Nace espumante de origen artesanal

Cristian Guzmán -radicado en Sagrada Familia- presentó su producto estrella con apoyo de Indap.

El viticultor mostró su orgullo por su espumante de origen artesanal.

Más de 20 años en la producción de vinos y chicha tiene el productor, Cristian Guzmán, del sector de Rincón de Mellado, en la comuna de Sagrada Familia. Partió con una sociedad familiar, conformada por diez socios. Con el tiempo, muchos se quisieron independizar y eso fue acabando el entusiasmo por la bodega asociativa. El año pasado, la sociedad llegó a su fin, pero Cristian decidió continuar el negocio y adquirió la bodega con todo su equipamiento y capacidad para 16 mil litros de vino.

“RINCONCITO”
Cristian es usuario del Programa de Desarrollo Local (Prodesal) del Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (Indap) y, a su famosa chicha y vinos artesanales, sumaron la temporada pasada una máquina para la elaboración de su espumante “Rinconcito”.

“Hace algunos años que ya se puso de moda y nació la idea de hacer mi propio espumante, como una manera de activar esta bodega después de fiestas patrias. Pensé en contar con una máquina para hacer este trago que funciona bien en el verano, para no dejar cerrada la bodega. Por intermedio de Indap postulé a esta máquina para elaborar el espumante y unas cubas para almacenar el producto. Lo vendo acá en la zona y también está saliendo a Santiago. Y eso a mí me pone muy feliz.”, expresó

“LA PICÁ DEL NEGO”

El pequeño emprendedor es productor de uva, pero también la compra a otros productores de la zona. Hoy trabaja junto a su esposa y, en la temporada de elaboración de sus brebajes, ofrece trabajo a otras tres personas, además de quienes se desempeñan en la vendimia.

Cristian participa activamente en las ferias campesinas apoyadas por Indap, donde -asegura- siempre ha tenido mucho éxito, lo que le ha permitido abrir puertas para sus productos. Por eso agradece el apoyo de la institución en las distintas fases de su emprendimiento. “El apoyo de Indap siempre ha sido muy bueno. Las veces que he necesitado su ayuda, he tenido siempre las puertas abiertas, lo mismo que en Prodesal”, indicó.

En su bodega “La Pica del Nego”, Cristian elabora y vende sus productos. “Para mi llenar una botella, ponerle el corcho y la etiqueta, con cualquier producto que tengo, me hace feliz, la venda o no, porque sé que cuando uno hace un producto de calidad, lo va a vender. Por algo son 20 años de sacrificio y trabajo, nadie me ha dado nada, todo es empeño, yo creo que todo lo logramos si le ponemos empeño”, subrayó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here