Momento clave para la digitalización

Estando en el año 2020 es inconcebible pensar que las personas sigamos enfocando nuestros esfuerzos en tareas repetitivas y simples, y por ende invirtiendo lo más preciado que tenemos, el tiempo, en procesos que pueden ser fácilmente digitalizados.

La automatización de procesos rutinarios debería ser una prioridad para las empresas por tres motivos: disminuye costos laborales asociados a la ejecución de esas tareas, acelera los procesos dramáticamente y motiva al personal, pudiendo delegar tareas tediosas a los sistemas para poder enfocarse en lo importante.

La automatización de procesos como la distribución de recibos de sueldo, control de vencimientos de contratos, altas de empleados, gestión de solicitudes de empleados son tareas fácilmente automatizables y delegables a la tecnología. En cambio, la fidelización de empleados, el desarrollo de planes de carrera, la innovación de los procesos y productos, son las tareas en donde las personas deberíamos concentrarnos en el futuro.

Todos hemos escuchado que la mayoría de los puestos de trabajos desaparecerán en los próximos años, debido a que serán reemplazados con la automatización y la inteligencia artificial. Si esto es así, ¿porque no estamos acelerando el proceso de adopción de tecnología para la simplificación de los procesos empresariales?

Hay dos posibles respuestas para esto, y ninguna de las dos es buena. La primera es porque muchos creen que sus funciones no pueden ser automatizadas, y la segunda y, la más habitual, es porque saben que sus tareas pueden ser automatizadas, y justamente temen por ser desplazados por la tecnología que él mismo impulsó. En este sentido, la historia ya nos ha mostrado en numerosos casos que el avance de la tecnología no puede ser frenado, y en este escenario es mejor liderar el cambio a ser arrasado por él.

Esteban Zecler

CEO de Zetech

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here