Los mensajes de la consulta

publicado por

Avatar
21 de diciembre de 2019
141

Los resultados de la Consulta Ciudadana del pasado 15 de diciembre aparecen como contundentes e irrefutables. Una gran mayoría exige cambio de Constitución, con la participación activa de la comunidad, con cupos reservados para mujeres y disidencias sexuales, también para pueblos originarios.

La comunidad organizada, el movimiento social y la calle, requieren mejoras sustanciales a nuestra democracia imperfecta, sumado una agenda social robusta respecto a educación, salud y pensiones, al menos.

Más de dos millones de personas, en un ejercicio no vinculante y, a la vez complejo, liderado por alcaldes y alcaldesas, se volcaron a manifestar su opinión en tranquilidad, con entusiasmo, propiciando la participación de jóvenes. Léase allí una señal política: alcaldes y alcaldesas, concejales y concejalas, parecen ser los menos contaminados y contaminadas de la casta política. La cercanía a la comunidad y la incidencia en la vida diaria de las personas, al parecer se valora.
El caso de Talca, no ha sido distinto. Más de 34.000 personas votaron el domingo 15, a pesar del calor, de la cercanía de las fiestas de fin de año y de los tres votos propuestos. Vaya allí un reconocimiento para los concejales González, Astaburuaga e Insulza, que se la jugaron porque apareciera la asamblea constituyente como alternativa en el tercer voto, el comunal.

¿Qué ocurre entonces? ¿Por qué nos cuesta tanto a quienes estamos en política entender los mensajes de la ciudadanía? Fundamentalmente, porque no confiamos entre nosotros y nosotras. Firmamos un acuerdo y, a poco andar, dudamos de si seremos capaces de cumplirlo, siempre estamos mirando la jugada del otro partido o incluso del mismo al que pertenecemos. También porque aprendimos que es más fácil entenderse con los afines, con los que nos incomodan.

Desde la Mesa de Oposición en Talca que conformamos desde la DC hasta el PC, estamos haciendo un esfuerzo por romper esa lógica. No es fácil. No sabemos hasta donde alcance ese esfuerzo de la tan manoseada unidad que, por cierto, se desea, pero que es profundamente vacía, cuando nos falta convicción programática. No puede ser la política sólo un tema sólo de poder: firmamos un acuerdo el 5 de octubre para enfrentar juntos la elección municipal y derrotar a la derecha, cuestión que nos parece fundamental. La pregunta es ¿para qué?

¿Queremos realmente las fuerzas “progresistas” propiciar la participación deliberativa de la comunidad, de jóvenes, la paridad real, la incorporación de minorías? ¿Quieren esas fuerzas vitales ser parte de este proceso? ¿Están dispuestos y dispuestas a volver a confiar en nuestros partidos? ¿Es conducente el camino propio?

La política, además del arte del dialogo y los acuerdos, es -por cierto- la idea de la disputa del poder, pero no para favorecer a quienes la representamos, sino a las personas que la requieren para transformar sus vidas y cumplir sus sueños.
Desde allí, la oposición que conformamos en Talca, con estilo y sentido propio, debe necesariamente empujar hacía ello; no sólo para leer e interpretar la calle, sino para generar transformaciones reales en la ciudad.

Nuestra Mesa de Oposición debiera proponerse invitar a nuevas fuerzas políticas a trabajar, empujar hasta las últimas consecuencias que las mujeres y disidencias sexuales de nuestro distrito tengan representación real en el proceso constituyente, que los y las independientes sean candidatos y candidatas y que aparezcan caras nuevas desde los partidos.

Los intereses de cada partido son legítimos; se fundan en profundas convicciones. Sin embargo, debemos empezar a observar cuales son nuestros espacios de generosidad real, no sólo para asegurar triunfos, sino para que todas las voces sean parte de esta construcción.

La mochila no será fácil de quitar para los partidos tradicionales; no hay que soltarlas. Debemos aprender a caminar con ellas, con el peso y orgullo de nuestra historia partidaria, y desde allí construir más y mejor democracia.

Rodrigo Olivares
Vocero Mesa de Oposición Talca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here