Respeto a las medidas preventivas

Todavía falta mucho por hacer para que las personas tomen consciencia que estamos viviendo al filo de la muerte con esta pandemia.

¿Qué parte del quedarse en casa no entienden? Así se preguntaban muchos cuando, el fin de semana, específicamente el sábado, observaban atónitos que había congestión de tránsito en calle Uno Sur, en Talca, por la concurrencia de gran número de personas a la zona céntrica para realizar compras en el comercio.

Si bien es relevante que algunos sectores puedan mantener actividad económica, siempre estará primero la vida y salud de las personas. Incluso en algunas multitiendas del sector oriente de Talca, muchos miraban con asombro que había filas para ingresar, como si se tratara de productos de primera necesidad.

Aunque en muchos de estos locales se adoptaron medidas preventivas para cuidar a los empleados, igualmente cualquier aglomeración de público es una situación de riesgo. La pandemia del Coronavirus representa un riesgo para todas las personas, sin excepción, pero muy especialmente para los grupos más vulnerables.

Mucho se ha dicho y, lo podemos repetir ahora, respecto a acciones preventivas de fácil organización. Entre ellas que, si es necesario realizar compras, solo una persona salga del hogar, debidamente protegido y con medidas preventivas. Ello busca evitar que los niños y adultos mayores salgan a las calles.

Ocurre que, si bien en Talca se registran, a la fecha, un total de 26 casos, cifra que puede parecer inferior en relación a otras ciudades, la verdad es que el riesgo es inminente para toda la población. Así ocurrió en ciudades como Temuco, Osorno y, ahora, Chillán, donde se debió aplicar cuarentena obligatoria las 24 horas.

Por este motivo, el llamado a la ciudadanía es a actuar preventivamente, para protegerse ellos y sus familias. En otras ciudades, como en la Región Metropolitana, donde siete comunas se encuentran en cuarentena, incluso se han detectado casos de personas contagiadas que salen de sus casas incumpliendo las restricciones.

En este punto, en fecha reciente, la Secretaría Regional Ministerial de Salud denunció a la Fiscalía Regional un total de siete casos de incumplimiento de cuarentena preventiva. Todavía falta mucho por hacer para que las personas tomen consciencia que estamos viviendo al filo de la muerte con esta pandemia.

No se trata de condenar anticipadamente a nadie y, mucho menos, de estigmatizar a quienes se ven afectados por esta enfermedad sin haberse expuesto al riesgo, pero existe una responsabilidad importante de parte de quienes están en condición de sospechosos. Y, a la vez, de quienes están sanos y salen a las calles.

Que no le ocurra a Chile lo mismo que está pasando en países de Europa o en otras naciones del continente, donde ya no existe capacidad para conocer el origen de los contagios y, a la vez, solo queda aplicar más y más restricciones. No nos podemos dedicar a contar víctimas fatales cuando todavía podemos prevenir.

Las autoridades han sido reiterativas en esto y los medios de comunicación debemos repetirlo sin cansancio. De esta pandemia podemos salir airosos si, como país, nos dedicamos a acatar las medidas, evitando salir de las casas y manteniendo un comportamiento preventivo. Privilegiar la vida por sobre todas las cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here