Penas máximas para cinco de los ocho condenados por homicidio de Aylin

Las sanciones más graves recayeron en el acusado señalado como autor inductor y los cuatro adolescentes acusados como coautores materiales de homicidio calificado

publicado por

Avatar
18 de enero de 2020
406
Este viernes en el Tribunal Oral en lo Penal de Talca tuvo lugar la lectura de la sentencia por parte de la jueza María Isabel González.

Desde hace poco más de un año que la vida de Aylin Fuentes ha sido reconstruida a partir de las voces de otros, otros que la vieron crecer en una población del norte de Talca, otros que la llamaban “La Negra” con simpatía, otros que la conocieron cuando ya estaba inmersa en el consumo de drogas, otros que la vieron por última vez, antes que su cuerpo apareciera en el río Claro, reconocible solo por las huellas dactilares.

Desde el 6 de enero de 2019, cuando un hombre se percató de que un cuerpo flotaba en el afluente, comenzó una larga investigación encabezada por la fiscalía y la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Talca, donde resultaron ocho personas formalizadas, acusadas y declaradas culpables en un juicio que se prolongó por un mes.

Así el viernes terminó el proceso penal con la lectura de la sentencia, en el Tribunal Oral en lo Penal de Talca, donde los jueces Luis Sumonte, Iván Villaroel y María Isabel González, resolvieron otorgar penas máximas para un acusado adulto y para los cuatro menores de edad (tres hombres y una mujer) involucrados en el caso criminal.

CÁRCEL DE POR VIDA
Fabián Jofré, apodado “El Tuerto Fabián” y señalado por el tribunal como autor inductor o intelectual del delito de homicidio calificado, fue sentenciado a presidio perpetuo, distinto a la solicitud de presidio perpetuo calificado de la fiscalía.

La diferencia entre ambos tipos de penas es que, con el presidio simple, pasados 20 años de detención el reo puede optar a un beneficio, siempre y cuando cumpla con determinados requisitos. Ello por cuanto se trata de presidio de por vida.

Aylin y una amiga, sobreviviente del ataque y presentada como testigo de la fiscalía, en una fecha indeterminada antes de la Navidad de 2018, recibió de parte de Jofré un pequeño cargamento de pasta base de cocaína, valorada en 60 mil pesos, con el fin de venderla, pero la consumieron sin pagar la deuda.

Según el dictamen judicial, Jofré reaccionó encargando a cuatro adolescentes y a un joven llamado Segundo Rosales, apodado “El Chundo”, agredir a Aylin y a su amiga, lo que “incluía, si era necesario, la muerte de las dos jóvenes”, tal como lo especifica el veredicto.

La fiscalía expuso en el proceso penal una declaración de “El Chundo” realizada ante la PDI, en la cual ubica a Jofré en el lugar donde fue cometido el crimen, describiendo que es Jofré quien sujeta por el cuello a la víctima, intentando asfixiarla.

Dicha versión coincide con la causa de muerte por estrangulamiento, aunque finalmente el tribunal no logró especificar la culpabilidad directa del crimen. En el juicio declaró la muchacha que presenció parte del ataque contra Aylin y escapó, pero ella no situó a Jofré en el sitio del suceso, según los querellantes, por temor a represalias.

15 AÑOS EN LA CÁRCEL
Rosales fue condenado por el tribunal a 15 años de presidio efectivo, dos años menos de lo requerido por el abogado querellante de la familia de Aylin, Mauricio González, y distinto al presidio perpetuo simple considerado por el fiscal, Francisco Soto.
“La pena de 15 años es una sanción importante al ser de privación de libertad en su rango más alto. Luego de esto, viene el presidio perpetuo. Vamos a revisar de todas maneras el texto completo del fallo -que tiene más de 200 carillas- para saber las consideraciones que tuvo el tribunal para fijar esa pena”, indicó el fiscal.

En cuanto al resto de los implicados en el crimen, al haber sido condenados y con las sentencias resueltas -agregó Soto- “nos parece que se ajusta a la realidad de lo que se probó y lo que dio por establecido el tribunal durante el juicio”.

