“Los Morales”: Una familia que tiene como estilo de vida esta naranja pasión

Patricio Morales y Soledad Órdenes son los artífices de conformar este núcleo ligado a los cestos. Ambos se encargaron de transmitir este amor a sus primogénitos, quienes han brillado a gran altura, aunque los menores algo tendrán que decir en el futuro. Franco ha conseguido ser seleccionado chileno y múltiple campeón en el país, mientras que Nick fue monarca con Español.

publicado por

Avatar
28 de junio de 2020
1559
Los integrantes de este clan han deslumbrado a nivel nacional e internacional y otros van por nuevas experiencias y logros, incluso con la tricota de la selección chilena.

En la casa de “Los Morales” se observa, se respira, se estudia, se come, se mira y se lee básquetbol. En todo caso faltaron verbos para enumerar las sensaciones que siente esta familia talquina por esta naranja pasión.
Patricio Morales Solar y Soledad Órdenes Solorza son los artífices de conformar este núcleo ligado a los cestos. De hecho, la historia parte cuando se conocieron en una cancha, hasta contraer el sagrado vínculo y ser padres de seis hijos, cinco varones y una dama, todos basquetbolistas reconocidos.

Curiosamente los hombres todos llevan como segundo nombre el de Patricio, en honor a este basquetbolista que se formó en Ferroviarios y que se conoció con su actual señora cuando eran muy jóvenes. En la actualidad, el clan cuenta con integrantes que han deslumbrado a nivel nacional e internacional y otros que van por nuevas experiencias y logros, incluso con la tricota de la selección chilena.
Además, “Los Morales” fueron precursores del Club Deportivo Truenos, el que se encarga de darle énfasis a las series menores para que en un futuro surjan grandes basquetbolistas para Talca, pues por la falta de oportunidades, varios se deben ir al sur del país.

HISTORIA
“Cuando yo tenía nueve años conocí a mi marido”, lanzó Soledad Órdenes, quien gracias a su padre (Carlos Órdenes) se inició en los cestos bajo el alero del Club Ferroviarios, institución familiar y que era cuna de grandes exponentes.
Tanto Patricio como Soledad destacaban en sus categorías y fuera del rectángulo de juego comenzaron una relación que después los llevó al matrimonio cuando tenían 19 y 16 años, respectivamente.

Es decir, desde ahí en adelante el básquetbol era tema en las diferentes reuniones familiares, lo que fue traspasado a sus herederos. “Obviamente, viene en los genes, más mucho amor por nuestros hijos, siempre les inculcamos valores y la pasión por este deporte, que ha sido nuestra vida, ya que lo traen en su adn. Somos muy unidos como familia, eso es fundamental para la formación como personas y deportistas”, agregó Soledad Órdenes.

En tanto, Patricio Morales, indicó: “Como padre, siento un gran orgullo, al ver que nuestros hijos siguieron nuestros pasos, más aún superaron con creces todo lo que algún día soñamos nosotros. Fuimos padres muy jóvenes, por lo que tuvimos que comenzar a trabajar. Después las prioridades cambian”.

Gracias a su estatura (1.87), su profesor, Jaime Salas, de la Escuela Básica, lo motivó para sumarse a este deporte, que lo sedujo de por vida. Consultado por el apego de sus hijos con la pelota naranja, Patricio señaló: “Lo traen en la sangre, con Soledad, cuando jugábamos todavía, siempre los llevábamos donde nos tocará jugar, estuvieron en la cancha desde pequeños. Son apasionados y guerreros, no se achican ante nadie. Se formaron en una cancha de barrio, como se dice en el juego, tienen calle, que a la postre es lo que se necesita para marcar la diferencia”.

DINASTÍA
La dinastía Morales continúa con el primer primogénito, Nick Patricio Morales Órdenes, quien llegó a ser parte de Español de Talca, vistiendo los colores del “Quijote” en la Liga Nacional de Básquetbol, con el cual fue campeón en 2010, quedando en la historia del elenco de colonia, donde compartió camarín con su hermano, Franco.
Respecto a esta tradición cestera, Nick acotó: “La clave es la pasión y esfuerzo que hay detrás de todo. El básquetbol para nuestra familia no solo es un deporte, es el estilo que elegimos de vida para siempre, es el motor que tenemos. Desde que tengo uso de razón, prácticamente, nací con la naranja entre los brazos, al igual que el resto de mis hermanos. A eso se suma la enseñanza de mis padres, que nos inculcaron valores mediante este hermoso deporte desde nuestros primeros pasos”.

Mientras que, en cuanto al talento innato, el actual jugador y entrenador en Truenos, expresó: “Eso viene en los genes. Mis padres se conocieron practicando este hermoso deporte. Todo parte ahí, además de que mi madre es una de las mejores formadoras del país, ese es otro factor a favor. Pero todo lo anterior, sin el empeño y amor que existe por el básquetbol, no sería posible. El talento no sirve de nada sin dedicación”.
En tanto, el tercero de los hermanos, Franco, a sus 27 años, se mantiene activo en el profesionalismo, defendiendo los colores de Las Ánimas de Valdivia y en varias oportunidades ha sido parte del Team Chile, por lo que es un referente talquino y del país. También fue elegido tres veces (2011, 2013 y 2015) como el mejor basquetbolista chileno por el Círculo de Periodistas Deportivos.
En su palmarés está la corona del 2010 con Español; fue parte del título de Tinguiririca en 2014; con Colo Colo hizo lo propio en 2015 y con Las Ánimas dio la vuelta olímpica en 2018.

