Prevenir incendios forestales

A la fecha, según datos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), se contabilizan 338 incendios forestales, lo cual equivale a un 63% más que la temporada anterior 2018-2019.

publicado por

Avatar
26 de diciembre de 2019
33

Imágenes desgarradoras y testimonios dramáticos han impactado a los chilenos, durante las últimas horas, debido a los incendios forestales que afectan a la región de Valparaíso, dejando un lamentable saldo de más de un centenar de casas destruidas por el fuego, cuyo origen podría ser intencional, según autoridades locales.

Todo ello, debido no solo a las condiciones climáticas de alto riesgo que se registran para la zona central de Chile, con una aguda seguía que se arrastra por años, altas temperaturas y fuertes vientos, sino también a las características topográficas de dicha zona del país, con quebradas y cerros con vegetación totalmente seca.

Aunque en el caso del Maule hubo algo de lluvia y bajas temperaturas durante la tarde previa a Navidad, en las últimas horas volvieron a prevalecer las altas temperaturas y, con ello, un contexto que vuelve a poner toda la zona en riesgo de que se generen incendios forestales, con todo lo negativo que ello significa.

El 2017 todos los habitantes del Maule, del país y del mundo, fuimos testigos de cómo el fuego avanzaba destruyendo todo a su paso, ensombreciendo las ciudades y causando daños humanos y materiales incalculables. De hecho, la industria forestal sigue soportando las consecuencias de esta tragedia.

La situación durante la actual temporada, si bien es un poco más optimista que hace dos años, no deja de ser igualmente preocupante. A la fecha, según datos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), se contabilizan 338 incendios forestales, lo cual equivale a un 63% más que la temporada anterior 2018-2019.
En cuanto a superficie afectada, la situación es igualmente alarmante, porque se han destruido mil 254 hectáreas de bosques y plantaciones, con un 606% más que el periodo anterior. Todo esto significa que la alerta sigue y que la estrategia operativa de atacar con todos los recursos disponibles sigue dando resultados.

Lo relevante es que, al momento de apuntar respecto a las causas de estos siniestros, en su gran mayoría se deben a la acción humana, ya sea en forma intencional o por descuido. En el segundo aspecto, se incluye desde un uso irresponsable del fuego, hasta acciones descuidadas como lanzar colillas encendidas desde un automóvil.

Por este motivo, sigue siendo tan importante reiterar, una y otra vez, el llamado a que la ciudadanía debe actuar en forma responsable, prudente y cuidadosa, no solo porque las consecuencias de provocar un incendio pueden ser severas, en materia judicial, sino también por el daño infinito que se provoca al medio ambiente.

A la vez, es relevante que quienes viva en sectores de riesgo, puedan ejecutar medidas como limpiar de pastos secos los alrededores de sus viviendas, lo cual sirve como cortafuegos ante una posible emergencia. Se suma también el aporte que pueden realizar en estas labores, tanto las municipalidades y juntas de vecinos.

En definitiva, nada sobre y todo aporta cuando se trata de prevenir, porque el mejor incendio es que no ocurre. Todos esperan que, esta temporada de verano, el Maule no se vea tano afectado y, para ello, la principal colaboración es de los ciudadanos, entendiendo el valioso rol que tienen de cuidar la naturaleza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here