Temporada 2019-2020 terminó con 219% más de hectáreas destruidas

Gran cantidad de combustible fino muerto, baja humedad relativa y ausencia total de precipitaciones, fueron claves para la complejidad de los incendios en la zona

Con un importante daño ecológico y económico terminó la temporada 2019-2020 de incendios forestales en el Maule, lo cual se tradujo en un total de 1.161 siniestros, con un aumento del 22% en relación a los 951 que se contabilizaron el 2018-2019.

Se suman 23.281 hectáreas de bosques y plantaciones destruidas, en especial, en las comunas de Molina y Curicó, cifra que es superior en un 219% a la temporada anterior.

Según datos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), un 89% correspondieron a incendios cuya superficie quemada fue igual o menor a las cinco hectáreas, mientras que el 100% de los siniestros fue detectado en un tiempo menor o igual a 15 minutos.

La fuerza de combate disponible alcanzó las 18 brigadas, conformadas por equipos convencionales, nocturnas, helitransportada, interfaz urbano-rural, cisterna y mecanizadas, lo cual representó un contingente de 360 brigadistas.

BRIGADAS OPERATIVAS
El total de personas que formaron parte del sistema de protección de Conaf durante la temporada fue de 470 trabajadores, los cuales se desempeñaron como brigadistas, torreros, apoyo de pistas, personal técnico de la central de operaciones y despacho, además de personal para el apoyo logístico.

En términos operativos, Conaf contó con un contingente de seis aeronaves, dos aviones y cuatro helicópteros. El personal se vio reforzado -en el caso de los incendios de magnitud- llegando a disponer de 43 aeronaves
También se contó con vehículos especiales para el control del fuego: una camioneta lanza espuma retardante (PC-Code); puesto de mando móvil (PUMA) satelital para la planificación y coordinación del combate; camionetas cisternas de ataque inicial, skidders y drones.

“ESCENARIO FAVORABLE”
Al respecto, la seremi de Agricultura, Carolina Torres, destacó “el tremendo trabajo que hizo Conaf, en conjunto con las empresas privadas, Bomberos, Carabineros, Onemi y las municipalidades. La superficie afectada fue considerable, pero también tenemos que darnos cuenta que no hubo que lamentar pérdidas humanas, no hubo infraestructura crítica dañada que son las prioridades que tiene Conaf”.

“Ahora estamos partiendo con la próxima temporada 2020-2021. La anterior fue una temporada muy dura para esta región. Recordemos que, entre los meses de octubre y mayo, se registraron más de 120 días con temperaturas superiores a los 30°, sumado a la falta de precipitaciones que, entre septiembre y mayo fue cero, lo cual generó un escenario favorable para la generación de incendios forestales de magnitud”, explicó Marcelo Mena, director regional de Conaf.

“SE TIENE QUE SUMAR TODOS”
Por sui parte, el Intendente del Maule, Juan Eduardo Prieto, sostuvo que “quiero destacar a Conaf por todo su trabajo durante la temporada pasada. Tuvimos incendios muy grandes, como el Cerro la Virgen y el de Agua Fría. Son trabajos arduos de muchos días, de brigadistas, Bomberos, Carabineros y PDI”.
“Estas personas dejaron todo detrás por combatir los incendios y les quiero enviar mis más sinceras felicitaciones. Y también, ya partimos trabajando en lo que se viene para la próxima temporada, y lo haremos muy de la mano con las gobernaciones provinciales, con los alcaldes, concejales y consejeros regionales”, agregó.

Prieto subrayó que “también serán parte de todo este plan que estamos trabajando con el apoyo del Gobierno Regional. La invitación es que se tienen que sumar todos, porque para ganar el combate de los incendios lo tenemos que hacer entre todos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here