“Que el foco se vuelva poner en los que más necesitan y no en los que más gritan”

En su visita a la región, el ministro precisó que el Maule es la región que ha tenido mayor participación a escala nacional en los procesos de diálogos ciudadanos, con un 21%. A su vez destacó cómo se trabajará desde su cartera, para dar soluciones a las demandas sociales

publicado por

Avatar
8 de diciembre de 2019
69
“Si de esta crisis, salimos con la sensación que no ha cambiado nada cometemos un error” dijo el secretario de Estado.

Seis meses lleva Sebastián Sichel desde que asumió como ministro de Desarrollo Social y Familia. En un panorama donde reina el descontento y las principales demandas se enfocan en lo social, el secretario de Estado hizo un repaso de las últimas semanas a cargo de los diálogos ciudadanos, a través de la página web “El Chile que queremos” y cómo se aterrizarán las peticiones de quienes hoy se manifiestan, para luego avanzar en políticas públicas efectivas.

¿Qué es lo que más se escucha en los procesos de diálogo?
“Lo primero, la preocupación social en temas de pensiones y salud, es lo más fuerte que se ha ido repitiendo y tenemos que seguir conversando esto. Lo segundo es el miedo a lo que viene, a la violencia y lo que sigue después de esta crisis. Hay mucha gente diciéndonos que no encendió nunca más la televisión, porque les da miedo lo que pasa con el país”.

En mayo de 2020 tienen los resultados de los diálogos, ¿Qué sigue después?
“Hay dos conversaciones paralelas. Uno con sentido de urgencia, que tiene que ver con las reformas importantes que estamos llevando a cabo ahora en materia social y que sabemos que no podemos esperar el proceso de diálogo para hacerla sino, que hacer la vía. Eso ha sido el aumento de la pensión básica solidaria y el aumento del aporte total estatal solidario a las pensiones, que en los próximos tres años va a subir en un 50% para todas ellas, y hoy día suben un 25, 30 y 50 según la edad que tengan.

También la rebaja en el transporte público desde el 1 de julio para todos los adultos mayores en un 50%. Es decir, los adultos mayores van a pagar la mitad en el transporte público en cualquier parte de Chile. Las rebajas a las contribuciones para los adultos mayores que van a estar exentos de contribuciones, las rebajas a los precios de medicamentos, regulación en las tarifas. En fin, todas las medidas que hemos tomado en la agenda social con sentido de urgencia, lo que queremos es implementarlas ahora y estamos trabajando eso”.

Lleva seis meses como ministro y le tocó asumir justo en una etapa del país en que las demandas son sociales. ¿Cómo ha sido eso?
“Mi sensación es que pasé de un tipo de emprendimiento, que eran los negocios a quizá el emprendimiento más importante que es cómo se saca la mugre la gente para sacar su vida adelante todos los días, que es una forma distinta de emprender. En esta crisis social, el Presidente -hemos hablado en estos días- me encomendó tener un proceso grande no solo de diálogo sino de aceleración o sentido de urgencia social y tiene mucho que ver con lo que yo siento que es el rol de nuestro ministerio. No existiría un ministerio de Desarrollo Social, sino tuviéramos una plena convicción de que en realidad hay una deuda respecto al desarrollo social de Chile y la justicia que se requiere para alcanzar ese desarrollo”.

¿Ha sido difícil?
“Si bien ha sido muy cansador para todos chilenos, es un desafío gigante para que este ministerio tome el rol de coordinar una agenda de mediano plazo, que también ponga esta prioridad. Por lo tanto, ha sido -al igual que todos los chilenos- un minuto estresante y crítico, pero también una tremenda oportunidad para que este ministerio ponga encima de la mesa, que es lo que me encomendó el Presidente, una agenda de futuro que permita proyectar esto.

Si de esta crisis, salimos con la sensación de que no ha cambiado nada cometemos un error. ¿Que debería cambiar? primero, el sentido de urgencia con que tiene que tomar la política la agenda social y segundo, la necesidad de priorizar en el mediano plazo, por donde tenemos que seguir avanzando. Como gobierno tenemos una convicción absoluta que esa es la principal lección que nos deja esta crisis. Nuestra prioridad es la agenda social, pero una agenda social financiable y que además permite que todos seamos parte del desarrollo y que el foco se vuelva poner en los que más necesitan y no en los que más gritan. Esa conversación es muy importante porque se ha exacerbado esa idea de ‘a mí que toca’”.

Desde el punto de vista económico ¿se está llevando una agenda responsable? ¿Qué analiza respecto a las proyecciones para 2020 del Banco Central?
“Primera lección -y lo del Banco Central- espero que le haya calado en la clase política en su conjunto, no es tiempo ni de demagogia ni populismo y tenemos que ponerle un cartel pare, a todos aquellos que están tentados de andar prometiéndole a todas y estafándolas porque les dicen que todo se puede hacer aquí y ahora porque eso es sacrificar el futuro del país, eso es lo que dijo el banco central técnicamente, me gusta decirlo desde el mundo social. Por favor, hago un llamado a detener el populismo y la demagogia. Nos hemos encontrado con algunos que nos dicen que todo se puede solucionar y financiar y eso es quebrar el país. Eso afectará a nuestros hijos y generaciones futuras con tal de ganar unos votos más.

Nosotros tenemos plena conciencia de priorizar el gasto social, pero lo vamos a hacer al igual que cualquier chileno administra a su familia. Como toda familia sabemos que nos va a ir mejor, en la medida que tengamos más ingresos y eso se llama crecimiento, a medida que el país crece, hay más ingresos para el país y más plata hay que distribuir a todos los chilenos”.

¿Qué análisis hace de la violencia, desmanes y saqueos que en varias ocasiones dejaron las manifestaciones?
“No puede ser que unos pocos abusando de la violencia se tomen el control del espacio público de la ciudad. Cuando las instituciones no nos gobiernan, los que nos gobiernan son o los delincuentes, barras bravas o violentos y lo que terminan es ocupando el espacio público. Esta maravillosa plaza (Plaza de Armas) es un legítimo derecho democrático de todos los ciudadanos de Talca, pero cuando cien gallos agrupados por el mecanismo violento se lo toman y toman la decisión de hacer de las suyas, lo que están haciendo es robándonos al resto de los ciudadanos el uso de nuestros espacios públicos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here