“Soy como un montón de mujeres que tiene que estar fuera de casa trabajando”

Macarena Pinuer Espíndola, madre de dos niños, abogada, teniente coronel del Servicio de Justicia Militar en ejercicio en Talca.

publicado por

Avatar
28 de julio de 2020
126
Abogada Macarena Pinuer.

¿Por qué decidió postular al Sistema de Justicia Militar?

“Al comienzo no conocía mucho de temas militares. No vengo de una familia militar. Pero me interesó hacer la postulación y una vez que me entrevisté me di cuenta de que era un mundo distinto.

Una vez adentro uno se entusiasma mucho, porque conoce lo que es la familia militar y es muy gratificante, porque también hay un sentido de pertenencia y de amor a la patria que uno no lo vive siendo civil. Es gratificante para nosotros, aunque no hayamos ingresado a la escuela matriz. Al entrar en la institución uno siente esa diferencia y se sumerge en lo que es el mundo militar y eso es lo que da fuerzas para seguir trabajando en esto”.

¿Ha tenido algún problema o percance desde que trabaja en ese ámbito?

“No recuerdo algo puntual, pero sí he tenido desafíos importantes en mi carrera militar, como en el año 2005, cuando fui parte del Batallón Chile de las fuerzas que estaban en Haití. Acudí como asesora jurídica y fue una experiencia muy importante y gratificante. Estuve seis meses allá y estábamos de igual a igual con todo el personal militar. Fue una experiencia bien gratificante y enriquecedora personalmente y profesionalmente”.

¿Personalmente en qué sentido?

“Porque en el fondo sabes que la realidad que se vive en países como Haití es muy distinta a la que tenemos nosotros. El convivir con ellos, ver cara a cara las necesidades fue muy fuerte. En el fondo, de una u otra forma eso te marca como persona”.

¿Estar en este contexto militar cómo mujer le ha impedido desarrollarse?

“Siento que no. Toda la dificultad que tiene una como mujer para desarrollarse laboralmente la tiene en igual en cualquier parte, sea civil o militar. Lamentablemente, eso ocurre así. Pero específicamente yo nunca he sentido ningún tipo de discriminación ni trato distinto, tampoco he sentido que me he debido adecuar a normas que no me agradan, en ningún caso”.

¿En la familia cómo hace para compaginar ambos roles?

“Este periodo ha sido muy complicado. El Estado de Excepción ha requerido una presencia en cuartel, en el puesto de mando, muy demandante. Entonces, ha sido un desafío personal y familiar bastante importante. No he podido estar con mis niños ni en las clases en línea ni el apoyo al estudio. Tengo la suerte de que mi marido ha estado trabajando desde la casa y ha servido de gran apoyo, porque yo estoy a tiempo completo acá. Ha sido difícil y cansador, como creo que es para todo el personal de la institución”.

¿Cómo es posible llegar a ese equilibrio en la familia, que sabemos no se da en todos los casos?

“Es difícil, pero creo que lo importante es la empatía, ponerse en el lugar del otro y apoyarse también, tener gestos para que la otra persona sienta que uno valora lo que está haciendo, porque es mucho. Si hay uno que pasa todo el día afuera de la casa, el que se queda también trabaja y hasta quizás más. Por eso, ahí es clave la comprensión y hacerle ver que lo que hacen es muy importante y se valora. Tengo la suerte de tener un compañero que me apaña y puedo estar afuera sabiendo que mis niños van a estar bien”.

¿A nivel personal y profesional tiene alguna meta pendiente?

“Una que es mamá espera que sus niños se desarrollen, sean felices y estén bien. Como familia, que no tengamos mayores sobresaltos. A nivel profesional, me gustaría mucho seguir con mi carrera hasta donde se pueda y cumplir de la mejor manera mis labores”.

¿Cómo se definiría en tres palabras?

“Uno muchas veces es más que mamá, militar también en mi caso. Creo que en el fondo uno trata de hacer la pega y hacerla bien. Soy como un montón de mujeres que tiene que estar afuera de su casa trabajando”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here