Nuevo horario para el comercio en la región no cuenta con apoyo unánime

Desde la Cámara de Comercio de Talca se alegó sobre las bajas ventas que se vienen arrastrando desde el estallido social, así como que la propuesta generaría mayor aglomeración de personas por la restricción en los horarios. Advirtieron además que la misma pudiera generar un mayor número de desempleo.

publicado por

Avatar
12 de abril de 2020
3986
Los comercios talquinos exigen más horas de servicio para evitar las multitudes.

Desde el Gobierno Regional se está evaluando establecer a partir del lunes venidero un nuevo horario para el comercio en toda la región, el cual prestaría servicios -de forma continua- hasta las 15:00 horas de lunes a viernes, manteniéndose cerrados los fines de semana.
Para ello se ha obtenido la aprobación de los gremios de comerciantes de las provincias de Curicó, Linares y Cauquenes, sin embargo, sus similares de Talca no están de acuerdo con dicha propuesta.

El Intendente del Maule, Pablo Milad, llamó a los comerciantes talquinos a adherirse a la iniciativa o que hagan una proposición similar a la antes mencionada.

Resaltó que para la puesta en marcha de la medida debe primar el común acuerdo entre todas las partes, descartando que la propuesta en sí, represente una imposición por parte del Gobierno a los empresarios de esta actividad económica.

La autoridad admitió que el impacto de la presente emergencia sanitaria pudiera prolongarse de cuatro hasta siete meses, por lo que es necesario configurar una estrategia para no cortar la cadena de suministro de alimentos a la población, sin que este hecho figure como un foco de propagación del contagio el Covid-19.

Milad indicó que durante la presente jornada se protagonizará un nuevo encuentro con representantes de la Cámara de Comercio de Talca.

MÁS INFORMACIÓN DE DIARIO EL CENTRO

Gobierno evalúa imponer horario de cierre para el comercio en la región

Alcalde de Talca pide cierre de comercio los fines de semana e insiste en cuarentena comunal

CAMARA DE COMERCIO
Ante tal disyuntiva, Fernando Jiménez, presidente de la Cámara de Comercio de Talca, recordó que los comerciantes de la capital regional vienen siendo afectados desde el estallido social, experimentado ventas alicaídas desde octubre del pasado 2019.

Recordó que, desde inicios de la presente crisis sanitaria, las grandes tiendas y algunos pequeños y medianos comercios locales, de forma voluntaria dejaron de prestar servicios durante un tiempo.

“Talca no es lo mismo que Curicó y Linares. Por ser la capital regional muchas personas vienen a surtirse a Talca. Si a estas personas le comenzamos a limitar los horarios, las obligamos a concentrarse a la vez en un periodo de tiempo más corto”, reflexionó.

El representante gremial comentó que la restricción hasta las 15:00 provocaría una mayor aglomeración en el comercio local, dado al tiempo limitado para igual número de clientes, afirmando que “a menor tiempo abierto el comercio, más aglomeración de gente”.

Consideró que un eventual cierre a las 17:00 horas como un horario prudente para evitar multitudes al interior de los locales, teniendo en cuenta -además- el nuevo uso horario. Consideró además que la apertura durante los fines de semana pudiera ser motivo de una decisión que pudiera variar.

Indicó que la propuesta en la restricción de los horarios por parte del Gobierno, pudieran traer consigo el aumento en el número de despidos, como un mecanismo de las empresas para poder mantenerse sobre un punto de liquidez.

Denunció además la presencia de un alto número de informales que si pudieran incidir de forma negativa en el escenario sanitario por el que está atravesando la región.
Consideró que el número de infectados en la región no es tan alarmante como el de otras regiones, donde el comercio sigue prestando sus servicios sin condicionantes en sus horarios.

Los comercios talquinos exigen más horas de servicio para evitar las multitudes.

CIERRE DEL COMERCIO ¿SOLO PARA EL SÁBADO?
A pesar de los múltiples pronunciamientos con respecto a las medidas restrictivas para la prestación de servicios del comercio en la región durante la celebración de la Semana Santa, no existía una verdadera claridad, tanto para comerciantes, como por la población en general, de por qué tiempo imperaría dicha normativa.

En palabras del Intendente Pablo Milad “este fin de semana hubo un acuerdo por parte de todas las cámaras de comercio de la región del Maule, que significaba cerrar el sábado y por ende el domingo estaba asociado a la no apertura de los locales comerciales”.

Es por ello que desde el Gobierno Regional se llamó a todos los locales de este sector a sumarse a dicho acuerdo, excepto los locales de abastecimiento de alimentos, así como las farmacias y bencineras.

UN CREA “FUERA DE PROTOCOLO”
Consultada la autoridad por la elevada aglomeración de personas que formaron largas filas en el Crea talquino durante la jornada de este viernes, donde no se respetó el distanciamiento apropiado para evitar la eventual propagación de este virus, Milad indicó que para esta situación en particular se trazó un protocolo establecido desde la municipalidad de Talca.
“Se establecieron barreras, vayas, manteniendo el distanciamiento entre las personas y un número acotado de personas a las que le permitirán entrar y salir. Este protocolo no se respetó”.

Señaló que ante esta situación -la cual se produjo entre las 11:00 y 12:00 horas- y en el lugar hizo su presencia efectivos del Ejército y Carabineros para apoyar en el cuidado del orden público y las medidas sanitarias establecidas para evitar posibles contagios.
Agregó que a este accionar se sumaron un grupo de fiscalizadores de la seremia, lo que provocó que, según su apreciación, esa situación “llegó a buen puerto. Hubo retraso en la gente, hubo colas de largas distancias, pero todo concluyó con normalidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here