Para tener en cuenta

Conviene tener en cuenta otras realidades, como la española, de manera de planificar, cuando llegue el momento y las cifras así lo justifiquen, las medidas que permitan volver a la normalidad.

En España, y en general en Europa, se habla a estas alturas de la pandemia por Covid-19 de “desescalada”, asumiendo una nueva etapa dentro de la crisis sanitaria. Las muertes y los contagios han ido bajando, permitiendo a las autoridades tomar medidas que tienden a volver -con las limitaciones pertinentes- a la normalidad.

Las autoridades españolas informaban este domingo de 70 muertes por Covid-19 en las últimas 24 horas, elevando la cifra de fallecidos desde el inicio de la crisis a 28 mil 752. Los contagios confirmados sumaban 235 mil 772 desde el comienzo de la pandemia, con 246 nuevos casos en la jornada dominical, lo que supone un incremento de 0,10%, el más bajo de la semana. También bajó el número de hospitalización de 125 el sábado a 86 el domingo. Y en las últimas 24 horas solo tres personas necesitaron ser atendidas en unidades de cuidados intensivos.

Todas cifras que avalan la decisión del gobierno español de ir levantando las limitaciones que se dispusieron para enfrentar la crisis. A partir de hoy, por ejemplo, las familias podrán pasear sin limitantes de número. Podrán hacerlo ambos progenitores y todos los hijos, independiente de la cantidad.
Se determinó que la “desescalada” fuera por fases. Así, en las ciudades que asumen la Fase 1 los paseos podrán ser de hasta 10 personas (aunque no hay límite si se trata de convivientes), mientras que en Fase 2 esta cifra sube a 15.

En el ámbito educativo, la Fase 2 determina que a partir de hoy podrán abrir los colegios e institutos para dar clases de refuerzo voluntarias a los alumnos. Aunque esta disposición no estuvo exenta de polémica, ya que en principio incluía a niños de cero a seis años. Sin embargo, los gobiernos regionales decidieron que no iban a abrir para estudiantes tan pequeños por el riesgo de contagio que conlleva.
A lo anterior se suma la decisión de que la competencia del fútbol profesional vuelva a jugarse a partir del 8 de junio.

En Chile la situación es muy distinta. Con una creciente curva de contagios, fallecidos, y una red hospitalaria al límite de sus capacidades, no queda mucho espacio para pensar en “desescaladas”. No obstante, conviene tener en cuenta otras realidades, como la española, de manera de planificar, cuando llegue el momento y las cifras así lo justifiquen, las medidas que permitan volver a la normalidad. O al menos a la normalidad que nos quede después de una experiencia tan compleja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here