Proyecto “Mauco” entregó sus primeros resultados y no se interrumpirá por la pandemia

La doctora, Laura Andrea Huidobro M. PhD, MSc, académica del Departamento de Ciencias Preclínicas de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Maule (UCM) explicó en detalle los antecedentes que se han obtenido del estudio

publicado por

Avatar
22 de junio de 2020
254
La cohorte “Mauco” continúa en días de pandemia, pero tomando los resguardos necesarios para prevenir contagios.

En 1948, en las localidades de Framingham y Newton, en Massachusetts (EE.UU.), se llevó a cabo uno de los estudios epidemiológicos más importantes sobre la patología cardiológica y vascular periférica.

La cohorte “Framingham” consistió en que 5 mil 209 hombres y mujeres -de entre 30 y 60 años- que no habían desarrollado síntomas de ninguna enfermedad cardiovascular, sufrieron un ataque al corazón o accidente cerebrovascular, por lo cual, fueran estudiados durante años, arrojando resultados, que más tarde fueron llamados como “factores de riesgo”.

En Chile, específicamente, en la comuna de Molina, se está desarrollando desde fines de enero del 2015 una cohorte con una población objetivo que alcanza las 10 mil personas, denominado proyecto “Mauco”, el cual busca estudiar qué factores influyen o previenen el desarrollo de las principales enfermedades crónicas que afectan a la población: diabetes, obesidad, enfermedades respiratorias y demencia.

Pero lo más importante es que la cohorte busca conocer la historia natural del envejecimiento y patologías crónicas más prevalentes, particularmente, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Entre los expertos que participan en esta investigación, se cuentan profesionales y alumnos de pre y post grado de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), de la Universidad de Chile (UCh) y de la Universidad Católica del Maule (UCM).
“Mauco” es un proyecto central del primer Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas en Chile (ACCDiS).

PRIMEROS AVANCES
La doctora, Laura Andrea Huidobro M. PhD, MSc, académica del Departamento de Ciencias Preclínicas de la Facultad de Medicina UCM, explicó que antes de llegar la pandemia de Coronavirus a Chile, el proyecto “Mauco” llevaba cinco años de funcionamiento.

“Habíamos reclutado 9 mil 421 participantes, de los cuales, 5 mil 152 son mujeres (54,7%). Un 83% de los participantes ya habían sido re examinados al año dos, y un 27,3% al año cuatro del seguimiento. Existen numerosos aportes de ‘Mauco’ a la comunidad científica, aunque sólo podemos detallar aquellos que ya han sido publicados por los respectivos autores. En general, el primer análisis del seguimiento de la cohorte se realizó con 8 mil 970 participantes, un 56,3% de mujeres, quienes son discretamente menores que los hombres y tienen menor escolaridad”, indicó la especialista.

La mayoría de la población estudiada es usuaria de la salud pública (78%). A su vez, casi todas las viviendas que habitan poseen pisos sólidos, agua potable, alcantarillado, un refrigerador y la mayoría utiliza gas o electricidad para cocinar y leña o carbón para calefaccionarse. Menos viviendas tienen computador, auto, animales domésticos o de granja. Otro aspecto revelador es que las mujeres tienen peor percepción de su salud que los hombres.

“Las mujeres tienen más síntomas digestivos (en especial, cólicos biliares), más enfermedades respiratorias y tres veces más enfermedades osteomusculares. Los síntomas depresivos son más frecuentes en las mujeres (el doble que en los hombres) y no encontramos diferencias en mediciones cognitivas”, afirmó.

HOMBRES Y MUJERES
La doctora agregó que “los hombres tienen peores hábitos de vida. Ellos reportaron consumir tres veces más alcohol por semana que las mujeres, tienen más ingesta riesgosa de alcohol y casi tres veces más ingesta abusiva de alcohol por ocasión. Más hombres tienen alto consumo de bebidas azucaradas, carnes procesadas y menor consumo de verduras y frutas. Más hombres son fumadores o ex fumadores”, indica el estudio que está aún en desarrollo.

A su vez, los hombres tienen más hipertensión y alteraciones electrocardiográficas. Por su parte, las mujeres tienen más obesidad. Tanto hombres como mujeres presentan por igual alta prevalencia de hígado graso, pero las mujeres tienen mayor prevalencia de colecistectomía y cálculos biliares. Los hombres tienen más glicemia de ayuno elevada, más hipertrigliceridemia y niveles más elevados de enzimas hepáticas.

