Porque cantando se pasan las penas

Dos profesores de este instrumento musical revelan que en la enseñanza a través de medios digitales la calidad de la conexión a Internet es fundamental.

Nadie dijo que sería fácil, pero los profesores de guitarra -al igual que todos quienes se dedican a enseñar alguna disciplina artística- han encontrado las formas para adaptarse al entorno digital, indispensable ahora que el sistema presencial está temporalmente desaconsejado.

Como en todos los otros casos, para ellos es indispensable poder ver; pero a la vez en su caso en particular, la calidad del sonido es fundamental.

“Yo tengo todo para transmitir muy bien, pero ¿y si mi alumno no? Por ejemplo, tengo un alumno que antes venía a mi casa, y que ahora ha sido un drama porque como su conexión a Internet es mala, empezamos tarde, no se oye bien… Pero ahora se ha dado cuenta que tiene que mejorar eso”, cuenta de su experiencia Mauricio Martínez, quien ha seguido realizando sus clases online desde la capital regional.

“Si algo bueno podemos sacar de toda esta pandemia es que la gente por fin va a empezar a tomar lo digital como algo posible y de calidad para el desarrollo profesional”, reflexiona a continuación este instructor que habitualmente como músico se presentaba en el Casino de Talca y otros lugares de entretención.

Y hay “tips” tecnológicos a considerar. “Yo recomiendo conectar el computador por cable, no por el wi fi, porque así es mucho más estable la conexión” aporta en este sentido Gabriel Montt, quien además de realizar clases de forma particular es docente del Instituto Projazz en Santiago, que puso a disposición una plataforma para sus alumnos.

BUSCANDO NUEVAS FORMAS
Además de las clases en vivo a través de las plataformas que por estos días se han transformado en favoritas como Instagram live o Zoom, los instructores de guitarra buscan otras formas para mejorar la experiencia con sus alumnos, tratando también de compensar la imposibilidad de tocar con otra persona a distancia (se produce una latencia).

En el caso de Gabriel Montt la grabación de cápsulas de video con algunos ejercicios permite, dice, que los alumnos puedan seguir ensayando durante la semana. “Con ellos además adquiriendo pequeños ‘truquillos’”, explica.
Hasta el momento, pese a pequeñas dificultades, considera que el sistema online ha dado buen resultado, e incluso, comenta: “hay gente, sobre todo las nuevas generaciones, que logran una mayor concentración de hecho teniendo una sesión de clases en línea”.

VENTANA AL MUNDO
Aunque actualmente está con clases online a alumnos particulares, Mauricio Martínez pensó también en la posibilidad de realizar un taller gratuito con el sistema de aprender guitarra a través de canciones.

Este instructor que habitualmente se presentaba en el Casino de Talca y otros lugares de entretención, se sintió motivado a ayudar desde su vereda. “Para algunas personas, especialmente a las que no les ha llegado mucha ayuda, poder acceder a estas cosas es como tener una ventana para afuera, al mundo”, comenta al respecto.

El taller comienza este lunes a través del Instagram de Mauricio (Mauricio_Guitarrista), ya que –señala- es la plataforma que siente que es más estable para transmitir. Además, como para ir conociéndose más con sus potenciales seguidores, hoy sábado realizará un live (actuación en vivo por Instagram).

Finalmente Gabriel Montt comenta que “sobre todo con los niños es súper positivo mantenerlos con la imaginación activa, practicando un instrumento, que es algo que se practica en soledad, pero es una soledad positiva, reflexiva”, respaldando así esta idea en sintonía a lo que dice el viejo dicho que “cantando se pasan las penas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here