Nuevo «impuesto solidario» en Argentina impactará en el turismo

Según el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana, en 2020 el flujo emisivo de turistas podría reducirse más de un 30 %,

publicado por

Avatar
6 de enero de 2020
1025
Aerolíneas Argentinas es una empresa estatal que concentra una parte importante del mercado de los viajes al extranjero y nacionales.

El nuevo «impuesto solidario» en Argentina, por el que se incrementarán en un 30 % los gastos en divisa extranjera, afectará particularmente al sector turístico y podría dañar la rentabilidad de las rutas aéreas que conectan al país sudamericano con el mundo, en especial, los países vecinos.

El denominado impuesto «para una Argentina inclusiva y solidaria», entró en vigencia el pasado 23 de diciembre, como parte de una batería de medidas adoptadas por el nuevo Gobierno del peronista, Alberto Fernández, para intentar una mejora en las deficitarias cuentas públicas del país, en recesión económica desde 2018.

El nuevo tributo supone un recargo del 30 % a todas las operaciones que impliquen la adquisición de moneda extranjera, como la compra de dólares para atesoramiento, bienes y servicios, incluyendo los gastos en el extranjero con tarjetas, la compra de paquetes turísticos y pasajes de avión.

TIPO DE CAMBIO

Aunque la reglamentación aún no es del todo clara y hay muchas dudas sobre su aplicación, el sector del turismo se ha mostrado en desacuerdo con el nuevo impuesto, advirtiendo que impactará negativamente no solo en el turismo emisivo y receptivo, pese a que a la llegada de turistas extranjeros se ve incentivada por un tipo cambio muy competitivo, tras la fuerte depreciación del peso argentino en 2019.

El encarecimiento de los viajes al exterior impactará en las agencias de turismo que venden paquetes y pasajes, las cuales -en su mayoría- son pymes. «Las agencias generan puestos de trabajo y tributan en el país. Este va a ser un problema serio», dijo Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo.

Según un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana de la Fundación Mediterránea, en 2020 el flujo emisivo de turistas podría reducirse más de un 30 %, dando lugar a que, por primera vez en 12 años, la cantidad de argentinos que salen de su país sea menor a la de los extranjeros que llegan.

MENOS VIAJES

De acuerdo a las últimas estadísticas oficiales disponibles, en los primeros diez meses de 2019, Argentina recibió por vía aérea a 2,5 millones de turistas extranjeros, con un salto interanual del 13,9 %, mientras que en igual período las salidas de argentinos al exterior se desplomaron un 12,5 %, hasta los 3,4 millones.

En su informe, IERAL advierte que una contracción en el turismo emisivo puede tener consecuencias indirectas sobre el turismo receptivo, ya que la rentabilidad de las rutas que conectan a Argentina con el mundo «podría disminuir en forma significativa y afectar su sustentabilidad», acotando la recepción de turistas extranjeros.

Con menos rutas o frecuencias, Argentina tendría vería encarecer -por una baja en la oferta- los vuelos internacionales. «Vamos a perder la oportunidad que tenemos hoy, gracias a la devaluación del peso, de ser competitivos y esto va a producir que Argentina se vuelva a aislar», advirtió Aldo Elías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here