Nicol Andrade al rescate

La adrenalina que recorre su cuerpo cada vez que suena la sirena del camión de Bomberos es indescriptible. La honorable integrante de la Tercera Compañía de Talca, es la primera mujer en 135 años en convertirse en directora de esta unidad. Pertenecer a este voluntariado le ha brindado infinitas satisfacciones.

publicado por

Avatar
14 de enero de 2020
876
Nicol Andrade Soto, es la primera mujer en 135 años, en asumir la dirección de la tercera compañía.

A diferencia de otras historias, su pasión por esta labor, surgió de manera inesperada, cuando ya era adulta. De niña, sus padres, Angela y Patricio, jamás se imaginaron que, algún día, verían a su hija lucir un pesado casco, un gran uniforme, calzar grandes botas y, mucho menos, que se transportaría dentro de un camión de Bomberos. Para Nicol Andrade Soto, el amor por este servicio llegó hace poco más de seis años.

Fue una trágica historia la que le motivó a formar parte de este equipo, porque su vida dio un giro inesperado, cuando un incendio significó la muerte para un joven que vivía cerca de su vivienda. La impotencia que sintió por no poder hacer nada por falta de conocimientos, la impulsó a buscar los medios para capacitarse y ayudar a otros en cualquier emergencia.

Con apenas 22 años, se convirtió en bombera voluntaria. Hoy en día, ha logrado el equilibrio entre sus actividades más queridas: ser bombera y abogada. “Trabajo como procuradora en un estudio jurídico y me encuentro preparando mi examen de grado. Al mismo tiempo, soy bombera. Servir me cambió la vida –asegura-. Una vez que tengo el uniforme puesto, todo lo que me pueda estar ocurriendo en mi vida personal pasa a un segundo plano. Mi prioridad es el servicio y poder ayudar a quien lo necesita”, revela.

“Al escuchar la sirena corremos a prestar nuestro servicio. A veces no hay palabra para explicarlo, porque la satisfacción que sentimos al poder ayudar a una persona o salvar sus bienes es inigualable. La palabra ‘gracias’, nos basta para sentir que el esfuerzo ha valido la pena”, detalló.
El 2017 lo describe como el año que marcó su vida, cuando los incendios forestales obligaban a accionar la alarma de emergencia constantemente. Fue una etapa tan agotadora como enriquecedora, ya que pudo aprender mucho más de la importante labor bomberil.

“Recuerdo que Talca y sus alrededores estaban llenas de humo, porque no solamente prestábamos servicio acá, sino que nos tocó ir a trabajar en Maule y proteger casas que estaban en el campo. En una oportunidad, tuvimos el fuego muy cerca y debimos actuar con rapidez. Con los incendios forestales y el impacto del viento, el fuego puede estar de repente justo a tu lado y uno ni se da cuenta”, recuerda la Nicol.

Desde hace seis años pertenece a la tercera compañía, asegura que el bomberil le ha brindado grandes satisfacciones. (fotografía: Carlos Alarcón)

HEROINAS INVISIBLES
A su vez, la destacable labor surge de la vocación por el servicio social que tienen sus voluntarios, con una ardua tarea que pone en constante riesgo la vida de los héroes que muchos desconocen. Hoy en día, la presencia de mujeres aguerridas que han decidido formar parte de este equipo va en aumento, tarea que hace años era exclusiva para hombres, hoy -aunque en poca escala- también es ejercida por el genero femenino.

Nicol revela que, en sus inicios no tenía mucha fe en sus capacidades, pero con la práctica, fue mejorando y logró equilibrar su tiempo. Actualmente considera que las mujeres son capaces de cumplir todo lo que se proponen. “Acá en la Tercera Compañía somos seis mujeres bomberas, algunas son mamás y otras no, pero todas compartimos la misma pasión y entrega por el servicio”, destaca Nicol.
El hecho de ser mujeres, no es impedimento para trabajar a la par con sus compañeros. Todos se desempeñan en la medida que sus capacidades le permitan. “Si yo no puedo en una escala, le digo a mis compañeros que me ayuden a subir, pero -en general- tratamos de hacer las mismas funciones por igual, sin importar el género. Si lo podemos hacer, lo intentamos y lo hacemos”, destacó.

