San Isidro hizo de las suyas con los templos deportivos porque la tiraban con balde

Las canchas del ámbito urbano y, principalmente, rural sufrieron con el agüita que cayó el pasado fin de semana, por lo que si bien está todo parado por el Covid-19, los cancheros han tenido harta peguita

La cancha del Talca National fue una de las perjudicadas con el agüita, ya que quedó totalmente anegada.

Por estos días, la región del Maule está recibiendo un sistema frontal que ha dejado más de un estrago debido, principalmente, a la fuerza con la cual ha llegado. San Isidro la está tirando con balde y para peor, a la antigua.
Entre sábado y domingo cayeron solo en Talca, más de 50 milímetros, por que los templos sagrados, esos que de todas maneras, no ven acción hace ratito, fueron bien perjudicados.

Haciendo una vuelta loca por los diferentes reductos de la zona, la “Biblia” del fútbol amateur se percató que no todos pasaron la prueba y algunos parecían verdaderas piscinas olímpicas, estando perfecto para esos jugadores que en los partidos se tiran “piscinazos” buscando engañar a los árbitros.

El cuadro de Chacarillas también sufrió los embates climáticos, debido al sistema frontal, que podría traer más H2O.

CANCHEROS
Por lo mismo, los cancheros de los diferentes recintos deportivos tendrán harta pega de aquí en más, ya que como dicen los metereólogos, esta cosiaca no tiene para cuándo parar y ya se pronostica un nuevo sistema frontal que llegará con tuti a seguir azotando a la zona, que también por estos días está combatiendo el Coronavirus.

Juan “Chaparrita” Villar, canchero del Talca National, aprovechó de reírse un ratito de esta situación y chacoteó: “Se me reventó una cañería y quedó llena de agua la cancha, así que suspendimos los partidos (Risas). Agarré a algunos personajes del Club y los puse en la cancha y ya está sequita… Esos sí que chupan”.

Ya en serio, este personaje, consignó: “Ayer (martes) sacamos el agua y quedaron unas positas pocas. Ahora ya no queda nada de agua. En esta fecha, como llueve harto, es mejor sacarle el agua, no así en verano, que hay que regarla todos los días. Hace rato no pasaba esto, pero como no hay competencia, no es tan urgente. Hay que esperar que pase esto, porque no se puede hacer mucho, ya que hay que cuidarse también”.

El templo del Club Deportivo Panguilemo parecía un verdadero río con la lluvia caída el fin de semana.

RÍOS
Pero no solo en el sector urbano las aguas causaron estragos, también en el lado rural los clubes se vieron sobrepasados producto a las lluvias. Una de esas escuadras fue el Club Deportivo Panguilemo, que la menea en el campeonato Rural de Talca.

Inclusive, su presidente José Durán, comentó que hace caleta de tiempo que no veían algo así. “La cancha se inundó completa, porque, ahí al lado corría un canal y un reguero que estaban secos, pero con todo lo que cayó se rebalsó y nuestra cancha parecía parte del río. Yo creo que hace unos 15 años que no le pasaba algo así. Pese a eso, igual favorece para que siga creciendo el pasto, porque años anteriores tuvimos harta sequía y había lugares donde no había pasto, así que esperemos ahora crezca parejito en todos lados”.

SEGUIR
Los peloteros se tendrán que seguir quedando en la casa, primero para cuidarse por el Covid-19 y, segundo, para no mojarse, porque se pronostican más lluvias en la zona. Quienes salgan, de todas maneras, deberán cerrar la boca para que no tengan problemas…Cuek.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here