Me defino… Jessy Makarena Reyes Contreras

publicado por

Avatar
31 de marzo de 2020
101
Cortesía IND

¿Cómo fue su etapa estudiantil?

“Desde niña fui muy independiente, cuando crecí, tomé la decisión de irme a la universidad en Santiago. En ese tiempo ya entrenaba y vi esto como la oportunidad de mejorar mi rendimiento deportivo, allí estudié educación física y más adelante kinesiología. Mis padres me enseñaron que el estudio era lo primero, pero tuve la capacidad de demostrarles que podía hacer ambas cosas. Me fue muy bien en la parte deportiva y en la académica porque fui muy organizada y me perdí muchas fiestas”

¿De dónde surgió el amor por el Karate?

“El karate lo conozco a los 10 años porque mi hermano mayor lo practicaba, y por razones favorables para mí se instala una escuela en Curicó, en ese momento empecé a llegar al karate y desde la clase número uno me encantó y me decidí por esta actividad. Hoy en día como profesora de educación física y kinesióloga, veo el movimiento desde otra perspectiva, por eso agradezco haber iniciado en el karate, un deporte distinto que involucra la decisión y el carácter”.

¿Desde niña siempre quiso ejecutar esta práctica?

“No, yo llegue de casualidad, nunca antes me había llamado la atención, mi hermano me la presentó, me gusto y desde allí alucine con las películas de karate. Es un deporte que mi mamá al principio no quería que yo hiciera por la rudeza que lo caracteriza, pero para mí fue una gran motivación”.

¿En qué consiste su actual desempeño?

“Soy kinesióloga en la mañana y en la tarde me ‘disfrazo de karateca’ (risas). Mi esposo y yo compramos una propiedad en el centro de Curicó con el fin de fomentar el ámbito deportivo. Yo creo que el deporte cambia vidas y encauza gente, mi principal motivación es poder darle oportunidades a otros que conozcan el karate y ayudarlos a ser mejores seres humanos, valores que están olvidados en la sociedad y que este deporte enseña. Como profesora me interesa que el niño aprenda y que estén seguros mediante procesos y trabajos metodológicos”.

¿A qué retos se ha tenido que enfrentar para llegar donde hoy está?

“Primero soy una mujer que dirige una escuela de karate, eso fue un desafío muy personal. Como mujer hago un doble esfuerzo, soy mamá y soy esposa. Hay que intentar coordinar y optimizar los tiempos para poder estar en los dos lados. Otro reto fue la parte económica, tomar la decisión de adquirir una propiedad para el deporte, (área que no es muy lucrativa), pero para mí el karate nunca fue un negocio”

¿Cuál es el secreto del éxito profesional?

“Me siento afortunada porque trabajo en algo que me apasiona y no tiene un esfuerzo de fondo, esta es mi terapia y me hace muy feliz. El secreto es la pasión y las ganas que me motivan cada día. El ser deportistas me enseñó a ser muy exigente y ser muy organizada. El que quiere puede, por muy poco tiempo que tengan, hacer deporte siempre va a ser beneficioso”

¿Qué se requiere para ser una líder?

“No intentar ser como nadie, sino ser uno mismo. Como una actúa, va haciendo que las personas vayan creyendo en uno mismo. Es una cualidad que se da con el tiempo. Ser lo más transparente posible te permitirá cumplir con lo que pretendes”.

¿Ha sido difícil posicionarse en su disciplina siendo mujer?

“El escenario de la mujer ha crecido. Hoy estamos presentes en muchos espacios, pero falta que más mujeres se atrevan y confíen en ellas. En mi carrera deportiva al principio me costó un montón, pero cada día hay más profesoras y es algo que me llena de motivación y satisfacción, espero que con el tiempo podamos seguir creciendo. Me siento feliz de que muchas mujeres se hayan motivado a incursionar en este deporte, dejando los temores a un lado, porque el miedo y el coraje son chapas de una misma moneda, por eso es importante atreverse y tener el coraje”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here