Preocupan conclusiones de Isoma 2019

publicado por

Avatar
17 de diciembre de 2019
45

Un panorama extremadamente difícil se viene para el Maule. Así lo confirmó el Informe Socioeconómico del Maule (Isoma) correspondiente al 2019, cuyas proyecciones para el 2020 para sectores como las exportaciones, construcción y comercio, apuntan a un escenario que arrastrará índices negativos y alta cesantía.

En cuanto al sector exportador, el documento arroja que habrá una variación negativa del -8%. La expectativa no es optimista, por cuanto el sector extractivo silvoagropecuario representa un cuarto del Producto Interno Bruto (PIB) regional. Por ello, el informe concluye que el panorama será muy diferente a años anteriores.

“Se hace evidente que la caída de las exportaciones generará el mayor impacto negativo sobre el crecimiento maulino. Más aun, cuando comparativamente con el año 2018 este sector fue el más pujante con un crecimiento del 25%”, señala el documento.

En cuanto a la construcción, se trata de una actividad económica que, hasta septiembre pasado, crecía “muy fuerte” en la región, liderando a nivel nacional. Pero, en octubre, tras la crisis social y política, los permisos de edificación en metros cuadrados cayeron un 47,5%, incluso más que el país, donde cayó en un 42%.

“No obstante, por su desempeño anterior, la construcción acumula de enero a octubre de 2019 una variación positiva del 10,5%, cifra que muy probablemente se verá mermada en los próximos meses de noviembre y diciembre, lo que disminuiría la variación acumulada a diciembre, estimándose un crecimiento de sólo el 6% para el 2019”, agrega el informe.

El documento subraya que, en el contexto actual, dicha cifra es “positiva en comparación con el promedio país que decrecerá en torno al 8%. Respecto a su ponderación, la construcción participa en torno a un 10% del PIB regional, por lo que será uno de los sectores que compensará la gran caída del sector exportador silvoagropecuario e industrial”.

En cuanto al comercio y los servicios, se trata de los sectores más afectados, quebrando la tendencia al crecimiento que se venían registrado durante los últimos años. “Luego del estallido social, el comercio y los servicios se ven afectados fuertemente no sólo en sus ventas sino también en sus activos, lo que ha mermado toda su actividad he hipotecado el potencial de desarrollo para el 2020”, indica.

“En consideración de estos antecedentes podríamos llegar a tener un crecimiento cercano a cero en 2019, lo que es muy negativo no sólo por la baja producción, sino que más bien por la gran cantidad de empleos que se están perdiendo y se perderán asociado a dichas actividades, pudiendo llegar a los dos dígitos”, añade.

Por ello, la proyección es que el crecimiento de la región correspondiente al presente año sería nulo y, quizás, marginalmente negativo. Y, para 2020, las proyecciones “tampoco son muy auspiciosas, con una estimación de expansión del 1%, muy similar al crecimiento país”.

El informe, en definitiva, viene a confirmar lo que se habla en las calles y en distintos sectores empresariales, esto es, que el resultado del 2019 no será auspicioso y, para el primer y segundo trimestre del 2020, la partida será a la baja. Todo depende, también, de que el mundo político arroje señales concretas de canalizar las demandas sociales y recuperar el orden público, facilitando la reactivación económica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here