“Es algo impagable ser parte de esta familia, respiramos básquetbol 24/7, toda nuestra vida gira entorno al balón, gran parte de mi carrera se la debo a mi familia”, dijo Franco Morales. Y ante la posibilidad que ha tenido de defender al país, sentenció: “Es una sensación muy linda, pero a la vez, es una gran responsabilidad, ya que estas llamado a responder en cada momento, sobre todo si al equipo no le salen las cosas. Al alto rendimiento se llega con sacrificio y dedicación, además, siempre es muy importante el apoyo de la familia en todo momento. En mi carrera ellos han sido fundamentales”.

CASO
En el caso de Carlos, el segundo del lote, fue claro y certero al aclarar: “Me faltó el talento y competitividad de mi hermano Franco, la actitud y constancia de mi hermano Nick y lo porfiado de mi hermano Alessandro (risas). Ser basquetbolista profesional en Chile, si se puede decir así, es muy sacrificado e ingrato, eso es lo que tenemos que cambiar”.
En relación al básquetbol, advirtió: “Significa mucho para mí, gracias a que pertenezco a una familia cestera y esto se lo debo a mi abuelo Carlos Órdenes, mis padres y hermanos. Fui nacido y criado cercano a esta actividad tan bonita. Para mí es un estilo de vida y trato de aportar en lo que más puedo, siempre de manera positiva de la vereda que me toque, como hincha, entrenador, asistente, dirigente, jugador, árbitro, utilero, chofer, pintando la cancha, colocando las mallas (risas). En realidad, me ha tocado aprender y cumplir con varios roles, todo con la idea de aportar al básquetbol talquino y de la región”.

NUEVAS
Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte, porque Alessandro y Martín están bien encaminados, mientras que Rocío tiene grandes capacidades en el plano femenino.
Alessandro analizó sus aspiraciones, porque su intención es “seguir mejorando cada vez más en el básquetbol y en el deporte, para que se abran nuevas oportunidades a futuro y consolidarme en mi juego. A no rendirse nunca por los objetivos que uno se plantea, que, aunque las cosas no salgan, hay que seguir trabajando”.

Para el cuarto heredero, que tiene 21 años y es parte del plantel de Truenos, “es un gran honor y orgullo ver cómo toda nuestra familia es vinculada con el deporte, es algo que te da motivación día a día para mejorar”.

Por su parte, Martín Patricio espera “continuar con el legado que ha dejado mi familia y superar lo que mis hermanos mayores han hecho. Quiero llegar muy lejos en este hermoso deporte”. Las grandes virtudes de “Martincho” lo han llevado a ser parte de procesos de las selecciones chilenas menores.

“Fue una experiencia extraordinaria, cambió todo en mí, física y psicológicamente. Lamentablemente me falto la última patita, como se dice, por temas de una lesión no pude seguir en las últimas concentraciones para ir al Sudamericano, pero estoy muy satisfecho con lo aprendido y lo logrado con la camiseta de Chile”.

De igual manera, se refirió a las virtudes que tiene el clan Morales, explicando: “Tenemos un corazón enorme, somos guerreros, ya que no nos achicamos con nada ni con nadie. En momentos decisivos siempre vamos a estar ahí, somos totalmente competitivos, leales y respetuosos fuera y dentro de la cancha, en la derrota y en la victoria. Y lo más importante humildes y perseverantes”.

ÚNICA
La única dama de la descendencia es Rocío, que con 17 años, se hace camino al andar en los cestos para damas. “El básquetbol lo vivo todos los días de mi vida, en casa se habla, se ve, se juega y hasta debatimos sobre este hermoso deporte y no es tan solo un deporte más para mí, por lo mismo, este sentimiento es inculcado desde pequeña, porque mis padres, cuándo eran chicos, amaban jugarlo y nos transmitieron esa pasión y amor, que corre por nuestras venas”, declaró la última heredera que es melliza con Martín.
Según Rocío, “no fue difícil involucrarse en esta disciplina. Al principio, cuando era chica, no me gustaba para nada, era la única que no jugaba, pero más grande, viendo a mis hermanos jugar, me empezó a gustar este deporte, que me enseñó muchas cosas, como por ejemplo, a ser perseverante, porque con pasión y dedicación se puede llegar a ser mejor en el juego y mejor persona”.

Y en cuanto a las metas personales, espetó: “Mi aspiración es lograr que esta pasión por el básquetbol continúe en nuestra familia, inculcándola, tal como ocurrió conmigo. Eso lo haré con mis hijos a futuro, para que ellos puedan sentir y vivir lo hermoso de este deporte”.

LIGADO
Este núcleo familiar, que está al servicio del deporte en Talca, se mantendrá ligado al básquetbol, teniendo en cuenta que lo único que buscan es masificar y fomentar este deporte para que más talquinos y maulinos se sumen a la práctica y por qué no lleguen a las grandes lides, tal como lo han hecho “Los Morales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here