Noticias falsas, pandemia y redes sociales

No porque alguien tiene un “fanpage” en Facebook y le pone nombres rimbombantes eso equivale a un medio de comunicación. Claramente no.

En situaciones de crisis, como ocurre a nivel planetario con la pandemia del Covid-19, se vuelve en extremo relevante la calidad, seriedad y verificación de la información que consume el público, por cuanto sabemos –por experiencias en Chile y el extranjero- que, finalmente, de ello dependerá la orientación de la opinión pública.

Así ha ocurrido en recientes procesos eleccionarios o plebiscitos. La circulación de noticias falsas en redes sociales, su reproducción casi automática por parte de muchas personas y los cuestionamientos hacia las instituciones, es una mezcla que termina por facilitar que grupos de influencia terminen imponiendo sus intereses.

Es decir, si bien es correcto y positivo que el público ya no mire como antes las noticias, también es importante que no se impongan “verdades” preestablecidas, como que todo lo que provenga de los medios de comunicación sea engañoso o busque algo más que simplemente mantener informados a los ciudadanos.

Lo que también alarma, en este mismo sentido, es que el discurso político populista tiende justamente a calificar todo lo que no le sirve como falso o montaje, sin importar si es o no cierto o si está o no respaldado por una fuente confiable. Es decir, lo que no sirve a sus intereses, es falso o una injuria, así de simple y así de peligroso.

Y ese discurso se termina extendiendo a la ciudadanía. Solo así se entiende que haya personas que incluso dudan de que la tierra sea redonda. Por ello, resulta muy importante que los propios ciudadanos prefieran información de medios de comunicación con trayectoria, continuidad informativa, dirigido e integrado por periodistas.

No porque alguien tiene un “fanpage” en Facebook y le pone nombres rimbombantes eso equivale a un medio de comunicación. Claramente no, simplemente porque no cumple con requisitos básicos que obligan a informar en forma responsable, esto es, un domicilio, un director y un representante legal, todo verificable.

Así, buscado justamente mitigar la circulación de noticias falsas, es que la red social Twitter anunció este lunes –según un informe de Agencia EFE- que empezará a alertar a los usuarios ante informaciones que considere engañosas sobre Covid-19, de manera que bajo estos contenidos aparecerá un aviso, se ocultará o será eliminada.

De esta forma, si la inteligencia artificial o los verificadores humanos de Twitter y sus empresas asociadas detectan contenido sobre el coronavirus que pueda resultar «dañino», ya sea por ser engañoso o haber sido desmentido, se le añadirá abajo un enlace a información contrastada con la alerta «Infórmate de los hechos de Covid-19».

Según la nota de prensa, la red social Twitter anunció que en caso de que estos contenidos tengan un potencial «severo» de causar daño, serán escondidos y sustituidos por el mensaje “Parte del contenido compartido en este tuit entra en conflicto con las directrices de los expertos en salud pública en relación a Covid-19”.

En los casos de informaciones engañosas que la compañía considere más extremas y dañinas, se procederá directamente a la supresión del tuit. El mecanismo de alerta se activó este mismo lunes con un anuncio en su blog oficial, donde Twitter aseguró que también se aplicará a tuit compartidos con anterioridad, es decir, efecto retroactivo.

Se trata de un paso relevante, más todavía, cuando viene de una de las empresas gigantes en materia de redes sociales. Es de esperar que los propios usuarios exijan a Facebook e Instagram realizar advertencias similares, en particular, eliminando perfiles que son engañosos y otros que se hacen llamar medios de comunicación, sin que sean reconocidos como tal por las legislaciones de cada país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here