Malos olores en Linares

La empresa privada, independiente de la importancia que tiene en el ámbito laboral, debe cumplir las disposiciones y prevenir este tipo de situaciones.

Durante estas últimas tres semanas la población linarense se ha quejado constantemente, principalmente a través de redes sociales por el mal olor que afecta al lado poniente de la comuna.

Entre las 18.30 y las 00.00 horas, de acuerdo al viento reinante, hay sectores como Villa Quiñipeumo y Pablo Neruda, “Los Portones”, Villa “Nemesio Antúnez” y Entre Ríos, gravemente afectados por este problema ambiental. Un olor a excremento insoportable, que impide abrir ventanas y puertas, y que tiene muy complicado a los linarenses.

El alcalde, Mario Meza, y la Secretaría Regional Ministerial de Salud, realizaron a comienzos de esta semana una inspección para conocer el origen del problema. Se trata de riles (Residuos Industriales Líquidos) colapsados correspondientes supuestamente a una planta de jugos, ubicada en la parte poniente de Linares, específicamente en el camino Palmilla y colindante a la ruta Cinco Sur.

“El año pasado tuvimos el mismo problema. Se cursó el sumario administrativo. Hoy día estamos esperando el informe de la Seremi de Salud para tomar decisiones del punto de vista municipal. Estamos hablando de un problema sanitario grave y que afecta a muchas personas de la comuna”, dijo el jefe comunal.

Problema grave y que debe no sólo motivar a las autoridades, sino que ser empáticas con la ciudadanía. Linares es una de las ciudades más contaminadas de Sudamérica por el humo que emiten las chimeneas y estufas a combustión lenta durante el otoño e invierno, y no puede darse el lujo de extender estos inconvenientes a la época estival.

Hay una normativa ambiental y sanitaria clara, precisa y que establece el funcionamiento de las industrias. La empresa privada, independiente de la importancia que tiene en el ámbito laboral, debe cumplir las disposiciones y prevenir este tipo de situaciones.

“Por lo observado, los riles ya no dan abasto. Estamos esperando el informe y vamos a disponer de maquinaria para poder evacuar los residuos y prevenir este foco de contaminación”, agregó Mario Meza.

Otro tema y que mantiene en vilo a la comunidad del barrio norte tiene relación con una planta de reciclaje y chatarrería ubicada en Patricio Lynch esquina Esperanza.

Los vecinos han emprendido una fuerte campaña y constantemente reclamado por el funcionamiento del local. El Concejo Municipal estableció una reunión tripartita entre vecinos, corporación y empresa para conversar la problemática y entregar una respuesta final a los habitantes de estos barrios que reclaman por ruidos, trabajo nocturno y movimiento de camiones.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa