Me defino: Anette Lorena Rodríguez Contreras

Contador Auditor, posgrado MBA con especialización en salud y Magíster en salud pública - Directora del Hospital de Constitución - 42 años - 2 hijos

0
129

¿Cómo fue su infancia?

“Nací y crecí en Constitución, soy la mayor de cuatro hermanas. Mi infancia fue de jugar en la calle con los amigos de la cuadra y quedarme en casa de mis amigas. Amante siempre de los animales, recuerdo varias anécdotas, como una vez que me encontré un gorrión en un sitio y, sin pensarlo, lo tomé y lo llevé a casa, lo guardé junto a mi ropa y le armé una camita para que estuviera cómodo, hasta que mi mamá lo encontró.

Mis estudios iniciales fueron en el colegio Santa Rosa hasta octavo básico. Mi enseñanza media la estudié en el colegio Arturo Prat, del cual guardo hermosos recuerdos, mis grandes amigos. Como hermana mayor, siento que me tocó madurar primero y hacerme cargo de muchas responsabilidades. Recuerdo trabajar en la farmacia de mi papá, donde aprendí mucho, como la elaboración de cápsulas, preparar y graduar los fármacos”.

¿Siempre quiso dedicarse a lo que hoy se dedica?

“No. Yo quería estudiar medicina veterinaria, cuando di prueba me dio el puntaje para varias carreras y universidades, sin embargo, en esos momentos pasamos una crisis económica importante. Decidí vivir con mi abuelita sin saber qué estudiar. En ese tiempo, se realizaba la postulación en la Universidad de Talca y, al no haber ninguna carrera que me gustara, mi papá me dijo algo que nunca olvidé: si a tu tío le va bien siendo contador de un colegio, a ti te irá mejor siendo de una universidad,’. Y es así cómo comencé a estudiar contador auditor. Gracias a este título ingrese al sistema público de salud y me enamore de él”.

¿Cuál etapa académica disfrutó más?

“Lo que más me ha llenado el alma son los estudios de postgrado realizados en la Universidad Andrés Bello. El MBA me enseñó diferentes legislaturas a nivel mundial, el desarrollo de salud pública, su importancia, la economía, la calidad y seguridad de pacientes y cómo dirigir un establecimiento de salud. Terminé el MBA con una pasantía en la universidad de Harvard, en Boston, Estados Unidos. Luego, estudié mi segundo postgrado de Magíster en Salud Pública, donde con un 6,7 fui la mejor alumna de mi promoción. Terminé con un diplomado en la Universidad Complutense de Madrid, con nota 7.0, basando mi informe en la gestión del riesgo, análisis clínico y económico de los eventos adversos en pacientes hospitalizados”.

¿De dónde surgió su amor por el servicio público?

“En el año 2006 ingresé a trabajar al hospital de Constitución, en el cargo de subdirectora administrativa. Era primera vez que se creaban ese cargo en el hospital, por lo cual, tuve la gran experiencia de poner en marcha la unidad. Aquí fue donde descubrí el mundo de la salud pública y me enamoré de él. Toda mi preparación ha sido en gestión de salud, esto me permitió dar clases a los alumnos de medicina de la Universidad de Talca, hasta que volví al trabajo hospitalario”.

 ¿Qué satisfacciones le ha brindado su oficio?

“Mi trabajo es mi vida. Me encanta lo que hago, es un trabajo que te permite realizar muchas cosas, como digo yo, ‘un hospital es mundo por descubrir’, en el cual se pueden hacer muchas actividades en pro de los usuarios y pacientes. La salud pública es un área en constante desarrollo y quiero estar aquí para ser parte de ello, aportar con mis conocimientos en la mejora de la calidad y seguridad del paciente. En el Hospital de San Javier gestioné y promoví la creación de una sala cuna y jardín infantil para hijos de madres funcionarias y al día de hoy sigue funcionando”.

«La salud pública es un área en constante desarrollo y quiero estar aquí para ser parte de ello».

¿A qué retos se ha tenido que enfrentar para llegar donde hoy está?

“A muchos. Primero, por ser mujer; segundo, por tener una formación de pregrado de profesión distinta a salud. Nunca he entendido por qué la gente solo pregunta por la carrera de pregrado y no por las especialidades, a qué te dedicas. Sin embargo, se puede, siempre se puede. Hoy soy la primera mujer en dirigir el Hospital de Constitución y elegida por alta dirección pública como directora de hospital de los 13 hospitales de toda la región. Fui nombrada ‘Mujer Líder’ por el Servicio Civil y Ministerio de la Mujer, en la región y única en ámbito de salud”.

¿Cuáles son los sueños que desea cumplir?

“Mis proyecciones radican en seguir perfeccionándome y estar en cargos que me permitan enseñar, aplicar lo aprendido y ser un aporte a las políticas públicas en salud. No me veo haciendo otra cosa distinta a la salud pública, independiente al cargo en el que me pueda desempeñar, lo importante es dejar una huella, dejar tu sello, ser cada día mejor persona y mejor profesional, para entregar los conocimientos aprendidos y lograr avances significativos en salud. Ser un puente entre políticas públicas y la sociedad, con énfasis en la equidad, respeto, calidad y seguridad de atención en salud”.

¿Qué es lo más difícil que le ha tocado observar en esta pandemia?

“Sin duda que esta pandemia no la olvidaremos, nadie en el mundo tiene la receta exacta. Sin embargo, destaco el trabajo en equipo que se está realizando, a nivel local, regional y nacional, así como la autonomía, confianza y respaldo que nos han dado nuestros directivos, para tomar las decisiones necesarias para afrontar esta crisis sanitaria.

En momentos de crisis es cuando las personas se ven sometidas a altos niveles de estrés, vemos mecanismos fisiológicos normales de reacción. Por un lado, muchas personas demuestras altos niveles al trabajo bajo presión, facilitadores en la gestión de las soluciones.

Por otra parte, en la respuesta también se ve el miedo, la obstrucción o el pesimismo. Sin embargo, las crisis siempre son una oportunidad de mejora, para ello, es indispensable conocer los equipos de trabajo, con sus miedos, debilidades y fortalezas de cada persona, para no exigir algo que no podemos realizar y entregar seguridad.

Lo más importante para superar esta pandemia es permanecer unidos, con entusiasmo, con valentía, responsabilidad y profesionalismo, trabajando en equipo con todas las instituciones y, por sobre todo, realizando nuestra labor con amor”.

¿Qué cualidades se deben tener para ser líder?

“Considero que existen habilidades innatas en las personas y debemos descubrirlas. Cuando descubres lo que te hace feliz y tus motivaciones en la vida, las habilidades y cualidades van apareciendo. Para mí un buen líder es el que tiene la capacidad de saber lo que necesita su equipo de trabajo, es quien sabe en qué situaciones debe ser democrático, carismático, participativo o liberal. Para liderar debes tener conocimiento, seguridad, dedicación, confianza, perseverancia, estudio continuo y, por sobre todo, amor por lo que haces”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here