Rectores entregan proyecciones sobre el proceso de admisión 2021

En la primera semana de inscripciones, según informó el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (Demre), se registraron 82 mil 483 personas

publicado por

Avatar
3 de agosto de 2020
149
La última rendición de la PSU y la próxima Prueba de Transición no son comparables estadísticamente, según observa el rector de la Universidad Católica del Maule (UCM).

El 4 y 5 de enero del próximo año serán fechas claves para los aspirantes a continuar su formación académica a nivel superior, puesto que para esas fechas fue programada la rendición de la Prueba de Transición, que sustituye la Prueba de Selección Universitaria (PSU) rendida por última vez este año.

El anuncio del calendario permite una organización “lo más adecuada posible” para este proceso, sin embargo, hay elementos que todavía no están claramente definidos, particularmente, en lo relacionado con la admisión especial, según lo mencionó el rector de la Universidad Católica del Maule (UCM), Diego Durán.

“Lo que esperamos es que la población responda también de forma adecuada y que, efectivamente, podamos tener una prueba de transición el 4 y 5 de enero y que se pueda desarrollar de la mejor manera posible, porque eso va a garantizar que el proceso que venga sea el más adecuado”, proyectó la autoridad académica.

Según informó el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (Demre), durante la primera semana de inscripciones de la Prueba de Transición, 82 mil 483 personas se registraron.

VÍAS DE ADMISIÓN
Precisamente, en cuanto a las medidas que pudieran establecer las casas de estudios para el proceso de admisión 2021 el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, también recordó que las universidades al estar supeditadas a un sistema único de selección, dependen de las determinaciones del Ministerio de Educación.

“En ese sentido dependemos de lo que se defina en dicha cartera en relación a relativizar algunos criterios tradicionales de admisión, dadas las particularidades de este año escolar y nosotros estaremos muy atentos a poder implementar alguno de ellos en caso de que así ocurra”, afirmó.

“Lo que importa -agregó- es que los estudiantes ingresen a la universidad, y que lo que ha sucedido con la crisis sanitaria no produzca una mayor frustración en las familias afectando el ingreso de los jóvenes a la educación superior”, añadió.

INCOMPARABLE
La Prueba de Transición, entre los cambios más sustantivos, incluye la reducción de contenido y, por tanto, la cantidad de preguntas en las pruebas obligatorias, adherido este elemento también a la medición de competencias más que de conocimientos.

Este modelo -que introduce los primeros cambios hacia la prueba definitiva- y la experiencia de la presentación de la última PSU, no son comparables, según lo sostiene el rector de la UCM.

“Ya la PSU que se rindió este año producto del estallido social y esta que se va a dar creo que escapa a cualquier tipo de comparación estadística. Son contextos totalmente distintos y la prueba tiene una modificación, por lo tanto, hay contenidos que no se van a considerar. Esto es totalmente nuevo. No tengo certeza de cómo va a ser el rendimiento”, amplió Durán.

Con todo, dijo, la expectativa es que los estudiantes puedan rendir la próxima prueba “en la mayor tranquilidad posible porque ya han tenido un año muy complejo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here