Semana clave para reconstrucción de la Villa Cultural Huilquilemu

Desde el terremoto del 27 de febrero de 2010 se espera por la restauración y puesta en valor del monumento histórico. Sin embargo, diversos problemas han frenado el proyecto, pero ahora se acerca el momento en que el CORE tenga que votar la asignación de recursos

publicado por

Avatar
22 de junio de 2020
357
El proyecto de restauración fue actualizado y, además, finalizó la normalización del diseño de acuerdo al Decreto Supremo de Accesibilidad Universal.

La Villa Cultural Huilquilemu, sin duda, reúne espacios que cuentan historias del Chile antiguo y que aportan valor cultural a la región. Justo allí, donde se preserva la memoria viva y tradiciones del valle central, también está el anhelo de avanzar en la reconstrucción, por cuanto, con el terremoto del 27 de febrero de 2010, el recinto quedó con severos daños.

El mismo año 2010, justo en el mes de diciembre, la iniciativa para restaurar el lugar obtuvo “Recomendación Social (RS)” y, en octubre de 2011 se inició la consultoría del diseño por el arquitecto Patricio Gross, y su equipo Epsilon. Así, entonces, en 2016, se licitó la ejecución de obras, pero el proceso quedó desierto.

No obstante, tras diez años a la espera de que la casa vuelva a abrir sus puertas al público y mostrar la riqueza que la reviste, parece haber una luz de esperanza. En resumidas cuentas, si bien desde la Universidad Católica del Maule (UCM) –propietaria de los espacios- se ha trabajado incansablemente por ejecutar las obras de restauración, fue necesaria una nueva actualización de la iniciativa.

Así la Dirección Regional de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP), con gestiones de la UCM, tomó contacto con el arquitecto, Patricio Gross, consultor del diseño original. En concreto, el proyecto de restauración pasó de $4.776 millones a $7.312 millones.

La novedad es que se incrementan las esperanzas de que haya avance, por cuanto en esta misma semana estaría el RATE (Resultado de Análisis Técnico Económico), lo cual podría dar paso al ansiado RS (Recomendación Favorable). Más allá de aquello o que se puedan solicitar más antecedentes, la disposición se seguir dando pasos a favor.

DIEZ AÑOS DE GESTIÓN
Al respecto, Horacio Hernández, encargado de la Villa Cultural Huilquilemu de la UCM, dijo que “se revisa todo lo que ha sido actualizado el proyecto. Evidentemente el contexto que estamos viviendo es un contexto complejo, donde se ponderan prioridades, y nosotros ya hemos cumplido desde el terremoto hasta la fecha, diez años de gestión del proyecto de restauración”.

Los pasos técnicos que hoy se dan en las unidades del Gobierno Regional, sin duda que son valoradas, porque dan señales de un posible nuevo paso para la reconstrucción del recinto. En síntesis, el proyecto -que demoraría alrededor de dos años en ejecución de obras- considera la renovación de la museografía que reúne piezas de arqueología, antropología, etnografía, arte e historia.

“Incluye desde el cierre perimetral. El proyecto arquitectónico que rescata la casa en su diseño original, son 3 mil 500 metros de edificación actual de la casa, a lo cual se agrega la habilitación del recinto ferial, donde se pueden realizar actividades masivas.

Además, al interior de la casa, se habilita una dimensión muy esencial de la villa, desde que se fundó en 1975. Se trata del museo que contará con una museografía renovada, moderna y rescatando, desde luego, con toda la colección que tenemos”, dijo Hernández.

Agregó que el proyecto es “muy significativo para la región del Maule, porque si hoy estamos con distancia social, es indudable que eso no será algo con lo que se va a vivir para siempre. Si hay algo que tiene espacialidad y que representa un modo de vida distinto, donde la gente no está aglomerada, sino que, en corredores, patios y espacios físicos, donde el volumen y la espacialidad es más amplia, es justamente en este monumento histórico” apuntó Hernández.

COMUNIDAD ESPERANZADA
Si bien los espacios patrimoniales son valorados por los maulinos y quienes vienen de otras regiones, la comunidad y quienes habitan alrededor de Huilquilemu, piden mayor celeridad en las faenas de puesta en valor, debido a que el anhelo común es ver el recinto abierto al público, como antes del terremoto. Así queda demostrado que el museo tiene un fuerte arraigo en su entorno social.

Así lo cuenta Daniel Grandón San Martín, encargado de la mantención de la Villa Cultural Huilquilemu y presidente de la nueva junta de vecinos del sector, quien -de hecho- lleva 45 años de labor en el recinto cultural. “Estamos también preocupados por el poco avance de las diferentes etapas que se tiene que construir. Tanto tiempo que nos están prometiendo de que esto se va a hacer”, afirmó con preocupación.

Por su parte, Fidelina Molina, quien trabajó en el área administrativa y vive a escasos metros de la villa cultural, se unió a la petición de sus vecinos. “Estamos todos esperando que haya por fin una recuperación de esa casona. Es nuestro orgullo, no tan solo de nosotros los lugareños, sino que de Talca y de Chile. Yo trabajé 30 años allí y venía gente de todos lados”.

Añadió que “es encantador Huilquilemu. Yo atendí a tanta gente tan importante, magistrados, Presidentes de la República. Todos se fueron con un concepto muy agradecidos, dando gracias a la Universidad que se preocupara de mantenerla. Era una mantención muy cara. La casa es lo más impresionante que hay”.

1 Comentario

  1. Si posible sea interesante este gasto…..pero si hay personas con grandes necesidades…y lo que se está por invertir…en reconstruir…se puede gastar en alimento o bienestar para personas que necesitan hoy….ayuda.
    Se puede esperar para una mejor oportunidad este gasto..??

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here