Pruebas de ADN permitieron identificar a imputado por alevoso crimen de mujer

Joven de 22 años arriesga cadena perpetua calificada y quedó en prisión preventiva en la cárcel de Linares.

El joven de 22 años fue detenido por la BH de la PDI de Linares.

Pruebas de ADN permitieron aclarar uno de los crímenes más alevosos originados durante el último tiempo en la ciudad de Linares.

Se trata del robo, violación y homicidio de Adriana Rosales Barros, de 67 años de edad, ocurrido en abril de 2018. Los hechos se produjeron al interior de una vivienda ubicada en el sector de Huapi Alto, lado sur de esta ciudad.

El sujeto imputado como presunto autor del alevoso crimen, y que registra una condena por robo por sorpresa, habría tenido como motivación el robo para, posteriormente, ultrajar a la víctima, asesinarla y trasladar su cuerpo en una carretilla, hasta un canal de regadío cercano al domicilio.

Fue en ese lugar que detectives de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI ubicaron el cuerpo e iniciaron las diligencias investigativas, en conjunto con la fiscalía local. “El imputado ha mantenido silencio y llegó al domicilio para robar”, dijo la fiscal jefe del Ministerio Público, Carola D’Agostini.

PERITAJE CLAVE
El crimen de Adriana Rosales se transformó en un caso emblemático desde el punto de vista policial, generando críticas a la fiscalía de Linares y la Brigada de Homicidios de la PDI por el retraso en las pesquisas.

“Los tiempos de una investigación son distintos a los de la comunidad. Acá hubo un largo proceso, se trabajó minuciosamente el sitio del suceso, tuvimos el apoyo de la comunidad y logramos situar al imputado en el lugar de los hechos. Se realizaron muchas muestras de ADN hasta dar con el paradero de este joven y proceder a su detención”, dijo la persecutora.

Justamente los peritos de la BH de Linares y Talca levantaron evidencia desde distintos elementos, como la carretilla usada para trasladar el cuerpo, un cuchillo con el cual se cometió el crimen, un desatornillados ocupado para robar desde un mueble alrededor de 200 mil pesos, un pijama e incluso un interruptor de electricidad.

“Se tomaron muchas muestras y llegamos a través de un ADN indirecto al imputado. Nos gustaría tener más celeridad en las distintas causas. El llamado es a la tranquilidad. No hay ningún caso archivado y seguimos trabajando en otros hechos”, dijo la fiscal jefe de Linares.

Por su parte, el jefe de la BH de Linares, comisario José Cáceres, indicó que tras la orden de detención, el imputado no opuso ningún tipo de resistencia. “Fue detenido en su casa. Ha mantenido silencio y no se ha referido al caso”, dijo el jefe policial.

PRISIÓN PREVENTIVA
En la audiencia de formalización, la fiscal D’Agostini imputó al joven de 22 años, de nombre Francisco A.J.F., por los delitos de robo con violación y homicidio.

Tras ser declarado como un peligro para la seguridad de la sociedad, el sujeto fue trasladado hasta la cárcel de Linares, donde deberá permanecer mientras se termina la investigación, cuyo plazo judicial fue fijado en cuatro meses.
Tanto en tribunales como a la salida del cuartel de la PDI, el sujeto evitó entregar una opinión sobre su detención y los cargos criminales que se le imputan.

Un hecho que llamó la atención de los agentes policiales es que el imputado, tras los hechos de abril de 2018, dejó de vivir en Huapi Alto y estuvo varios meses en Santiago. Luego regresó para seguir una vida aparentando normalidad.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa