Mundo cultural destaca en la poesía de Efraín Barquero su profunda espiritualidad

Quien fuera reconocido con el Premio Nacional de Literatura en 2008, contaba con una obra que según los expertos le debe mucho a sus experiencias tempranas en su natal Teno y su paso por Curicó y Constitución.

publicado por

Avatar
1 de julio de 2020
122
El poeta Efraín Barquero en una imagen de 1999.

Ayer a través de una publicación por redes sociales de Ediciones Lastarria, se supo que el poeta, premio nacional de literatura 2008, Efraín Barquero, había fallecido. A los 89 años el vate nacido en Teno, dejó este mundo en su departamento en la comuna de Providencia, producto de EPOC, enfermedad pulmonar crónica que sufría hace años. A partir de entonces el mundo cultural reaccionó con tristeza, y recordando su legado.

De esta forma, la ministra de las culturas, las artes y el patrimonio, Consuelo Valdés, fue una de las primeras, manifestando a través de su Twitter que: “Lamentamos la partida de Efraín Barquero, un autor que transformó las cosas simples de la vida en poesía. El Premio Nacional de Literatura fue un reconocimiento a ese talento y sensibilidad social. Valoramos su gran legado y enviamos condolencias a su familia”. Desde el Maule, la seremi de las culturas, Pía Soler, solo lo retuiteó.

POESÍA ESPIRITUAL
De nombre real Efraín Barahona Jofré, cultivó una poesía que quienes han analizado su obra la catalogan esencialmente como de un profundo carácter espiritual. Sus primeras incursiones en las letras las hizo a mediados del siglo pasado, por lo cual últimamente se le consideraba el último representante de la generación del 50’.

En sus poemas hay muchas imágenes de la vida campestre, y por otra parte su seudónimo lo habría sacado de la actividad marítima y los míticos faluchos que pudo observar en Constitución. De acuerdo al sitio Memoria Chilena: “La utilización de arquetipos del mundo popular y campesino, como ‘el padre’ o ‘la compañera’, son las constantes de una poesía emparentada con la tierra y con una suerte de mitología de lo cotidiano, donde se refuerza la presencia de la tradición”.

De acuerdo al crítico literario y columnista de El Mercurio, Pedro Gandolfo, “Efraín Barquero, es un poeta en principio muy ligado a Maule en sus imágenes y temática. Sin embargo, lo que me impresiona es cómo evoluciona en su poetizar desde lo más costumbrista hasta una espiritualidad universal. Eso le concede una gran variedad de registros donde aparecen varios Barqueros, y sería un error reducir su voz a una única voz”.

“La continuidad dentro de esa variedad la encuentro en un verso con distintas cadencias, que sostiene una visión trascendente de lo humano. Un verso que siempre, con mucha finura, busca capturar aquello intangible que se oculta entre la materialidad del mundo”, continúa.

DESDE TENO HACIA EL MUNDO
El antropólogo Juan Carlos Muñoz ha estudiado la obra de varios poetas de Teno, en una investigación que aún está en curso y que espera que pueda concretar a futuro en una publicación. Acerca de Efraín Barquero cuenta que el vate nació en el sector de Piedras Blancas, donde estaban emplazadas las familias más antiguas de Teno. La casa donde nació aún está en pie, y su dueño es un primo del poeta.
Era hijo de un panadero, y comenzó a salir de su pueblo natal cuando partió a estudiar a Curicó. Más adelante cambió su residencia a Constitución, y luego se fue a Santiago. Allí fue importante en sus inicios el apoyo que recibió de Pablo Neruda, quien le escribió el prólogo a su primer libro “La piedra del pueblo” (disponible para descarga en el sitio www.memoriachilena.gob.cl).

Su vinculación política fue con el gobierno de Salvador Allende, quien lo nombró agregado cultural en Colombia. También, en la década de los 60’ fue importante para su obra un viaje que hizo a China. Tras el golpe militar estuvo exiliado en Francia.

Juan Carlos Muñoz recuerda también que durante la dictadura un alcalde le otorgó el nombramiento de hijo ilustre, pero él se negó a recibirlo, en lo que el investigador ve una motivación política evidente.

Finalmente comenta que “sería bueno que desde la municipalidad (de Teno) se le pudiera reconocer toda vez que su obra que nos dice mucho en estos tiempos, pues es una obra que nos habla mucho de la sencillez, de la humildad, que es algo que se ha ido perdiendo en la vorágine de la posmodernidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here