El síndrome metabólico que indica riesgo de diabetes y de enfermedad cardiovascular es más frecuente en las mujeres, pero los hombres tienen 14,6 veces más de riesgo cardiovascular que las mujeres a 10 años, según el indicador Framingham,
“Un 15,7% de nuestra población es diabética, pero menos de la mitad está en control, ya que sólo 45% de quienes reportaron ser diabéticos estaban con medicación para la diabetes. Un 61,1% de los participantes es hipertenso y, de los que conocían su condición, solo un 54% están bajo tratamiento. Un 39,4% de los participantes tienen obesidad”, señaló.

“Las prevalencias de obesidad e hipertensión son equivalentes a la población chilena de la misma edad, según la Encuesta Nacional de Salud. Sin embargo, la prevalencia de diabetes es menor que la nacional (22,4%)”, añadió la doctora Huidobro.

HOSPITALIZACIONES
En el seguimiento a cuatro años, también se identificaron mil 182 hospitalizaciones en 821 participantes. En el desglose, un 8,5% fue por cáncer y 10,2% por enfermedad cardiovascular.

“Hemos tenido 137 muertes reportadas, por enfermedad cardiovascular un 27,7%, y 26,3% por cáncer. La diabetes es factor de riesgo para hospitalizaciones de causa cardiovascular y respiratoria, y para mortalidad por cáncer y causa respiratoria.

La hipertensión y la obesidad también se asociaron a mayor riesgo de hospitalizaciones. La alteración de enzimas hepáticas y un menor flujo espiratorio (capacidad pulmonar) también fueron riesgo de hospitalizaciones”, indicó la académica de la UCM.

Es así como estudios introducidos en “Mauco” han demostrado alteraciones muy tempranas en la función cardiaca en personas con factores de riesgo cardiovascular. Otro estudio demostró que la diabetes se asocia a fragilidad en adultos mayores, lo cual significa un mayor riesgo de hospitalizaciones y eventos en salud.

Un tercer estudio mostró que la polifarmacia (cinco o más medicamentos) es menos frecuente en esta población.
“Al comparar los medicamentos que recibe nuestra población, podría ser que estuviéramos subtratando la depresión y otras enfermedades”, detalló Huidobro.

“MAUCO” CONTINÚA
En tiempos de pandemia por el Coronavirus, el proyecto “Mauco” continúa con el seguimiento de participantes.

“Ahora mayoritariamente estamos en el seguimiento del año 4. Sin embargo, dada la contingencia, estamos tomando todas las precauciones para prevenir contagios y, más aún, estamos con un programa de educación para nuestros participantes”, sostuvo la médico.

“Las salidas a terreno están suspendidas y en el módulo sólo trabaja un turno en forma presencial, de manera que, si apareciera un caso en el equipo o se conoce de algún contacto estrecho con Covid positivo, cambiamos el turno y así evitamos suspender la atención”, puntualizó.

Afirmó que “el resto del equipo realiza teletrabajo, llamadas telefónicas a los participantes y reuniones cuatro o más veces a la semana con el equipo local, el equipo de Santiago y las instituciones colaboradoras como los hospitales de Molina y Curicó y la municipalidad de Molina”
Advirtió que “estamos realizando una encuesta sobre percepción e impacto del Covid, lo que nos ha dado bastante información sobre lo que opina la población de Molina. Así, sabemos que la principal preocupación de los participantes es su salud y la de su familia; en consecuencia, la mayoría evita el contacto con otras personas para que estén a salvo”.

“Cerca del 40% se siente preocupado y psicológicamente afectado por la epidemia. Solo el 1% informó síntomas de Coronavirus, solo 4 (0.4%) estuvieron cerca de un caso con Covid-19”, indicó.
Por otro lado, las noticias sobre Coronavirus se evitan en un 38% y se siguen en un 30%. En cuanto a los síntomas de sospecha de Covid-19, el más frecuente fue dolor de cabeza (24%) y el menor la fiebre (1%). Las medidas preventivas más desafiantes fueron el uso de mascarilla y evitar las reuniones sociales; la más fácil fue lavarse las manos, reveló el estudio de Molina.

“También hemos presentado proyectos para financiar estudios serológicos (de anticuerpos) y genéticos (del Coronavirus y de las personas afectadas) y esperamos conseguir esos fondos para poder estudiar en profundidad esta pandemia”, detalló la doctora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here