Más de un millón de infectados en el mundo por un virus que no da tregua

Director general de la OMS aseguró que el mundo afronta una crisis sanitaria con "profundas consecuencias sociales y económicas".

Hombres con máscaras protectoras mueven un ataúd en la planta de fabricación de Lorandi en Nuvolera, durante la emergencia de Coronavirus, en Brescia, Italia.

El coronavirus no da tregua y las cifras de su avance por el mundo no dejan de crecer: más de un millón de personas infectadas desde diciembre y más de 50.000 muertos.

Ante estas cifras facilitadas este viernes por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el director general de esta agencia de Naciones Unidas, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que el mundo afronta una crisis sanitaria con «profundas consecuencias sociales y económicas», en una lucha «por salvar vidas pero también modos de vida».

EE.UU. E ITALIA

A la cabeza de los contagios a nivel global se sitúa Estados Unidos, con más de 200.000 infectados, de ellos 6.000 fallecidos, y una tendencia al alza que, se prevé, se prolongará un tiempo.

En Italia -con 119.827 casos positivos desde que se detectó el virus en el país en febrero pasado- la curva desciende, aunque ligeramente, al bajar a 2.339 los contagios en las últimas veinticuatro horas.

Según datos de Protección Civil italiana, de los casi 120.000 afectados, 19.758 ya se han curado (unos 1.500 el último día) y en la actualidad hay 85.388 casos positivos en el país.

Las muertes asociadas al coronavirus en Italia son ya 14.681 (766 más en las últimas veinticuatro horas, algo superior a las 760 de la víspera).

ESPAÑA

En España, la cifra de casos se acerca a la de Italia: un total de 117.119, con Madrid y Cataluña como las zonas más afectadas.

De acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Sanidad, en España se registraron 932 muertes por coronavirus en las últimas veinticuatro horas, hasta los 10.935 fallecimientos.

Se confirma la progresiva reducción en los últimos diez días del ritmo de aumento de nuevos contagios (ahora está en el 6,77 %) y también han bajado ligeramente las muertes respecto a la víspera, cuando fueron 950.

Ante todo ello, el Gobierno español estudia la posibilidad de extender el confinamiento más allá de la actual fecha límite, el próximo día 11.

Mientras la situación en China, y más en concreto Wuhan, origen de esta COVID-19 en diciembre pasado, va mejorando y se recupera poco a poco la normalidad, Rusia (4.149 casos y 34 fallecidos) considera que el pico de contagios no se ha superado y no descarta un grave empeoramiento.

Por su parte, en Alemania en las últimas veinticuatro horas se registraron 145 fallecimientos hasta situarse en 1.017, mientras que el número de contagios, con 6.174 más en un solo día, alcanzó los 79.696.

En Francia, son ya 5.091 los muertos en hospitales y 1.416 en residencias, hasta sumar un total de 6.507 fallecidos.

RUSIA

También el mes de autoaislamiento decretado en Rusia tendrá repercusiones negativas en Rusia, que la gobernadora del Banco Central, Elvira Nabiúlina, estimó que puede suponer entre un 1,5 % y un 2 % del producto interior bruto (PIB).

El presidente del Tribunal de Cuentas de Rusia, el exministro de Finanzas Alexéi Kudrin, fue más allá y calculó la contracción del PIB este año en entre un 3 % y un 5 % e, incluso, alertó de una crisis similar a la de 2009, cuando la desaceleración fue de caso el 8 por ciento.

Para intentar impedir despidos masivos, Alemania ha recurrido al «Kurzarbeit», una modalidad de jornada reducida en la que el Estado paga temporalmente hasta dos tercios del salario, a la que ya se han acogido grandes firmas como Volkswagen, Bosch, Adidas, ThyssenKrupp Daimler, Tui y Lufthansa y que pretenden solicitar hasta unas 470.000 empresas.

UNIÓN EUROPEA

Mientras tanto, la Unión Europea (UE) sigue mostrándose dividida entre quienes abogan por la emisión de coronabonos para afrontar el impacto económico del coronavirus (España, Italia y Francia, entre otros) y quienes prefieren el Mecanismo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate de la zona euro, como Alemania, Holanda o Austria.

El vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Valdis Dombrovskis, defendió hoy que el MEDE, con 410.000 millones de euros en capacidad de préstamos, los proporcione «en términos favorables» a los países más afectados por la COVID-19, en especial España e Italia.

Según medios locales, Berlín, al parecer, insistirá en la próxima reunión de ministros de Finanzas de la eurozona privilegiar el MEDE y, si es preciso, doblar su volumen, con el argumento de que es un instrumento al que se puede recurrir de forma casi inmediata, frente a la necesidad que sentar las bases jurídicas para emitir los coronabonos.

Para el primer ministro de Portugal, António Costa, «lo que es fundamental es que la UE tenga en conjunto capacidad de respuesta a un desafío que es común (…) Si es con eurobonos o coronabonos, si es con apoyos directos con base en el presupuesto de la UE o, incluso, si es con recurso a emisión de deuda o con contribuciones extraordinarias de los Estados miembros, eso ya son opciones técnicas».

En lo que sí hay acuerdo es la necesidad de proveerse de dispositivos médicos y equipos de protección y, así, Bruselas decidió hoy aprobar la petición de los Estados miembros y del Reino Unido de eliminar temporalmente los derechos de aduana y el IVA en la importación de este tipo de productos procedentes de terceros países, entre ellos mascarillas, test de diagnóstico o respiradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here