Matadero-frigorífico Maule, testigo de una época

El edificio que en su momento operó con más de 100 trabajadores, fue demolido durante el otoño de este año 2020

En el espacio físico donde funcionaba el matadero Maule, ahora ya no está el edificio, el que fue demolido durante el otoño de este año 2020.

Hacia 1960, cuando se proyectaba la construcción del silo y matadero-frigorífico de Maule, el mundo estaba viviendo en medio del período histórico llamado Guerra Fría. Había un bloque de países encabezado por Estados Unidos y el otro bloque encabezado por la Unión Soviética. Esto se reflejaba en América Latina y en Chile. Es el periodo de la política llamado de los tres tercios: la derecha, el centro y la izquierda.

En el año 1959 se había producido la Revolución Cubana. Luego en el año 1961 el gobierno de E.E.U.U., dirigido por John Kennedy, impulsó la Alianza para el Progreso, para evitar la propagación del socialismo, promoviendo la reforma agraria en América Latina. En paralelo, estaba ocurriendo el movimiento hippie, el rock y la “Nueva Ola” en Chile. Además, entre 1962 y 1965 se realizó el Concilio Vaticano II, con la finalidad de situar a la Iglesia a la altura de los tiempos que se estaban viviendo.

Chile hacia 1960 tenía 7.374.115 habitantes. La zona centro- sur del país, entre Aconcagua y el Maule, concentraba a más del 60 % de la población, la que se dedicaba a actividades agrícolas, ganaderas y también industriales. La población de la región del Maule era 563.042 habitantes, siendo la población rural de 335.836 y la población urbana 227.206, es decir, el 63% de la población aún vivía en el campo. Hacia 1960, la comuna de Talca tenía 55.839 personas, hacia el año 1970, tenía 71.226 y en 1982, dos años después de cerrado el matadero-frigorífico, llegaba a 95.366.

En esa época el principal medio de transporte era el caballo, la carreta y para largas distancias era el tren, que transportaba a personas y también carga, por ejemplo, trigo, harina y ganado. El automóvil, el bus y el camión aún no eran de uso masivo.

El matadero-frigorífico Maule empezó su actividad el primero de marzo de 1963. El ganado llegaba al matadero a través de la estación de ferrocarriles. Funcionaba desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde, faenando corderos, cerdos y principalmente vacunos. Las carnes eran enfriadas y el frigorífico ofrecía corrales y romanas. En su mejor momento la empresa dio trabajo a más de 100 personas, constituyéndose en un pequeño polo de desarrollo.

En Chile hacia 1960, aún había mucha población analfabeta que trabaja en la agricultura, en la minería y la pesca. En el caso del Maule, esta actividad del matadero-frigorífico vino a dar trabajo a muchas personas de las cercanías, o que llegaban a vivir ahí. Tuvo una actividad permanente entre 1963 y 1980. Considerando que en Maule la población urbana creció y que el proceso de faenar animales provocaba malos olores, hubo reclamos de los vecinos, por lo tanto, el matadero-frigorífico debió cerrar para siempre.
¿Desde cuándo el Estado fomentó el desarrollo industrial en Chile?

El Estado de Chile en el año 1939 creó la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), y luego una serie de estratégicas empresas estatales. Esto ocurrió durante el periodo de los gobiernos del Frente Popular con Pedro Aguirre Cerda, con el gobierno de Juan Antonio Ríos y finalmente con el de Gabriel González Videla. En esos tres gobiernos, el Estado asumió la función de promover el fomento y la producción. Por ejemplo, se crearon entre otras, las siguientes empresas: Empresa Nacional de Electricidad (ENDESA), Compañía de Acero del Pacífico (CAP), Empresa Nacional de Petróleo (ENAP) e Industria Azucarera nacional (IANSA). Esta serie de iniciativas impulsadas por el Estado buscaban fomentar la producción, el empleo y el desarrollo del país. Es en ese contexto, en la provincia de Talca y en la localidad de Maule, el primero de marzo de 1963, el matadero-frigorífico entró en funcionamiento, siendo su propietario Don Jorge Aravena Carrasco.

El matadero-frigorífico vivió en paralelo con lo que ocurría en el país. En 1963 quedaban dos años del gobierno de Jorge Alessandri Rodríguez, que representaba el tercio de la derecha y después en 1964 asume el otro tercio, el centro, con Eduardo Frei Montalva, que propone varias leyes para hacer progresar al país, entre ellas, la sindicalización campesina, se crea el ministerio de la vivienda, se construye 260.000 casas, se duplica el número de hospitales y camas, la dicta la Ley de Juntas de Vecinos, para darle participación a la población, junto con el centro de madres. Además, el gobierno decide chilenizar el cobre: el 51 % del cobre pasa a manos del Estado y ser crea la Corporación del Cobre (Codelco). En 1967 cuando el matadero-frigorífico llevaba 4 años de funcionamiento, se dictó la nueva ley de reforma agraria, donde se dio tierra a los campesinos. Además, con la reforma educacional de 1965 se aumentó la duración de la educación primaria de 6 a 8 años.

Con la nueva elección presidencial de 1970 el otro tercio, el de la izquierda de la Unidad Popular, llegó al poder con Salvador Allende Gossens. Se profundizó la Reforma Agraria y se nacionalizó el cobre. Luego, durante el proceso de polarización política y social que ocurrió entre 1970 y 1973, el matadero-frigorífico siguió funcionando. Después de ocurrido el Golpe de Estado, continuó faenando animales durante siete años más.

En la mentalidad de esta época en que se abrió el matadero, el tiempo era lento en relación con el tiempo actual, los medios de comunicación eran la radio y la televisión aún no se había masificado. La prensa era el lugar donde se ponía la publicidad. El matadero-frigorífico Maule desde 1963 hasta 1980 vivió los cambios que ocurrieron en el país.

En el espacio físico donde funcionaba el matadero Maule, ahora ya no está el edificio, el que fue demolido durante el otoño de este año 2020. Aquí trabajaron 100 obreros, que gracias a esta actividad sustentaron a sus familias durante 17 años.

El matadero-frigorífico de Maule es un testigo de la historia, un testigo del tiempo y de cómo la vida de las personas cambió en el Maule, en Chile y en el mundo entre 1963 y 1980. Es un patrimonio inmaterial que alberga la vida de quienes trabajaron ahí. Por esto, es necesario rescatar la memoria de la gente y la arquitectura de este lugar, es decir, rescatar su historia.

Enrique Muñoz Reyes. Académico Facultad Cs. de la Educación UCM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here