Pequeño empresario linarense restaura autos clásicos y los deja como ”joyas”

Luis Francisco instaló la pequeña empresa Urzúa Classic Car enfocada en la reparación y restauración de vehículos de todo tipo

publicado por

Avatar
6 de enero de 2020
9680
Luis Francisco cuenta con un completo taller para llevar a cabo los proyectos que le encargan sus clientes.

Sí pensaba que aquel vehículo antiguo que formó parte de su vida y su familia necesita una restauración para volver a las calles, pero no hay donde llevarlo y deberá seguir guardado o desecharse, está muy equivocado.

Los emprendimientos apoyados por los Centros de Negocios del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) abarcan los rubros más variados que usted puede imaginar. Este es uno de ellos.

Se trata de Urzúa Classic Car, en Linares, quien se enfoca en la reparación y restauración de vehículos clásicos, independiente del año, modelo y estado en que se encuentren.

“ASESORÍA PERSONALIZADA”

Su dueño, Luis Francisco Urzúa combina la tradición familiar de la reparación de vehículos ya en su tercera generación con la pasión por la restauración, en su taller ubicado en la ciudad de Linares, a media cuadra al oriente del Cuartel de Bomberos, en la Alameda Valentín Letelier, donde ya tiene varios encargos por concretar.

Una de sus primeras restauraciones correspondió a una camioneta Ford F100 del año 1956. Luis Francisco explicó que del Centro de Negocios Sercotec -que opera la Universidad Santo Tomás en Linares- recibió “asesoría personalizada para definir sus focos de clientes; y abrir otros segmentos de mercado”.

“Todo, apoyado por asesores que se involucran con tu negocio para hacerlo crecer. No hay preguntas fuera de contexto, para todo hay una respuesta y eso, cuando uno es emprendedor, se convierte en un gran apoyo. Creo que ha sido un acierto poder recibir esta orientación y, hoy en día, donde todo se cobra; ellos lo hacen gratis, mejor aún”, afirmó.

“TIENEN ALGO ESPECIAL”

Los servicios Urzua Classic Car van desde pintado de carrocería, pasando por la reparación de alguna pieza, la reconstrucción de aquella estructura que ya no está en el mercado, llegando hasta el producto final que es ver pulido y como nuevo aquel auto tan especial.

“La mayoría de nuestros clientes, tienen un especial cariño por su vehículo; o porque fue el primero, una herencia, o le costó juntar el dinero para comprarlo, o cualquier otra razón. Pero tienen ese algo especial que los hace únicos”, indicó Luis.

“Mi trabajo es cumplir con la expectativa del cliente y entregárselo tal y como lo querían, hacemos un trabajo personalizado, proponemos un esquema de pintura y seleccionamos la mejor alternativa en conjunto e informamos a nuestros clientes por distintas plataformas de los avances”, señala.

HABLA SERCOTEC

Gerardo Castillo, director regional de Sercotec, sostuvo que “este tipo de emprendimiento, que es más que un trabajo tiene un valor agregado intangible que realmente no tiene precio. Créanme que no dejo de sorprenderme”.

“Cada día conozco nuevas historias de vida, de esfuerzo y más todavía, de maulinas y maulinos como Luis que son capaces de llevar adelante una labor quizás para muchos desconocida, pero que para muchos rescata parte de su patrimonio familiar con emprendimientos que nuestros Centros de Negocios asesoran y acompañan”, añadió.

El trabajo de Luis no para y, en pocos minutos, debe reorganizar sus tiempos para poder recibir un trabajo que solicita otro cliente a través de su cuenta en Instagram @urzua_classic_car que busca rescatar un nuevo auto que por años fue testigo de la vida de su familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here