Repudio por ataque a Carabineros

Todo esto, para sostener que no existe justificación para atacar un cuartel policial, menos aún, cuando se trata de una tenencia que está ubicada en un barrio tradicional.

publicado por

Avatar
28 de febrero de 2020
83

Donde hay un carabinero hay orden y paz. ¿Quién podría poner en duda esta afirmación? La función policial, cuyo principal objetivo es el orden público y la prevención del delito, es consustancial al sistema democrático y al Estado de derecho, por cuanto sin su labor es imposible hacer ejecutar lo que dictaminan los tribunales.

Pero la labor de Carabineros va mucho más allá. Entre sus funciones, se cuenta el resguardo fronterizo en zonas aisladas de Chile; la educación escolar en materias tan relevantes como normas del tránsito y prevención del consumo de drogas; así como el rol social en la anónima labor de las oficinas comunitarias de cada comisaría.

La lista suma y sigue, porque quienes abrazaron esta profesión, tienen un perfil de servicio público que es inherente y se manifiesta, tanto en el día a día como en las grandes catástrofes. Así ocurrió durante el terremoto y posterior tsunami de 2010, cuando los carabineros salvaron vidas de personas que vivían en zonas costeras.

A nivel institucional, el rol de ser garantas del orden público, es -y lo reiteramos por su importancia- requisito fundamental para el ejercicio de los derechos que asegura la democracia. Es inimaginable que se lleve a cabo una votación o algún hito relevante a nivel nacional sin que esté un carabinero prestando apoyo.

Por estos y otros motivos, Carabineros tiene un prestigio a nivel continental e internacional. Ahora bien, tampoco se puede ocultar que, en los últimos años, se han registrado casos de irregularidades en materia de probidad funcionaria, lo cual está siendo investigado y debe ser sancionado severamente por la justicia.
Y respecto a denuncias por lesiones graves y supuestos casos de violaciones a los derechos humanos, registrados después de octubre del año pasado, todos está siendo investigados por entidades independientes y con total autonomía, como corresponde al Ministerio Público, donde se decidirá si son o no formalizados.

Al momento, al menos en la Región del Maule, no existe ningún caso formalizado de estas características, hasta el momento. Por el otro lado, existe numerosos imputados por maltrato y lesiones a personal uniformado, quienes han recibido el mismo trato ante la justicia que cualquier otro imputado, con los mismos derechos.

Todo esto, para sostener que no existe justificación para atacar un cuartel policial, menos aún, cuando se trata de una tenencia que está ubicada en un barrio tradicional, como ocurrió en la noche del miércoles en la Tenencia Abate Molina de Talca, recinto que fue apedreado por antisociales que se descolgaron de una marcha.

La agresión no pude menos que ser rechazada y repudiada, por cuanto ese mismo cuartel es símbolo de un lugar que permite resguardar a una persona en peligro o que pide ayuda de cualquier naturaleza. También es un lugar donde se practican principios a veces desconocidos por muchos, como la lealtad, el honor y la honradez.

En ese contexto, nadie puede razonablemente sustentar algún tipo de motivación para perpetrar un delito de estas características. Quienes agreden a un carabinero o dañan un cuartel policial, golpean el alma y el hogar de todo un país, cuyos ciudadanos confían a diario su seguridad y sus vidas a los carabineros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here