Murales impactan en forma positiva en niños hospitalizados

La obra, más que una expresión artística, tiene implícito un efecto favorable para la experiencia de los pacientes internados en el quinto piso del Hospital Regional de Talca

publicado por

Avatar
20 de diciembre de 2019
436
La jefa del servicio pediátrico, Mónica Donoso, y la artista visual, Claudia Troncoso, presentaron detalles del proyecto.

Lo que antes era una pared blanca y fría es ahora un estallido de colores que narra tantas historias como permita la creatividad. La intervención es obra de la artista visual, Claudia Troncoso, y decora algunas de las salas del área de pediatría del Hospital Regional de Talca.

De las 24 habitaciones hasta ahora han sido pintadas dos salas del servicio de pediatría y cirugía infantil, una sala de tratamiento de urgencia y otra de atención. La idea es replicar los murales en toda el área pediátrica y, para ello, desde el centro asistencial invitan a la población en general a sumarse.

Se trata, dijo Mónica Donoso, jefa del Servicio de Pediatría, es una oportunidad para participar en el proyecto, porque “lo que aquí se haga va a ser algo permanente”.
Si alguna comunidad quiere hacer aportes para continuar realizando los murales, quedará escrito en la pared el nombre de la agrupación que lo financió como evidencia de que se trató de un trabajo colaborativo.
Para plasmar los primeros murales, contribuyeron la empresa Homecenter Sodimac y la Universidad Católica del Maule (UCM).

¿QUÉ REFLEJAN?
Artísticamente no hay un tema único en los dibujos. “La idea es que en todas las salas se pueda contar un cuento, los papás pueden interactuar contando historias a los niños para que ellos pregunten y se motiven a imaginar, distraerse y pasar un momento mucho más grato de lo que pensaron”, detalló la autora de los murales.

La obra, más que una expresión artística, tiene implícito un efecto favorable para la experiencia de los niños internados en el quinto piso del recinto de salud.
Tal como lo explicó el doctor Donoso, director del hospital de Talca, la intervención -al crear un ambiente más acogedor- es capaz de incidir en la recuperación del niño: “Se ha visto en otras experiencias en el mundo que tener estas experiencias más amigables hace que los niños tengan menos estrés durante la hospitalización, menos estrés postraumático y acorta las estadías”, afirmó.

Pruebas de los efectos positivos que causan estos proyectos son numerosas en la medicina. “En la urgencia nos tocó un pequeñito que venía llorando por un procedimiento en un dedito, ingresó a la sala, paró el llanto, comenzó a mirar y terminó sonriendo. Uno ve cómo estas cosas multiplican”, recordó Donoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here