Se acerca posible acuerdo nacional

Chile debe tener un plan que permita actuar en distintas áreas a la vez, porque despertar la economía no va a ser fácil, en particular, retomar las fuentes de empleo.

Cuando estudios internacionales sitúan a Chile como el séptimo país con el mayor incremento diario de casos testeados positivos de Covid-19, fenómeno que mantiene en la máxima tensión al sistema público de salud y, a la vez, mantiene paralizada la economía, surge una luz de esperanza desde los distintos actores sociales.

No importa quién fue el primero, porque lo relevante es que las cosas avancen y que todas las propuestas que están circulando, permita alcanzar un acuerdo nacional, cuyo objetivo sea facilitar el combate a la pandemia y, a la vez, configurar un plan que permita reactivar el país a través del impulso a los sectores productivos.

Todo esto, surge del concepto de “pandemia social”, fenómeno que subyace a toda la problemática sanitaria que, actualmente, afecta a miles de personas en todo el país. Ocurre que la medida de cuarentena decretada y renovada para el Gran Santiago, ha dejado expuesta una grave problemática social en los barrios más vulnerables.

Se trata de las dificultades que tienen para sobrevivir quienes trabajan al día. Es decir, todas aquellas personas que dependen de actividades productivas informales para llevar el pan a sus casas o para la sobrevivencia personal. Un fenómeno social que se replica en todo el país con distintas expresiones y alcances.

Pero no es lo único, porque las medidas sanitarias de aislamiento social también han afectado a distintos sectores productivos, entre ellos, a la industria de los servicios, dejando sin trabajo a miles de personas. A esto se agrega que medidas muy esperadas no terminaron siendo efectivas, como los préstamos para las Pymes.

Así se fue formando una corriente de opinión que terminó por legar a oídos de La Moneda. Y fue el propio Presidente, Sebastián Piñera, quien lo confirmó este lunes al señalar: “Nuestro Gobierno ha estado, está y va a estar siempre con la mejor actitud y con la mejor disposición para el diálogo, para la colaboración y para la búsqueda de acuerdos”.

“Estamos absolutamente convencidos que luchar por proteger la salud y la vida de nuestros compatriotas, por proteger los empleos de los trabajadores, los ingresos de las familias, la sobrevivencia de las empresas y por prepararnos para que la reactivación de nuestra economía y nuestra capacidad de volver a ponernos de pie sea una reacción y una capacidad y firme clara, merece un gran acuerdo nacional”, agregó.

La propuesta presidencial apunta a cinco ejes fundamentales: asegurar los recursos para enfrentar la pandemia; plan de protección social; protección a los empleos; plan de reactivación de la economía; y marco fiscal para inversión social. “Queremos hacer un llamado a todos los sectores que quieran dialogar, colaborar y buscar acuerdos”, dijo Piñera.

Al momento, la propuesta más elaborada tiene una proyección de 18 meses, pensando en todo lo que significará el proceso post pandemia, es decir, cuando pase esta “primera ola” de contagios y llegue el momento de retomar cierta normalidad, aunque bajo estrictas medidas sanitarias, atendido que la crisis sanitaria no se detiene.

Para esa fecha, Chile debe tener un plan que permita actuar en distintas áreas a la vez, porque despertar la economía no va a ser fácil, en particular, retomar las fuentes de empleo. No es lo único, porque también se requiere ayuda social en forma constante, más allá de bonos o cajas de alimentos que no son la solución a mediano plazo.

Se trata de propuestas que surgieron desde el mundo social y empresarial, pero ahora con la convocatoria presidencial, viene el momento en que el sector político demuestre estar a la altura y sus líderes miren más allá de intereses de sus partidos. Desde las regiones, también aportaremos en todo lo posible a este proceso social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here