Medidas sanitarias esconden “cifras negras” de violencia intrafamiliar

“Podríamos decir que ha bajado el número de casos, pero tengo certeza que eso no obedece a la realidad, porque -por el contrario- tenemos un aumento de casos”, dijo el juez, Fernando Bravo

En el Juzgado de Familia de Curicó se han dispuesto medidas especiales para facilitar la denuncia de mujeres víctimas de violencia intrafamiliar.

Un efecto particularmente negativo y preocupante arrojado por la actual emergencia sanitaria derivada de la pandemia, es el aumento silencioso de la denominada “cifra negra” en torno a casos de violencia intrafamiliar (VIF), las cuales eventualmente han ido en aumento, pero escondidas tras las cuarentenas o la obligación de permanecer en casa producto del “toque de queda”.

Se estima que estos hechos se producen en el contexto de medidas como cuarentenas obligatorias o voluntarias, además de la prohibición de circular por orden de la autoridad militar, lo cual ha modificado las conductas y hábitos de agresores y víctimas, explicó el vocero del Juzgado de Familia de Curicó y juez titular, Fernando Bravo.

El magistrado indicó que la situación de encierro hace que las personas se vean en la obligación de permanecer en un mismo espacio por más tiempo que el habitual. Ello genera complicaciones y temores, como -por ejemplo- para quienes necesitan hacer la denuncia de agresión, especialmente, mujeres que ahora no pueden pedir auxilio.

“Además, a juicio personal, debo decir que hay un aumento en la gravedad de la agresión, es decir, ya no estamos junto a la normal denuncia de gritos o de un golpe, sino estamos frente agresiones más graves, más complejas, pero que se da totalmente intramuros, que no se sabe, que no se conoce, porque tampoco se denuncia, donde el agresor está con las víctimas -posiblemente- las 24 horas del día y en la misma casa”, agregó.

MÁS INFORMACIÓN DE DIARIO EL CENTRO

Monitoreo telemático para víctimas de violencia intrafamiliar

Con nombre y apellido hacen sensible llamado para frenar los femicidio

CASOS SIN DENUNCIAR
En forma previa a la pandemia, el agresor de VIF ocupaba una parte importante del día en otras actividades. “Antes se juntaba en otros lugares con amigos, consumía alcohol -quizás en otros sitios- y hoy ello ha cambiado, porque lo tenemos todo el día en la casa, muchas veces, en una cuarentena voluntaria, descargando su furia con las personas que están a su lado y que, generalmente, es su esposa o pareja y los hijos”.

El juez Bravo explicó que -frente al actual escenario- “podríamos decir a primera vista que ha bajado el número de casos de violencia intrafamiliar, pero tengo la certeza que eso no obedece a la realidad y así lo indica la situación a nivel nacional, en que -por el contrario- tenemos un aumento de casos y de la llamada ‘cifra negra’, esto es, gente que no está acudiendo a denunciar, porque no puede salir de sus casas.

En torno a la gravedad de las agresiones, el magistrado explicó que, en el contexto de las cuarentenas y “toques de queda”, en su tribunal “hemos recibido denuncias en que la víctima nos llama huyendo por la calle -con un niño de corta edad- y nos ruega que le ayudemos, porque el agresor la va persiguiendo con un cuchillo por la calle. Ese es nivel de denuncia que lamentablemente hemos tenido”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here