Nuevos escenarios educativos desde el hogar a partir del Covid-19

A partir de la suspensión de clases como una medida preventiva ante la propagación del Covid-19, resulta importante reconocer que está provocando cambios para todos, que necesitamos asimilarlo y que en definitiva puede afectarnos de distintas maneras, por lo que lo principal es tratar esta emergencia en familia, acompañándonos, otorgando instancias para conversar sobre nuestras preocupaciones, tomar consciencia de protegernos como comunidad, organizando nuestras tareas diarias y continuando con nuestras responsabilidades, pero ahora, desde casa.

El trasladar las obligaciones del estudio escolar y universitario a los hogares es un nuevo panorama, requiere establecer rutinas y hábitos que permitan mantener el estudio como una actividad a realizar desde un modo de trabajo menos rígido, pero que demanda gran compromiso. La “organización” aporta en mantener una tranquilidad y calma frente a la situación, comprendiendo que este tiempo de estar en casa permitirá avanzar en aprendizajes.

Por tanto, el trabajo autónomo, fijar horarios y metas, permitirán mantener una formación constante en el tiempo.
Dentro de la adaptación a los cambios que ha traído consigo el coronavirus, el acceso a internet presenta grandes oportunidades mediante un uso inteligente y responsable de la red, que permita seguir el trabajo educativo online.

Muchos estudiantes estarán más tiempo de lo habitual frente a herramientas digitales, para acceder a clases virtuales y a contenidos online, además de vivenciar momentos de ocio, contacto virtual con pares y amigos, por la falta de relación cercana en el diario vivir. En este sentido, es relevante determinar el tiempo de uso de Internet que, dentro de la capacidad crítica, se valore su uso tanto académico como social, evitando que el “estar conectado” prevalezca sobre ellas.

Esta inesperada emergencia debemos vivirla con responsabilidad, es importante que nos quedemos en casa, aprovechar el tiempo para estudiar, organizarnos con nuestros deberes y conjugarlos con otras actividades, las cuales nos permitan tener espacios de relajación frente a este tenso momento que vive la humanidad, que estas vivencias sean una oportunidad para aprender a gestionar bien el tiempo y lo mejor de forma segura sin arriesgar a quienes más queremos.

Karen Gajardo Asbún
Magíster en Política y Gestión Educacional
Académica de la Facultad de Ciencias de la Educación
Universidad de Talca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here