Más dotación e infraestructura judicial

“He recorrido gran parte de la jurisdicción y mi balance es muy positivo, en cuanto a que he encontrado muy buena disposición de los jueces, de los magistrados".

Importantes conclusiones respecto a las condiciones de infraestructura y de servicio a la comunidad de parte de los tribunales de la región, fue la que realizó el ministro visitador de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, en entrevista con Diario El Centro, quien durante una semana recorrió toda la jurisdicción de la Corte de Apelaciones de Talca.

“He recorrido gran parte de la jurisdicción y mi balance es muy positivo, en cuanto a que he encontrado muy buena disposición de los jueces, de los magistrados. Entonces yo he quedado muy conforme hasta ahora”, afirmó, sin obviar que existen asuntos pendientes, como por ejemplo, la histórica demanda de mayor dotación de jueces.

En un detalle más preciso, el ministro afirmó que, en el caso del Tribunal Oral en lo Penal de Talca, se requiere con urgencia que tengan prontamente los denominados “jueces destinados”, para completar su dotación de diez magistrados y, de esta forma, llevar adelante la programación de audiencias que se revisa a diario.

Se trata, en el tema de fondo, del tribunal oral con mayor recarga de toda la región. En fecha reciente, con el denominado Caso Aylin, los tres jueces que formaron la sala se debieron abocar con exclusividad a este caso durante casi un mes, lo cual requiere de mucha coordinación para cumplir con el resto de la agenda.

En el caso de los tribunales de familia, el ministro Cisternas también reconoció la fuerte recarga laboral. “En general, estos tribunales requieren más jueces y más consejeros técnicos, y ahí tenemos el límite presupuestario y de infraestructura. Pero pese a manifestar esta precariedad, los tribunales hacen el mejor empeño por salir adelante”.

Otro punto importante es lo que ocurre en el Juzgado de Letras del Trabajo de Talca. Se trata de un tribunal que, con el paso del tiempo y la compleja situación económica que ha presentado la economía, ha sumado también una importante recarga de audiencias. En particular, para resolver demandas por desvinculaciones laborales.

A fecha, tal como lo detalló el ministro Cisternas, en el caso de Talca se desempeñan tres jueces, en una distribución de salas que obliga a realizar coordinaciones a diario. La demanda es tener un cuarto juez, a fin de redistribuir la carga laboral y, en especial, otorgar un mejor y más oportuno servicio a la comunidad y abogados.

Allí el tope es la infraestructura, porque simplemente no existe más espacio en los primeros dos pisos del edificio de los juzgados de letras de Talca. Por ello, el año pasado, la Corporación Administrativa del Poder Judicial adquirió un terreno en la zona céntrica de Talca, a fin de levantar allí un edificio propio para el juzgado laboral.

Algo similar ocurrió con el Tribunal Oral de Talca, donde se compró un terreno aledaño en la misma Alameda, para ampliar el número de salas. Sin embargo, a la fecha, nada se sabe respecto al avance ambos proyectos, cuya ejecución es vital para cumplir con los plazos que fija la ley, en materia fallos y tramitación de causas.

“Es fuerte lo que ocurre en Talca porque ellos tienen a cargo un gran porcentaje de los juicios penales de la región, y más que Curicó, Linares, Cauquenes”. Así lo dio el ministro Cisternas, reflejando en sus palabras que se necesita avanzar, con urgencia, en mayor y mejor infraestructura, así como aumento de dotación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here