Resultados de la PSU 2020

Ahora que el sistema pasó de manos del Consejo de Rectores al Ministerio de Educación, es el momento de hacer cambios o simplemente de reemplazar el instrumento de selección.

publicado por

Avatar
26 de febrero de 2020
122

A pesar del denominado boicot o derechamente del intento de hacer fracasar la rendición de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) correspondiente al presente año, el proceso se terminó lo mejor que se pudo, especialmente, en ciudades como Santiago, Valparaíso y Concepción, donde hubo más oposición.

En el caso de la Región del Maule, el proceso se llevó a cabo sin alteraciones de ninguna naturaleza, en gran medida, gracias a que se aplicó un plan de seguridad y vigilancia policial preventiva, en todos los locales donde llegaron miles de jóvenes. Ello permitió incluso sofocar algunos intentos de protestas o manifestaciones.

Todo esto, por supuesto, con la idea no de impedir el ejercicio de derechos fundamentales, como la libertad de reunión. Muy por el contrario, dichos servicios policiales –tanto de Carabineros y la PDI- buscaron asegurar el ejercicio de un derecho fundamental para miles de jóvenes, como es el acceso a la educación superior.

De cualquier forma, los estudiantes de regiones igualmente se vieron afectados, al igual que en todo el país, debido a la suspensión de la prueba de Ciencias Sociales, Historia y Geografía. Más allá de las medidas compensatorias que aplicó el Consejo de Rectores, solo este factor vuelve inédito el proceso vivido este año.

Por ello, resulta derechamente imposible comparar los resultados del 2019 co lo que ocurrió este año. Según los datos del Consejo de Rectores, en el Maule hubo ocho puntajes que llegaron al máximo en las pruebas que efectivamente se pudieron rendir, excluyendo ciencias sociales, mejorando los datos obtenidos el 2019.

Más allá de estos éxitos, muy meritorios y destacables para estos jóvenes, incluyendo a sus familias, los resultados de la PSU 2020 marcan nuevamente que se trata de un instrumento que tiende a la segmentación y que replica las diferencias sociales entre los estudiantes, tal como ha ocurrido todos estos años.

Todo ello queda de manifiesto al constatar que, nuevamente, los colegios particulares pagados concentran a los estudiantes que obtuvieron puntajes nacionales. Es decir, las críticas que muchos jóvenes manifestaron contra la PSU se confirma a plenitud, pero no se trata de algo nuevo, porque también lo han dicho expertos.

El tema en este punto es que la PSU no se puede hacer fracasar a la fuerza, porque ello habría perjudicado a miles de niños y sus familias. Ahora que el sistema pasó de manos del Consejo de Rectores al Ministerio de Educación, es el momento de hacer cambios o simplemente de reemplazar el instrumento de selección.

En esto, hay varias alternativas, pero la principal y más fundada es el ranking de notas como criterio de selección. Ello por cuanto, está medido y es una evidencia que los niños que son buenos alumnos en enseñanza media, con notas sobresalientes, también son buenos alumnos en la educación superior.

Todo esto, por cuanto el ritmo de estudios para ellos nunca se detuvo. La PSU 2020 terminó y el balance global no es positivo, pero la verdad es que no lo es desde hace varios años. Llegó el momento, entonces, de que el Gobierno escuche a los expertos y que se rediseñe este instrumento o bien se opte por el criterio de las notas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here