Todo Chile conmovido con la caída del avión Hércules C-130 de la FACh

En la aeronave de la Fuerza Aérea de Chile viajaban 38 personas, entre tripulantes y pasajeros, tres de ellos oriundos de la Región del Maule, conmoviendo al país luego que se descartaran posibles sobrevivientes y las familias fueran convocadas para tomar muestras de ADN a fin de identificar posibles restos humanos

publicado por

Avatar
14 de diciembre de 2019
1159
El avión tenía una carga de combustible como para poder volar hasta las 00.40 hora local del martes, momento en el que la FACh dio por "siniestrado" el aparato.

Aún sigue vivo en la memoria el terrible accidente del Casa 212 de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) el 2011, avión con 21 personas que se dirigía al archipiélago Juan Fernández, a unos 670 kilómetros de la costa, cargado de ayuda humanitaria para su reconstrucción tras el terremoto del 27/F, el cual cayó al mar, quedando todo el país sumido en la tristeza.

Esta semana vuelve a repetirse el duro golpe, pero con el mítico Hércules C-130 que desapareció el lunes pasado, con 38 personas a bordo, cuando se dirigía a la Antártica. Tres de ellos eran maulinos que cumplían labores en las Fuerzas Armadas y que hoy son mártires: el cabo de la FACh, Luis Iturriaga Poblete de la comuna Sagrada Familia; el teniente coronel del Ejército, Oscar Saavedra de Curicó, y el teniente de la FACh, Enrique Ruiz Moreno, oriundo de Constitución.

HISTORIA DE UNA TRAGEDIA
¿Cómo se fueron desencadenando los lamentables hechos? El día 9 de diciembre, por la tarde, trascendía en los medios de comunicación nacionales y redes sociales que un avión de la Fuerza Aérea de Chile perdió contacto, lo que a las pocas horas fue confirmado por la autoridad militar.
Se informó que el avión Hércules desapareció con 38 personas a bordo cuando se dirigía a la base Antártica chilena Presidente Eduardo Frei Montalva, desde la ciudad de Punta Arenas.

La aeronave despegó a las 16.55 horas de la Base Aérea Chabunco de Punta Arenas y perdió contacto radial a las 18.13 horas, detalló la FACh a través de un comunicado.
A bordo del C-130, perteneciente al Grupo de Aviación N° 10, viajaban 17 tripulantes de la aeronave y 21 pasajeros. La tripulación completa pertenece a la FACh y, de entre los pasajeros, 15 son de la FACh, tres son miembros del Ejército y tres son civiles: dos personas de la empresa de ingeniería Inproser y una persona de la Universidad de Magallanes.

La aeronave cumplía tareas de apoyo logístico y trasladaba personal para la revisión del oleoducto flotante de abastecimiento de combustible de la base Antártica chilena, y para realizar tratamiento anticorrosivo de las instalaciones de la zona.
Las autoridades declararon el estado de alerta en su oportunidad, por la pérdida de las comunicaciones y activaron medios aéreos de búsqueda de la FACh de la Región de Magallanes y de Santiago, así como a un equipo multidisciplinario de búsqueda y salvamento.

Es ahí cuando Presidente Sebastián Piñera; y los ministros de Interior y Defensa, Gonzalo Blumel y Alberto Espina, respectivamente, se dirigieron al puesto de mando de la Base Aérea de Cerrillos, en Santiago, para monitorear la situación.
«Consternados con desaparición de avión Hércules de la FACh que viajaba con 38 pasajeros rumbo a la Antártida desde Punta Arenas (…) Monitorearemos búsqueda y despliegue de equipos de rescate», escribió Piñera en su cuenta de Twitter ese día.

FAMILIARES
Con el paso de las horas, con la incertidumbre embargando a los familiares de los pasajeros desparecidos, llegaron a Punta Arenas, donde los recibieron equipos de asistencia, mientras permanecen en la base militar.
Paralelamente, el Papa Francisco lamentó la situación. En el telegrama enviado al obispo castrense de Chile, Santiago Silva, aseguró que sigue «de cerca las noticias que llegan de ese amado país sobre la perdida de contacto» con el avión militar.
El Papa muestra «su cercanía espiritual con el pueblo chileno a todas las familias» y sus rezos son para que «el Señor otorgue la esperanza en este momento de incertidumbre y sostenga los trabajos de búsqueda y a cuantos colaboran en ella».

En tanto, a esa altura, el operativo de búsqueda cubría un radio de 96 kilómetros alrededor del punto en el que se perdió el contacto, consistente en 13 aviones, entre ellos, dos C-130 de Argentina y Uruguay, junto a nueve buques, uno del canal de televisión National Geographic, según explicó el comandante en jefe de la FACh, Arturo Merino, también desde Magallanes.

AMPLÍAN BÚSQUEDA
Desde la base aérea de Punta Arenas, el general, Eduardo Mosqueira, de la Cuarta Brigada Aérea, informó que la jornada tiene «las condiciones para poder operar de buena forma» gracias a la visibilidad existente.