La defensa de “El Chundo”, representada por el abogado de la Defensoría Penal Pública, Rodrigo Chávez, una vez conocida la sentencia y consultado sobre un eventual ejercicio del recurso de nulidad del juicio, mencionó que hacerlo será decisión de Rosales.

“A mi criterio, sin leer la sentencia, creo que hay errores sustanciales, básicamente de congruencia y que permitirían sostener un recurso de nulidad. Otro tema es lo que resuelva mi representado”, afirmó el defensor.

SANCIÓN MÁXIMA PARA ADOLESCENTES
Los cuatro menores de edad que, según lo resuelto en el veredicto, participaron de la agresión que acabó con la muerte de Aylin la madrugada del 26 de diciembre, en un terreno desolado en la desembocadura del canal Baeza en el río Claro, fueron condenados con la pena más alta de la ley de responsabilidad penal adolescente, es decir,10 años privados de libertad bajo régimen cerrado.

De momento, ellos no pueden optar a ningún beneficio. “Pasado un tiempo, conforme a la ley de responsabilidad penal adolescente y acreditando otros requisitos, podría cambiarse la naturaleza de la pena, pero para eso, necesitan cumplir un tiempo bastante extenso de esos 10 años”, explicó el querellante, Mauricio González.

Alejandra Bravo, madre de uno de los menores condenados, defendió -al igual que otros parientes que se reunieron con pancartas frente al tribunal, ayer- la inocencia de su hijo.

“La fiscalía no presentó pruebas. Nosotros exigimos que presente las cámaras de Tribal y Flor del Norte (botillerías), porque si ellos, supuestamente, fueron a comprar allí, en las cámaras está registrado. Aparte, esa noche mi hijo estaba acostado, es imposible que haya tenido participación en eso (…). Si la familia de esa niña quiere justicia, busquen a los verdaderos culpables, porque ellos saben quiénes son. Quieren pasarle el cargo a otras personas y dañarles la vida”, reclamó.

Bravo comparó el caso con “La Calchona”, aludiendo que “de nuevo vienen a culpar a gente inocente para poder cerrar el caso”.

ENCUBRIDORES
Ítalo Molina y María Campos, considerados por el tribunal como encubridores de homicidio simple, fueron condenados a tres años y un día de cárcel efectiva y 541 días de libertad vigilada intensiva, respectivamente.

La pena para Campos es menor debido a no tenía antecedentes penales y, posiblemente, el tribunal reconoció en ella la atenuante de la colaboración en la investigación. En la situación de Molina, la condena no puede sustituirse considerando que tenía registros policiales anteriores, indicó el abogado querellante.

La vinculación de ambos con el caso, surgió por haber ayudado a escapar a Jofré cuando tenía una orden de detención pendiente y era perseguido por la ruta Cinco Sur por detectives de la PDI.

HABLA LA FAMILIA
Así como el fiscal calificó de “exitoso” el resultado del juicio, la familia de Aylin también se reconoció satisfecha con la resolución.

“Dentro de todo, nos deja conformes y satisfechos con la pronunciación del tribunal”, dijo Carolina González, una de las hermanas mayores de Aylin y quien ha sido la voz y rostro de la familia, enlutada desde el hallazgo del cuerpo.

“Con esto (la sentencia) -dijo- se podría decir que puedo empezar a vivir el duelo. Para mi madre igual es un descanso, porque no hemos podido bajar la marcha de lo que hemos estado haciendo, y no hemos podido llevar un duelo en paz”.
Pese a que ha pasado más de un año desde la muerte de la hermana menor de la familia, afirmó González, “es una pérdida que hasta hoy aún duele y más viendo que la otra parte reclama y dicen que sus hijos son inocentes”.

“Nosotros nunca más vamos a poder tener a Aylin, nunca más vamos a poder abrazarla, besarla, escucharla, nunca más. Ellos van a tener a sus familiares, aunque sea tras las rejas, pero los van a poder tener”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here