"Espero que llegue pronto el día en el cual la gente sea libre de ejercer cualquier trabajo por el que sienta una pasión”.

¿Cómo fue su etapa estudiantil?

 “¡Uy, se me olvidó! (risas). Fui una buena alumna hasta segundo básico, luego, terminé en el Liceo de Niñas. Lo único que recuerdo del colegio es el coro de la profe, Susana Torres, un homenaje para ella, ya que bajo su alero salimos muchas que hemos seguido el camino de la música de diferentes formas. La profe es muy importante en la vida de mucha gente”.

¿De dónde surgió su amor por el área artística?

“Crecí en un lugar donde había muchos instrumentos musicales al alcance también por la familia Carrera, que es toda muy musical, así que era natural ver las posiciones para tomar los instrumentos, lo que es un gran aporte a la motricidad fina como lenguaje. Creo que el ejemplo es el mayor traspaso cultural y hasta genético”.

 ¿Defina que es para usted el arte?

“Creo que es la emoción que viaja desde un emisor a un receptor, quizás he pensado que tenía que ver con el artista en algún momento, pero hoy creo que es esa chispa de energía conmovedora que te provoca y estimula, dependiendo de las distintas conciencias. Todo esto tiene una consecuencia, ya que es altamente creador de cultura, por eso, necesitamos artistas en las sociedades que realicen estos actos de magia pura”.

 ¿Cuéntenos de su experiencia y trayectoria?

“Yo comencé muy pequeña estudiando piano con la profesora, Gabriela Peña, no se prolongó mucho, pero me alcanzó para tocar en el Museo O’higginiano, así que desde los nueve años he estado en lo más diverso que se pueda en relación a la música en la región. He seguido a muchos mentores que han compartido sus conocimientos conmigo y espero que eso continúe para seguir, aprendiendo”.

 ¿Coméntenos de su pasión por el futbol y si ha sido difícil incursionar en este deporte siendo mujer?

“Sí, le amo. Amo el juego, pienso que involucra tantas cosas, desde estrategia, estado físico, trabajo en equipo, me parece algo totalmente completo y, también, el tercer tiempo. Y sí, iniciar fue difícil, porque tus primos te bancan. Yo entré de casualidad, gracias a un amigo y, después, entendí que quería seguir jugando, pero iba a tener que ser yo la organizadora. Hoy ya no es necesario, juego con grupos mixtos y femeninos y lo paso increíble. ¡Un saludo pa’ todos! Les amo”.

 ¿Qué es lo que más le apasiona?

“La técnica mezclada con la pasión en sí misma y el momento de dejarlo todo en la cancha, de saber que, aunque todo este hacia arriba en un momento, igual vas a llegar, va a terminar y vas a haber aprendido un montón en el camino. La acción es verdaderamente apasionante y ver cómo la técnica va mejorando. Todo es motivador, como un dinamo de energía”.

¿Considera que actualmente en el país, se fomenta el arte?

“No creo que entendamos el arte en profundidad para fomentarlo, ya que allí que deberíamos invertir también en educación emocional. En esta sociedad mercantil, es tan caro todo y tu energía vital se va en eso, no hay tiempo para desarrollar la emotividad, que es la bandera de lucha del arte y, lamentablemente, creo que hacerlo sería incluso anticonstitucional, Es por esto que es tan importante cambiar las bases de nuestros compromisos sociales, porque hoy entendemos -gracias a estas circunstancias- que el pueblo lo construye la gente. Deberíamos volver a tener confianza en la vida y tener los derechos sociales básicos resueltos”.

 ¿Qué tan difícil ha sido incursionar en el arte siendo mujer?

“Como nunca me he sentido muy mujer, la verdad, no creo que eso haya sido una limitante, jamás para llegar donde estoy, que es aquí mismo y, verdaderamente, mi único triunfo en la vida ha sido sentirme cómoda con quien soy, al momento de hacer un trabajo que es tan expuesto y tan vulnerable a las críticas. Y ese ha sido un camino larguísimo que ha tenido sus pasadas por algunos infiernos mentales y físicos concretos. Así que sí, ha sido difícil, pero no lo cambiaría por nada”.

 ¿Considera que las mujeres tienen las mismas oportunidades que los hombres para desempeñarse en diversas áreas?

“Si, pero no, el pisotón de carácter es fuerte todavía, sobre todo, en regiones (dependiendo del sector). Creo que ocurre en todo tipo de trabajos que responden a estereotipos de género. Espero llegue pronto el día en que la gente sea libre de ejercer cualquier trabajo por el que sienta una pasión”.

Un mensaje para todas las maulinas que no se han atrevido a incursionar en sus sueños por temor al “que dirán”

“Quizás hay que quebrar las barreras mentales, primero, identificando tu motivación y hacer oídos sordos, de verdad, no escuches consejos que no pediste, siempre la gente quiere opinar algo, pero tienes que tener claro que quien lo está haciendo eres tú, y solo tú tienes el poder sobre tu vida. Así que fuerte y derecho que en el camino se encuentra el apañe”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here