¡Ni una menos!

Sobre las razones, quedan fuera de todo análisis porque sencillamente nada justifica que un miembro de la pareja le quite la vida al otro.

publicado por

Avatar
9 de diciembre de 2019
29

Una mujer de 44 años de Chanco, se convirtió en la primera víctima de femicidio en lo que va del año en la Región del Maule. Murió presuntamente tras el salvaje ataque con un arma cortopunzante a manos de su esposo (61), quien fue encontrado en una dependencia de su domicilio ahorcado, y el arma cerca de su cuerpo.

La dramática escena fue vista por el hijo de la mujer, quien solicitó ayuda a un paramédico y éste último, alertó a Carabineros, quienes constataron que ambos estaban fallecidos.

Con profundo pesar, las autoridades lamentaron lo sucedido, que aunque se encuentra en investigación, existen sendos indicios de que el responsable de quitarle la vida a la madre del menor, a la persona que en principio juró amar, cuidar y proteger, había sido el sujeto.

Sobre las razones, quedan fuera de todo análisis porque sencillamente nada justifica que un miembro de la pareja le quite la vida al otro. Pese a que se han realizado múltiples campañas para prevenir la violencia familiar o denunciar a los agresores, el sistema en contadas ocasiones no logra su objetivo, e igualmente las mujeres son víctimas de agresiones físicas y/o psicológicas, la mayoría de las veces a vista y paciencia de los hijos, pequeños, adolescentes y jóvenes que quedan con un tremendo daño psicológico y moral, y traumas difíciles de sanar.

¡Ni una menos! grita el eslogan que condena el abuso, el femicidio. Si bien éste es el primer caso consumado que ocurre en el Maule en lo que va del año –y esperemos de paso sea el único- la violencia contra la mujer sigue siendo un delito de connotación social y recurrente en la región, a pesar de las severas condenas contra los autores de estos brutales ataques.

En todo caso, la tendencia es a la baja. Hoy fue uno, pero para sus deudos es una tremenda tragedia la que hay detrás.

Duelen y conmueven las cifras, como las registradas el 2018 en el Maule, donde se contabilizaron cuatro femicidios consumados y nueve frustrados. Este año en tanto, nueve mujeres estuvieron a punto de morir a manos de sus parejas, literalmente “se salvaron”, pero los milagros no existen, por ello es importante trabajar en la prevención del abuso, asistiendo a terapia, denunciando, pero sobre todo, evitar normalizar actitudes que presentan indicios de violencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here