Presentan querella por ataque de reos a gendarmes de Curicó

El director regional de Gendarmería interpuso querella por agresión sufrida por el personal a manos de imputados detenidos en el penal de Curicó.

Una decena de internos que están sometidos a la medida cautelar de prisión preventiva en la cárcel de Curicó, fueron derivados a distintos centros de cumplimiento penitenciario -de las regiones de O’Higgins, Bio Bio y Metropolitana- luego que en el procedimiento de desencierro, el sábado pasado, protagonizaran un violento ataque a los guardias del recinto que terminó con cinco gendarmes lesionados.

Los hechos motivaron que la dirección Regional de Gendarmería presentara una contra los agresores. La agresión se registró en la mañana del sábado, en los momentos que, en distintos sectores del centro penal curicano, se desarrollaba el procedimiento diario de recuento sobre la población penal y su posterior desencierro. Fue en esto que en el pabellón A de imputados, uno de estos sujetos desafió a los guardias, acción que fue seguida por otros individuos.

Tras ello, el personal penitenciario procedió a desalojar el pabellón y trasladar a los reos al patio del recinto penal, lugar donde los internos comenzaron a lanzar elementos contundentes y cortantes, dejando como resultado a cinco funcionarios con lesiones de diversa gravedad, uno de los cuales, debió ser atendido en el Hospital de Carabineros en Santiago, según explicó el director regional de Gendarmería, coronel Pedro Villarroel.

Sostuvo que, si bien cerca de una treintena de internos fueron los que participaron en los desórdenes, en suma, nueve de ellos -según las cámaras de seguridad- estuvieron directamente involucrados en el ataque a los gendarmes. Por razones de seguridad, estos sujetos fueron derivados a otros centros penales de la zona central país, específicamente, a recintos de las regiones Metropolitana, del Biobío, y O’Higgins.

Villarroel agregó que “fui personalmente a interponer una querella en contra de quienes resulten responsables de las agresiones provocadas por internos en contra de nuestro personal de Gendarmería, con el objetivo de protegerlos y evitar que se repitan estas situaciones de violencia en el quehacer penitenciario”.

Precisó que, durante el procedimiento, el personal de turno debió pedir refuerzos para así poder controlar la situación. Por último, el Villaroel descartó que se tratase de un intento de motín, ya que solo fue un grupo puntual de internos que actuó de forma agresiva, el cual fue controlado por parte del personal de turno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here