Plebiscito y proceso constituyente

¿Qué pasaría si las empresas que están instaladas en regiones puedan pagar allí sus tributos? Para el Maule, solo en materia de generación eléctrica, sería un avance muy importante

publicado por

Avatar
20 de diciembre de 2019
34

Una importante decisión -por amplia mayoría- adoptó el Senado de la República, al aprobar la reforma constitucional que permitirá llevar a cabo el denominado “plebiscito de entrada” del proceso constituyente, programado para abril próximo, fruto de un importante e histórico acuerdo entre distintos sectores políticos.

De esta forma, la ciudadanía podrá pronunciarse respecto a dos temas muy relevantes para el país. El primero es para votar por mantener la actual Carga Magna o comenzar el proceso para una nueva Constitución. Y la segunda, referida a qué tipo de institución estará a cargo de llevar adelante la discusión y la redacción.

Todo ello producto de las movilizaciones sociales que comenzaron el 18 de octubre pasado y que han llevado a millones de personas a las calles, exigiendo cambios en temas como participación, pensiones, salud, educación, derechos humanos y, muy especialmente, por un agotamiento del actual modelo político.

Nadie pone en duda que la democracia es el sistema político que asegura justamente llevar adelante estos cambios y, además, que el Estado de Derecho es fundamental para toda la sociedad, asegurando estabilidad a todos sectores, independencia de los poderes del Estado y confianza en que la ley prima por sobre la fuerza.

Pero eso no es todo, porque Chile arrastra un sistema presidencialista que enfrenta una severa crisis. La propia figura presidencial está cuestionada, aunque todos los actores reconocen que se trata de una institución que debe tener poderes suficientes para gobernar, pero con equilibrios que aseguren mayor participación.

Desde las regiones, esto se traduce en que el centralismo literalmente ahoga las esperanzas de desarrollo de zonas alejadas del poder. La regionalización es un proceso que ha avanzado, pero debe ir mucho más allá. Los recursos que llegan a regiones son muy inferiores, en relación al importante aporte productivo de la provincia.

¿Qué pasaría si las empresas que están instaladas en regiones puedan pagar allí sus tributos? Para el Maule, solo en materia de generación eléctrica, sería un avance muy importante en cuanto a los fondos disponibles para el gasto público con fines sociales y productivos. Lo mismo ocurriría con la industria forestal y agroexportadora.

Todo ello debe ser discutido en la nueva Constitución y, en esta perspectiva, se debe alcanzar un equilibrio que asegure la participación de todos los sectores en el proceso de discusión y redacción de la nueva Carta Magna. Ahora bien, entendiendo que quienes deseen estar allí se deben ganar esa posibilidad en las urnas.

Por este motivo, es muy importante partir por respetar los acuerdos, en especial, si son producto de consensos que, además, entregan una importante señal a otros actores de la sociedad, como los actores económicos. En esa perspectiva, es importante seguir con esa misma mirada unitaria y conciliadora.

Los distintos partidos políticos tienen esa obligación, es decir, dejar de escucharse a sí mismos y entender, de una vez, que el país los está mirando y que se espera de ellos un ejemplo a seguir. Si lo logran, será posible resolver las diferencias en un ambiente distinto que permita retomar prontamente la normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here