“Tinterillo”

publicado por

Avatar
26 de noviembre de 2019
174

Sr Director:
El término “tinterillo” que se otorgó al abogado y panelista, Daniel Stingo, y que ha sido ampliamente comentado en la prensa nacional, no tiene las acepciones que varios personeros +incluido un académico de la lengua- le asignan.
Si se leyese hoy a los antiguos escritores chilenos, especialmente, Mariano Latorre, Carlos Acuña y Luis Durand, entre otros, se puede encontrar a este personaje que era usual en nuestros campos, especialmente del Maule, entre fines del siglo XIX y bien entrado el XX.
Este ejemplar de nuestro ambiente judicial surge con los jueces de subdelegación -cargo creado en 1817 por O’Higgins- para conocer causas menores. Más tarde, estas funciones -por influencias de autoridades- fueron radicadas en hacendados o vecinos con algún conocimiento.
Para actuar en estos litigios de poca monta, aparecieron en estos “tribunales”, personajes con habilidad para manejar la pluma que hacían escritos a quienes deseaban denunciar antes los juzgados de subdelegación causas irrelevantes: robo de una gallina o una corrida de cerca, entre otros.
Mariano Latorre, en su novela” Zurzulita” (1920), como en otras obras de su autoría, trata en detalle al tinterillo. En la obra citada, está On Carmen Lobos, quien aparece “asesorando” a un campesino en el capítulo V, pero a mayor abundamiento de datos, dedica un episodio a este espécimen judicial (llamémoslo así) en el capítulo XX, el cual denomina “Un Tinterillo de los Campos”. Es una descripción magistral, muy propia de Mariano Latorre. Similar caracterización se encuentra en sus obras “On Panta” u “Hombres y Zorros”.
En una definición semántica, si cabe, es el que antaño usaba un tintero con escasos conocimientos, un leguleyo, en una palabra, un “tinterillo”. Nunca se utilizó este calificativo con un abogado, aun cuando en los últimos años, se daba tal nombre a quien no concluyó los estudios de leyes y ejercía labores menores en tribunales.
Lo saluda

Jaime González Colville
Correspondiente de la Academia Chilena de la Historia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here