Percepción ciudadana ante la pandemia

Reveladores antecedentes se conocieron a través de una encuesta de opinión pública realizada por el Centro de Estudios Contextus, en alianza estratégica con la agencia de comunicaciones VAO y el Centro Médico Arrayán de Talca, cuyo objetivo fue conocer la percepción de los talquinos ante la pandemia del coronavirus.

A través de llamados telefónicos a celulares se encuestó a 250 personas. Lo primero es que, al igual que en todo el país, los ciudadanos de Talca están –en su mayoría- muy preocupados o preocupados ante este fenómeno sanitario y que, además, un 56,8% cree que personalmente o sus familiares sufrirán un contagio de Covid-19.

En cuanto a las medidas que adoptan las personas como prevención, la gran mayoría se lava las manos de manera frecuente; otros guardan distancia de otras personas en la calle; muchos tratan de no salir de casa; algunos ya no saldan de beso ni de manos; y otro importante número está realizando cuarentena voluntaria.

Otro dato relevante es que apenas un 7,2% dice haber perdido su trabajo debido a la pandemia. Al profundizar en el tema de la economía, poco más del 70% cree que su situación personal se recuperará entre seis meses a dos años. A la vez, un 78,8% estima que la cuarentena nacional obligatoria es la medida más efectiva.

Respecto a la información que entrega el Gobierno, sin distinguir si es a nivel regional o nacional, cerca del 80% se declara disconforme. En directa conexión con este dato, apenas un 15,6% aprueba la gestión del Presidente de la República, Sebastián Piñera, quien se encuentra al frente del accionar del Gobierno ante la crisis.

Otro dato importante es que, en cuanto a la valoración de los ministros, la más alta aprobación se la lleva Raúl Figueroa, de Educación, lo cual se explica posiblemente por la decisión de suspender las clases. El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, obtiene el segundo lugar, hecho atribuido al plan de apoyo estatal.

De esta forma, los resultados de la encuesta hacen visible que los talquinos señalan estar preocupados y que, en su mayoría, están adoptando medidas relevantes, acordes con los consejos que entrega la autoridad. Sin embargo, en la práctica, siguen existiendo grupos que hacen caso omiso, lo cual se refleja los fines de semana.

En especial, así quedó demostrado el pasado sábado, cuando numerosas personas acudieron hasta las principales calles comerciales de Talca. Si bien muchos fueron a sucursales bancarias o a realizar pagos, otros simplemente estaban vitrineando o andando en bicicleta, como si fuera un día soleado normal de comienzos de otoño.

Es decir, las personas son nuevamente severas con la gestión del Presidente, quien está literalmente prejuzgado en muchas materias, pero no asumen la autocrítica. La mayoría exige la máxima medida restrictiva y señalan que todavía tienen trabajo estable, lo cual es casi incompatible en la economía actual.

La economía se basa en el intercambio de bienes y servicios, más todavía, en ciudades como Talca, donde –además- la gran mayoría del empleo está dado por pequeñas medianas empresas. La vida siempre estará primero, por supuesto, pero los expertos señalan que todavía es posible focalizar las restricciones. Al menos por ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here