Pandemia en momentos de sequía

Hay varias formas de trabajar durante la pandemia, y una de ellas es quedarse en la casa y hacer “teletrabajo”, que resulta una excelente opción que nos permite la tecnología actual, de la que gozamos los que somos privilegiados, con buenos computadores y buenas conexiones a internet. Pero, ¿qué pasa en aquellos sectores rurales que no tienen esos privilegios y que necesitan el apoyo de nosotros, de los que somos profesionales y hacemos transferencia tecnológica?

Efectivamente muchos profesionales, médicos veterinarios, especialmente, pero también técnicos agrícolas e ingenieros agrónomos, somos necesarios en la “primera línea del campo”. Los agricultores nos necesitan, por diversas razones. Los animalitos se enferman o hay que hacer los tratamientos sanitarios preventivos en la fecha que corresponde, hay que sembrar las praderas, para que haya comida cuando se produzcan los partos, pero sobre todo somos la cara de los agricultores hacia el mundo, en nuestro caso del Estado y de la academia.

Lo grave de esta época de pandemia, es que nos tocó además estar en una de las sequías más brutales de la historia, ni siquiera en algunos campos hay agua para bebida de los animales, y a la fecha, al menos en las regiones de Maule y, principalmente, en O´Higgins, no ha llovido prácticamente nada. He recorrido los rebaños de ovinos durante las última tres semanas, he conversado con los agricultores. Me sorprende su resiliencia, me sorprende cómo han logrado que sus ovejas, que están entrando a último tercio de gestación, estén todavía en buena condición corporal, gracias a que durante años de transferencia aprendieron el valor de guardar forraje para las épocas de mayores requerimientos, y con gran esfuerzo se preparan para los momentos más importantes del ciclo ovino. Veo, con orgullo, lo importante que ha sido y que es el trabajo como transferensista.

Ahora, desde el mes de mayo, empieza el desafío del inicio de la lactancia de las madres. Es una incógnita lo que pasará esta temporada. El Dr. Santibáñez en su boletín climático de mayo de 2020 no augura un buen pronóstico de lluvias para esta temporada. Lo grave, además, es que estamos en pandemia, y parte de la ayuda del gobierno, y especialmente del Indap, debe irse a Salud Humana. Así, los que somos transferensistas de corazón, en esta época de pandemia nos toca estar en el campo, nos toca contener y nos toca desde ahora en adelante innovar lo más posible para que, especialmente los pequeños productores, puedan contar con los recursos alimenticios para sostener a sus masas ganaderas.

Hoy más que nunca el trabajo de los transferensistas es importante. Pero esto debe ir más allá. Necesitamos aprender a prepararnos para las épocas complicadas. Así, la investigación, la innovación y la transferencia deben estar a la vanguardia. Hay que buscar las alternativas para recuperar los suelos, para lograr que la poca agua que caiga sea cosechada y no se pierda, para que los animales estén sanos, en ese concepto maravilloso que es que “la salud del suelo y la salud de los animales es una sola”. Sobre todo, hay que educar y generar competencias, en nuestros estudiantes y en nuestros jóvenes agricultores, para que sean, como generación de recambio, los protagonistas de un desarrollo sustentable.

Como Centro de Investigación, OVISNOVA estamos en ello. Pero además estamos en la cruzada de trabajar en equipo con otros profesionales para que en conjunto logremos rescatar los sectores de secano, y que nuestra pequeña agricultora, nuestros productores de ovinos, no mueran en este momento histórico, de “pandemia en momentos de sequía.

Dra. Marcela Gómez Ceruti
Directora Centro OVISNOVA UST

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here