansiosos por volver a tocar tras las vacaciones de verano, que en Uruguay culminan con la vuelta a clases y demás actividades en marzo.

Sin embargo, muchos artistas se volcaron a las redes sociales y lograron, mediante conciertos en streaming desde sus casas, seguir un cierto vínculo con sus seguidores.

Una vez que la situación de emergencia por el covid-19 se prolongó en Uruguay, país que logró de forma temprana mantener bajo control el número de casos recomendando a la población quedarse en casa sin una cuarentena obligatoria, la música comenzó a articular esfuerzos.

Según explica la integrante del colectivo Uruguay Es Música (UEM) Verónica Piana, esta alianza, que reúne a artistas, mánagers, productores y responsables de salas, tomó forma en plena crisis para darle marco a una idea anterior.

«Lo que nos planteamos fueron distintos objetivos. El primero era la situación de emergencia, de poder cubrir a todas las personas que estaban en una situación más vulnerable (…), después empezamos a trabajar en distintas comisiones», dice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here