Linares sin entrenador y esperando ayuda económica de la ANFP

Son muchas las interrogantes que existen desde la hinchada albirroja, partiendo por la incógnita que tienen todos de cara al futuro de la Segunda División Profesional, sobre todo, en cuanto al inicio de esta temporada, ante el momento que se vive por la pandemia del Covid-19.

publicado por

Avatar
29 de junio de 2020
138
Los jugadores del cuadro albirrojo han tenido que realizar nuevos oficios para poder superar esta crisis sanitaria y económica.

Más dudas que certezas existen en la hinchada de Deportes Linares. Los esforzados y fieles hinchas del “Depo” han estado en las buenas y en las malas. Fueron actores presenciales de lo que fue la corona del año pasado en la competencia de la Tercera División “A”, lo que los ilusionó para este 2020, que al final ha sido más de agraz que de dulce.

Desde que comenzó la propagación del Coronavirus, todo varió, partiendo por estar en duda la realización del torneo de la Segunda División Profesional. Como la incertidumbre ronda en los elencos de la tercera categoría del fútbol chileno, en el equipo de la Villa San Ambrosio optaron por finalizar los entrenamientos el pasado 17 de marzo, día en que el gerente deportivo Gabriel Artigues les informó la noticia, quedando los jugadores a la deriva.

Sin recursos y sin saber qué pasará en lo institucional está el “Depo”. Además, está sin entrenador, tras el autodespido del uruguayo Rodolfo Neme.
Un salvavidas podría ser la segunda ayuda económica proveniente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, ente que ya confirmó la colaboración a cada entidad pelotera asociada para ir en beneficio de las instituciones en esta crisis sanitaria y económica, donde las escuadras de la Segunda División de igual forma recibirían esos montos, tal como ocurrió hace unas semanas.
En todo caso, en esa ocasión el mismo Gabriel Artigues se quedó con esos dineros, que en teoría deberían ir a los jugadores, los que muchos han tenido que dedicarse a otros oficios para salir adelante.

PROPUESTA
Además, los albirrojos se sumaron a una propuesta de la Segunda Profesional ante la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) para conseguir un financiamiento a largo plazo que permita volver a la competencia y enfrentar el complejo panorama que se avecina para el fútbol chileno.
“Estamos a la espera de que el Consejo de Presidentes se reúna y nos puedan dar una respuesta en torno a esta propuesta. La idea es comenzar con una base de financiamiento del orden de los 10 millones de pesos mensuales”, comentó el timonel de la Corporación de Deportes Linares, Marcos Álvarez.

Las fuerzas de los dirigentes están concentradas en poder responder en todos los frentes y apoyar a los jugadores e integrantes del cuerpo técnico. “Estamos desplegados en poder solucionar los problemas dentro de nuestras posibilidades en el marco de la pandemia”, relató el dirigente.
En cuanto al reemplazante de Rodolfo Neme, en la banca de los linarenses, el personero, expresó: “No hemos visto ese tema. Tampoco se sabe sobre el regreso de la actividad. Está todo condicionado a la situación de la pandemia del Covid-19. Linares va a jugar en la Segunda División Profesional y haremos los esfuerzos en tal sentido”.

SIN RASTRO
Respecto al gerente deportivo de la SADP “Lister Rossel”, Gabriel Artigues no hay ningún antecedente. De acuerdo a trascendidos, se le vio comprando en un supermercado de la comuna, pero no hay pronunciamiento por la situación contractual. Hay que recordar que los jugadores rompieron relaciones con el ejecutivo y pidieron su salida de la Sociedad Anónima Deportiva Profesional.

CONDENA
Por otra parte, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) condenó a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) al pago de una multa de más de 2,3 millones de dólares.
La sanción es por haber exigido a los equipos de Segunda División Profesional, como requisito para ascender a Primera “B”, pagar una cuota de incorporación de 24 mil UF.
Mediante un documento, además, explicaron desde el TDLC que se ordenó el cese inmediato de este cobro.

“El TDLC acogió íntegramente la acusación formulada en febrero del 2018 por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) y afirmó que ‘la cuota de incorporación tuvo el efecto de limitar la capacidad competitiva y deportiva de los clubes que la pagaron’ y que este cobro ha constituido ‘una barrera artificial que obstaculiza el ingreso al mercado o, en caso que se logre ingresar, entorpece el desempeño competitivo del entrante’”, sostuvo el escrito.
La sentencia, señaló: “El TDLC concluyó que la ANFP no basó sus decisiones acerca de dicha cuota en argumentos razonados de índole económico, menos aún de libre competencia. Todo indica que las decisiones adoptadas en el seno del Consejo de Presidentes estuvieron basadas en el deseo de proteger los intereses de los clubes que participan regularmente de los campeonatos de la Primera B”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here