Recientemente fue electa como directora de la tercera compañía de Bomberos Talca, labor que espera ejercer con responsabilidad. (fotografía: Carlos Alarcón)

Entre risas y nostalgia, Nicol recuerda su primera emergencia. “La primera vez que salí de bombera, fui a rescatar un gato. Fue algo super curioso, porque venía recién ingresando, y yo no sabía en qué condición estaba, si era postulante o ya ejercía de bombera, y como salió la emergencia, me subí al carro y después los chicos me dijeron: ¡Tú no puedes salir al llamado! Pero yo ya estaba allí ayudando a sacar el gato”, entre risas, relata la directora de la Tercera Compañía de Talca. 

MERECIDO LOGRO
Nicol Andrade Soto, recientemente, fue electa como directora de la Tercera Compañía, cargo que anhelaba desde hace par de años y que asume con total responsabilidad. El proceso de elección se efectúa democráticamente. Explica que, cada dos años, se cita una junta y se postulan los cargos, donde los compañeros van emitiendo su voto.
“Es una gran responsabilidad, mis compañeros confiaron en mí y votaron. Yo estoy comprometida en no defraudarlos y poder organizar todo, para que la compañía continúe funcionando de la mejor manera posible. Mis nuevas aspiraciones son poder posicionar a la compañía y que la comunidad nos reconozca como la que siempre ha sido de ‘hacha y escalera’, eso es lo que deseo”, menciona.

SERVICIO SIN DISTINCIÓN
Nicol revela que las emergencias dependen de la época del año, porque en verano el tema son los incendios forestales y pastizales, mientras que, en temporada de invierno, se eleva el número de emergencias por incendio de casas o inflamación de chimeneas. Sea cual sea el caso, el grupo siempre esta preparado para asistir a los afectados. “Por lo general, los voluntarios salen de sus trabajos para poder acudir a las emergencias, y aquí tenemos un cuartelero de día y de noche, por ende, la compañía siempre esta en servicio”, explica.

Servir es ayudar a las personas que lo necesitan sin distinciones, así lo asegura la directora, quien reveló, que ha asistido a emergencias en “casas muy pomposas”, y en otras con realidades muy diferentes. “Nuestra zona es el sector de Las Colines, allí hemos ayudado incluso a los extranjeros, al final, nuestro servicio es a la comunidad y a quien nos necesite, sin ningún tipo de distinciones”, acota.

Con alegría, la destacada voluntaria relata que, aunque pase el tiempo, la adrenalina siempre vuelve a aparecer. “Uno ahora se controla más, pero igual está ese hormigueo, esas ansias de saber ¿con que uno se va a topar? Cuando nos despachan a emergencia, podemos encontrar algo pequeño o una situación muy grande, entonces, la adrenalina es algo que siempre está presente y estoy segura que mis compañeros sienten lo mismo”, menciona.

A sus 28 años, no se arrepiente de haber tomado la valiente decisión de formar parte de Bomberos, institución donde además de aprender a servir, logró encontrar el amor. “Mi novio y yo nos conocimos trabajando, porque él también es bombero, desde el inicio tuvimos una conexión, llevamos juntos casi toda mi vida bomberil, así que puedo decir que Bomberos me llevó al amor”, revela Nicol.

Explica que el hecho de ser mujer, no le impide poder cumplir las funciones de rescate al igual que sus compañeros masculinos. (fotografía: Carlos Alarcón)

ADMISIÓN 2020
A partir de este miércoles 15 de enero, comienza el proceso interno de admisión, donde esperan recibir postulantes que deseen formar parte de la Tercera Compañía. “Es un proceso interno que luego ve la comandancia, nosotros captamos voluntarios que quieran sumarse a lo que hacemos, les pedimos antecedentes y se elevan a comandancia”, detalla. Posteriormente, los candidatos pasan a un curso de aspirantes, donde los capacitan para posteriormente presentar la prueba final, el cual consta de un ejercicio práctico, y una evaluación psicológica. Dependiendo de la nota y de los resultados, pasan a ser bomberos.

La directora invitó a los ciudadanos para que se animen a participar en el proceso, destacando que todos tienen capacidades y talentos que se pueden usar para ayudar a otros. “Yo pensé que no iba a poder y pude. La compañía nunca había tenido una directora mujer y hoy estoy yo aquí, luego de 135 años. Hoy es una mujer la que se sienta en la mesa, dirijo y represento a la compañía. ¡Sí puedes lograr lo que te propongas, todos somos capaces!”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here