¡Otra cosa es con guitarra y de 16 cuerdas!

Estimado Director:

Debido a que se está haciendo muy común, se ve a diario que jóvenes que hoy lideran protestas en contra de todo lo que se mueve en nuestro Chile, se declaren seguidores acérrimos, a todo evento, de regímenes extranjeros, que claramente no gozan del agrado de una gran parte del planeta e incluso con formas de gobernar que no son muy buenos ejemplos de aplicación de democracia, menos de dar libertades a la población para expresar sus descontentos, disentimientos o al menos proponer algo con “0” (cero) posibilidades de salir a la calle con un cartel, para manifestarse, y de otras situaciones que solo se aprecian y se añoran cuando no se les tiene a la mano y a su libre albedrío…

Sería muy pedagógico, muy enriquecedor, muy de piel, más serio, el que todos estos jóvenes tuvieran la posibilidad de vivir, no en una visita de doctor por una semana, sino que por un buen tiempo, en vivo y en directo, lo que significa el vivir bajo esos sistemas de Gobiernos tan diferentes, con otras restricciones, sin las comodidades tan comunes y obvias para nosotros en el día a día, pero tan lejanas para quienes viven en ellos.

Porque resulta tan fácil, tan verdaderamente cómodo, apoyar fervorosamente a todo evento a gran distancia a estos sistemas de gobiernos, desde la comodidad de Chile y las libertades que les brinda. Y después de vivir la experiencia “in situ”, todos sus argumentos tendrán más sustancia, más realidad, es decir, serán más consecuentes y creíbles…

¡Otra cosa es con guitarra y de 16 cuerdas!

Luis Enrique Soler Milla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here