Regreso a las canchas de Djokovic terminó con él y una serie de contagiados

El torneo benéfico, organizado por el tenista serbio, debió ser suspendido, por lo que fueron canceladas las tres últimas jornadas programadas del 3 al 5 de julio en Bosnia, después de que cuatro jugadores, más dos de sus esposas, y el mismo número de entrenadores, dieran positivo.

Lo que comenzó con la intención de realizar una noble causa y de darle rodaje a destacados tenistas, terminó con un brote de Covid-19.

Un reencuentro con la cancha entre amigos era la idea que planteó Novak Djokovic en su torneo benéfico. Sumado a eso, le serviría para que grandes tenistas pudieran recuperar el ritmo tras el receso por el Coronavirus.

Sin embargo,11 días después, cuatro grandes raquetas, entre ellas la del propio número 1 del tenis mundial, más dos esposas de deportistas y la misma cantidad de entrenadores, dieron positivo, por lo que se ha desatado una ola de críticas en contra de esta competencia, que tuvo consecuencias negativas ante la mirada de todo el mundo.

“Siento mucha felicidad, mucha alegría, de poder recibirlos en Belgrado”. Con esas palabras, abrazos, palmadas y ninguna distancia social dio la bienvenida Djokovic, hace dos semanas en Belgrado, a varias estrellas del circuito ATP a lo que sería la primera de las cinco etapas, en cuatro países, de su “Adria Tour”.
El austríaco DominicThiem (3), el alemán Alexander Zverev (7) y el búlgaro Grigor Dimitrov (19) posaron con Djokovic en una rueda de prensa colmada de reporteros gráficos y periodistas.

CONTAGIOS
A días de aquella foto, el mencionado campeonato fue suspendido. Djokovic, Dimitrov y sus respectivos entrenadores están contagiados. Borna Coric y el tenista serbio Victor Troicki también dieron positivo.
Pero la lista de afectados es mayor aún: las esposas de Djokovic y Troicki, esta última embarazada, están igualmente contagiadas. El impacto de este foco ha cruzado incluso fronteras, al pasar de Serbia a Croacia y a Bulgaria.
Las autoridades croatas están tratando de localizar a las personas que estuvieron en contacto con los tenistas que jugaron el pasado fin de semana en Zadar, en la segunda etapa del torneo, cancelado tras conocerse el positivo de Dimitrov.
Y en Haskovo, la ciudad natal del tenista búlgaro, se decretó una cuarentena para quienes fueron parte del entrenamiento de exhibición que realizó Dimitrov, en la que se tomó una serie de fotos ante el requerimiento de varios aficionados.

INTENCIONES
“Organizamos el torneo en el momento en que el virus se había debilitado, confiando en que se daban todas las condiciones para su celebración. Lamento muchísimo cada caso individual de infección. Espero que no complique la situación de salud de nadie y que todos estén bien”,dijo este martes Djokovic al anunciar su positivo.

El también presidente del “Consejo de Jugadores de la ATP” insistió en que planeó el evento con un espíritu solidario, tanto para recaudar fondos para organizaciones humanitarias, como para ayudar a tenistas, establecidos y promesas.
En tanto, el director de este evento y hermano del número uno de la ATP, Djordje Djokovic, en un comunicado, sostuvo: “Lamentablemente, por todo lo que ha pasado en los últimos días, consideramos que ahora lo más importante es que se estabilice la situación epidemiológica y que todos se recuperen”.

SEGURIDAD
El torneo de Belgrado llamó la atención tanto por la imagen de cuatro estrellas del tenis abrazándose, en una época en la que mantener la distancia forma parte del día a día, por la ausencia completa de mascarillas y por la aglomeración de personas en las gradas.

El presidente de la ATP, el extenista italiano Andrea Gaudenzi, aseguró que se había recomendado a los jugadores que participaron en el “Adria Tour” que tomaran “las precauciones apropiadas y respetaran la distancia social”.

En declaraciones al diario New York Times este martes, el jefe del circuito advirtió de que incluso con medidas extremas de seguridad “se puede acabar teniendo a jugadores dando positivo”.
No obstante, Gaudenzi cree que lo sucedido puede ayudar a organizar futuras competiciones de forma más segura.
El propio Djokovic, quien en el pasado se mostró escéptico sobre el uso de una eventual vacuna contra el virus, había criticado como “rigurosas” las condiciones propuestas para la disputa del Abierto de Estados Unidos, previsto del 31 de agosto al 13 de septiembre.

“Por ejemplo, no tendríamos acceso a Manhattan, deberíamos dormir en hoteles cercanos al aeropuerto, someternos a test dos o tres veces por semana”, acotó el serbio insinuando que no estaba dispuesto a participar bajo esas condiciones.

DECISIÓN
De momento, el “mea culpa” más claro ha sido el de Georgui Stoimenov, agente de Dimitrov. “Hemos cometido errores y no mantuvimos la disciplina de forma suficiente”, declaró Stoimenov a la emisora búlgara bTV.

El polémico tenista australiano Nick Kyrgios fue más crítico al decir en Twitter que “fue una decisión estúpida seguir adelante con la exhibición”.

Aunque deseó una rápida recuperación a los infectados, afirmó: “Esto es lo que pasa cuando uno no cumple todos los protocolos”. Añadió en mayúsculas: “Esto no es una broma”.
Lo que comenzó con la intención de realizar una noble causa y de darle rodaje a destacados tenistas, terminó con un brote de Covid-19, por ello los dardos apuntan a “Nole” Djokovic, al ser uno de los cabecillas de este certamen que definitivamente fue suspendido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here