Asimismo, el alto oficial de la FACh agregó que se amplió el área de búsqueda y los parámetros, pasando de cubrir un área de 92 kilómetros alrededor del punto donde se obtuvo la última señal del avión, a cuatro cuadrantes de 240 por 120 kilómetros cada uno.

«El área anterior en el que hacíamos la búsqueda era circular. Ahora hemos ampliado el área, porque van cambiando los vientos y las mareas, y lo hemos extendido a medida que hemos tenido más medios aéreos con mayores capacidades y velocidades», señaló Mosqueira en esa ocasión.

En cuanto al despliegue de esa jornada, dijo que por parte de la FACh hay 15 medios aéreos y la Armada tiene otros cinco, además de los medios internacionales, como embarcaciones de Brasil o los satélites de Estados Unidos, Israel y Perú.
Sobre lo que pudo haber ocurrido con el Hércules, dijo que no hay indicios y que «existe una investigación que se está llevando a cabo que va a determinar las causas de lo que se produjo».

MAR DE DRAKE
«Se han identificado cuatro zonas y se han signado buques para que lideren el trabajo en el interior de cada una de esas zonas. Los cuadrantes son de 80 por 80 kilómetros, donde va a trabajar un binomio de un buque con alguna aeronave específica, ya sea avión de exploración o helicóptero», explicó ese día el contraalmirante de la Armada, Ronald Baasch.

Baasch también indicó que se han retirado del operativo los buques civiles que ayudaron en un primer momento a buscar el avión desaparecido, y que desde Valparaíso zarparon dos fragatas y un buque especializado para unirse en unos días al revuelto mar.
«Cada uno de los cuadrantes va a ser cubierto por los buques y las aeronaves en 40 horas de patrullaje por cada sector y asegurar que el área está limpia y poder dar paso a la expansión de esos cuadrantes», puntualizó sobre el operativo marítimo.
También se indicó que una embarcación brasileña que estaba en la Antártida se desplegó en la zona para realizar búsqueda submarina gracias al sistema de sonar instalado.
«Esos sonares tiene capacidad de 4.500 metros de profundidad de búsqueda con fidelidad de 3.000 metros para la fotografía de alta resolución, por lo tanto estamos en condiciones de estar explorando las tres dimensiones», dijo Baasch.

HALLAN RESTOS
Transcurridas las horas, el miércoles, el intendente de la región de Magallanes, José Fernández, desde Punta Arenas, informó que se encontraron restos humanos en la zona donde se perdió contacto con la aeronave, generando sensibles reacciones entre los familiares de los pasajeros, quienes hasta último minuto tenían esperanza de encontrar supervivientes.

El hallazgo se produjo poco después de que la FACh informara el hallazgo de esponjas pertenecientes a partes del avión, flotando en el mar de Drake, por parte del buque brasileño Almirante Maximiano, que ayuda en las tareas de búsqueda, tal y como lo había anunciado horas antes el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a través de Twitter.
«En la tarde de hoy, la Fuerza Aérea nos dio a conocer una noticia que nos tiene consternados, que fue el hallazgo de restos en el mar de Drake y, también, parte del fuselaje que corresponde al avión siniestrado, que es el C-130 de la FACh», dijo Fernández.

Fernández también comentó que se esperaba el arribo a Punta Arenas el ministro de Defensa, Alberto Espina, «para interiorizarse de estos acontecimientos», aunque detalló que la visita de esta autoridad estaba programada antes de conocerse este nuevo hallazgo.

CONDOLENCIAS
El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, expresó el viernes condolencias a Chile por el accidente sufrido por el avión militar siniestrado en el mar de Drake.

«En este difícil momento, la UE envía sus más profundas condolencias a las familias de las víctimas, al pueblo de Chile y a las autoridades del país», indicó una portavoz de Borrell.

A través de un mensaje compartido por la Secretaría de Relaciones Exteriores, Honduras manifestó sus «muestras de solidaridad por la pérdida irreparable de valiosas vidas humanas, tras el accidente de la aeronave C-130 Hércules de la Fuerza Aérea de la República de Chile».

Asimismo, el pueblo hondureño «se une al dolor de nuestros hermanos chilenos por este lamentable suceso que ha llenado de luto a esa nación y extiende sus muestras de pesar a los familiares de las personas fallecidas».
La Cancillería del gobierno del Perú «lamenta profundamente el accidente del avión de la Fuerza Aérea de Chile que se dirigía a la Base Aérea Antártica Presidente Eduardo Frei Montalva».

Asimismo «alcanza sus sentimientos de pesar a los familiares de sus 38 ocupantes, al pueblo y al Gobierno de Chile», agregó en el mensaje publicado en Twitter, entre otras naciones que expresaron su pesar por la tragedia que embarga al pueblo chileno.
Por último, el Presidente, Sebastián Piñera, decretó dos días de duelo nacional, medida que regirá a partir de hoy, con lo cual se izará a media asta la bandera nacional en las sedes del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, oficinas y reparticiones públicas, unidades de las Fuerzas Armadas, Carabineros y PDI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here