Un mensaje a la tolerancia

El film “Jojo Rabbit” fue, sin duda, una de las sorpresas de la temporada con sus seis nominaciones al Oscar. A través de los ojos de un niño que participa de las juventudes hitlerianas, aporta una particular visión de la Alemania nazi. Por David Lizana Barros

Le película estuvo nominada al Oscar pero no se quedó con ninguna estatuilla.

La cinta “Jojo Rabbit” se sumerge en el último año del régimen de la Alemania nazi y propone mirarla desde dentro a través de los ojos de un grupo de niños, pero en particular de “Jojo”, de 10 años, que acude a un campamento de entrenamiento del régimen.

El director neozelandés Taika Waititi (Thor: Ragnarok), trabaja de una forma muy juguetona y excéntrica para adaptar la novela de Christine Leunens. Este nuevo integrante de la “Hitlerjugend” (Juventud Hitleriana), es un antisemita devoto. “Jojo” y su mejor amigo acuden gustosamente a esta escuela donde aprenden a cómo lanzar una granada, matar animales y odiar a los judíos.

La instrucción no solo viene de sus particulares profesores, sino también del mismísimo Adolf Hitler, amigo imaginario de “Jojo”, encarnado por el mismo director del film, Taika Waititi.

La cinta es presentada como una sátira que está contra el odio y con un claro mensaje de tolerancia. Muestra a Adolf Hitler como un personaje más torpe que el demagogo genocida que conocemos, lo que genera más de un punto controvertido, emparentándola con “El Gran Dictador”, de Chaplin.

La película hace poco para educar sobre las monstruosidades específicas de la Alemania nazi. Pero la pasión por la tolerancia es el gran logro de su realizador. “Jojo Rabbit” avanza desde la comedia satírica a la denuncia de la maldad del régimen, un viaje donde la bondad se impone ante tanta tozudez y persecución.

La realización es, sin duda, un film familiar que funciona con algunos altibajos debido, principalmente, a esta mezcla de comedia absurda y drama, con la cual se juega al límite por momentos, pero que funciona muy bien gracias al equilibrio entre locura, maldad y bondad. Aspectos que se observan en ciertos gestos ocultos de la madre del menor que es mejor descubrir viendo el film que comentarlos acá.

La gran edición, la muy buena ambientación de época y, sobre todo, el tremendo grupo de actores infantiles y otros muy consolidados, lo hacen un film llevadero y muy entretenido que debe ser visto.

Punto aparte para Scarlett Johansson que encarna a Rosie, la mamá de “Jojo”, que, desde que irrumpiera en la cinta “Perdidos en Tokio”, está viviendo quizás uno de sus mejores años en el cine con el superéxito de “Avengers End Game”, y la doble nominación a los premios Oscar como actriz protagónica en “Historia de un matrimonio” y mejor actriz de reparto en la película de Taika Waititi.

Johansson le brinda al personaje la calidez, la magia y sentido humano que necesitaba el film, ganador del Oscar a mejor guion adaptado, además de ser nominado a seis premios de la Academia, incluida la mejor película. A lo que se suma el Premio People’s Choice en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here